Revisión | 29 SEP 04

Modulación de la respuesta inflamatoria en la enfermedad cardiovascular

Existe una gran evidencia de que la inflamación puede jugar una participación importante en el inicio y la progresión de las enfermedades cardiovasculares.
Autor/a: Dr. Ricardo Ferreira* Fuente: Artículo de revisión 
Desarrollo

En la literatura médica existe una abundante evidencia de que la inflamación puede jugar una participación importante en el inicio y la progresión de las enfermedades cardiovasculares y así lo señalan los estudios experimentales y los relevamientos epidemiológicos. Los cambios fenotípicos son más pronunciados en las células endoteliales e incluyen el estrés oxidativo, el aumento de expresión de las moléculas de adhesión, la activación de vías de señales de ligandos y la subsiguiente adhesión y activación de los leucocitos y las plaquetas.1

Moléculas de adhesión. Los leucocitos son reclutados al sitio inflamado mediante un proceso muy bien coordinado y regulado que incluye la expresión y activación de moléculas de adhesión intercelular (ICAM: intercellular adhesión molecules) por parte de las células endoteliales.2 Estas moléculas aseguran una interacción entre los leucocitos y el endotelio que se caracteriza por un rodamiento del leucocito sobre la membrana endotelial, seguido de su fijación a receptores específicos de dicha membrana y finalmente la penetración al intersticio. Todos estos pasos son regulados por tres familias de moléculas: las selectinas, las beta-2 integrinas y las inmunoglobulinas supergenes, que en su conjunto suman más de una docena de moléculas.3-6 La figura 1 esquematiza la participación de algunas de estas moléculas en el mecanismo de interacción entre los leucocitos y el endotelio.


Figura 1. Proceso de aproximación, adhesión y pasaje del leucocito activado a través del endotelio. El leucocito se aproxima al endotelio y comienza a rodar sobre su superficie hasta que su ligando de selectina hace contacto con la molécula de selectina del endotelio. El leucocito se adhiere a través de su molécula de membrana integrina con el receptor ICAM de la célula endotelial para iniciar el proceso de pasaje a través del endotelio. Cuando la expresión de ICAM-1 está aumentada, se produce una mayor adherencia, penetración y acumulación de leucocitos activados en el espacio subendotelial, con el consiguiente aumento de LDL-ox.

Plaquetas

Diversos estudios señalan que las plaquetas se adhieren a la pared arterial en ausencia de lesión del endotelio.7 Ciertas glucoproteínas como la GPIb-alfa median en la adhesión de las plaquetas en presencia de una fuerte fuerza de cizallamiento y se combinan con ligandos como el factor de von Willdebrand y la P-selectina que se encuentran en las células endoteliales activadas. Dos citocinas de las plaquetas, la CD40L y la interleucina-1ß, alteran las propiedades quimiotácticas y de adhesión del endotelio aumentando la expresión de varios receptores como el VCAM-1 y el MCP-1 (monocyte chemoattracting protein-1).8 Estas dos proteínas inician el reclutamiento de monocitos y su migración desde el endotelio hacia la íntima y se ha demostrado que tienen una importante participación en la formación de la placa ateromatosa. 

Estrés oxidativo

El estrés oxidativo es un rasgo característico de la respuesta inflamatoria. Existen varias enzimas prooxidantes, o sea que pueden generar especies reactivas como la NAD(P)H oxidasa, la xantina oxidasa, la lipooxigenasa, la óxido nítrico sintetasa inducible y el citocromo P450. La primera de estas enzimas es la fundamental productora de radicales libres por parte de los leucocitos, mientras que las restantes se encuentran en las células endoteliales.
Las especies reactivas del oxígeno, además de oxidar a las lipoproteínas, actúan como moléculas de señal que activan a las proteínas proinflamatorias previamente señaladas y a los factores de transcripción nuclear como el NF-KB y la proteína 1 de activación (AP-1).1,9

Existen numerosas evidencias que implican a las especies reactivas del oxígeno en la patogénesis de diversas complicaciones cardiovasculares y en ciertos factores de riesgo como la hipertensión, la diabetes, la hipercolesterolemia y el tabaquismo. Los estudios experimentales y algunas evidencias clínicas demostraron que la reducción de la expresión de algunas moléculas de adhesión constituye otro mecanismo mediante el cual las dietas ricas en omega 3, vitamina E y otros antioxidantes, pueden reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, los estudios clínicos controlados con tratamientos antioxidantes, no han arrojado los resultados esperados. 10

*El  Dr. Ricardo Ferreira es editor responsable de IntraMed en la especialidad de Cardiología.

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí

Contenidos relacionados
Los editores le recomiendan continuar con las siguientes lecturas:
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2020