Correlación y prevención clínica | 01 JUL 24

Diabetes mellitus y cáncer de tiroides

El mecanismo puede estar relacionado con factores genéticos, secreción anormal de hormonas, lesión por estrés oxidativo, hiperinsulinemia y aumento de la producción de factores inflamatorios.
Autor/a: Rongqian Wu, Junping Zhang Diabetes Metab Syndr Obes 2024 Feb 16:17:809-823
Introducción

Alrededor de 537 millones de adultos en todo el mundo tienen diabetes y la diabetes tipo 2 representa casi el 90%. El cáncer de tiroides es el tumor maligno más común del sistema endocrino y se origina en las células epiteliales foliculares del tiroides. En los últimos años, la incidencia del cáncer de tiroides ha aumentado significativamente. Se espera que se convierta en el cuarto tipo de tumor maligno más común en todo el mundo. El carcinoma de tiroides abarca varios subtipos, incluido el carcinoma papilar de tiroides (CPT), el carcinoma folicular de tiroides, el carcinoma medular de tiroides y el carcinoma anaplásico de tiroides, según el origen histológico.

La incidencia de diabetes y tumores malignos concurrentes está aumentando mundialmente. Los estudios clínicos han confirmado que la diabetes es un factor de alto riesgo para diversas neoplasias. En particular, la aparición y el desarrollo de cánceres de mama, gástrico, colorrectal y de páncreas están estrechamente asociados con la diabetes

Con la creciente incidencia del cáncer de tiroides, es necesario analizar la correlación del mismo y la diabetes para proporcionar información para la prevención y la mejora del pronóstico del cáncer de tiroides. Este artículo presenta una revisión de los últimos hallazgos sobre la asociación entre esta patología y la diabetes, incluidos los factores de riesgo vinculados con las enfermedades, su patogénesis compartida y el impacto potencial de los medicamentos hipoglucemiantes.

La diabetes como factor de riesgo de cáncer de tiroides

Cada vez más estudios han demostrado que la diabetes puede afectar el riesgo de cáncer de tiroides.

Un estudio prospectivo de 10 años informó un aumento del 25 % en el riesgo de cáncer de tiroides en pacientes con diabetes. Un trabajo de cohorte retrospectivo demostró que, aunque el cáncer de tiroides es poco común entre los hombres, los diabéticos tenían un 40% más de riesgo de cáncer de tiroides que las mujeres, lo que enfatiza que existe un riesgo significativamente mayor en los pacientes con diabetes.

Una revisión sistemática reveló que los pacientes con resistencia a la insulina y niveles elevados de glucosa en sangre tienen un riesgo significativamente mayor de cáncer de tiroides. En un período de hasta 5 años, los pacientes con diabetes tipo 2 tienen un riesgo bajo de desarrollar cáncer de tiroides, y este riesgo aumentó después de recibir medicamentos hipoglucemiantes. Se observó que, en comparación con la población general, las pacientes femeninas con diabetes tipo 1 presentaban una incidencia general elevada y un mayor riesgo de cáncer de tiroides. Además, las investigaciones han demostrado que los pacientes con diabetes no sólo tienen un mayor riesgo de cáncer de tiroides, sino que también tienen más probabilidades de tener metástasis en los ganglios linfáticos y a distancia, lo que puede conducir a peores pronósticos.

Algunos autores observaron que el uso de un agonista del receptor del péptido 1 similar al glucagón aumentaba el riesgo de todos los cánceres de tiroides, especialmente entre 1 y 3 años después del uso del fármaco. Los resultados de un metaanálisis de un estudio de cohorte mostraron que el riesgo de cáncer de tiroides aumentaba en cualquier tipo de pacientes diabéticos en comparación con los pacientes no diabéticos.

Los mecanismos subyacentes de la diabetes y el cáncer de tiroides

Factores hereditarios

Las proteínas desacoplantes (UCP) se encuentran en la membrana mitocondrial interna y pertenecen a la familia de los transportadores mitocondriales. Es un homólogo de los transportadores de protones y un antioxidante que inhibe la producción de especies reactivas de oxígeno. El gen que codifica las UCP se encuentra en el cromosoma 11 humano. Estudios han revelado que el polimorfismo UCP2 puede desempeñar un papel patológico en la diabetes y el cáncer. Existe correlación negativa entre UCP2 y la secreción de insulina estimulada por glucosa. UCP2 promueve la proliferación celular, que puede ser un mecanismo importante para promover la oncogénesis.

El nivel de estrés oxidativo en las células tumorales se redujo significativamente después de desactivar el gen UCP2 de las células cancerosas de tiroides, lo que indica que la alta expresión de UCP2 en las células tumorales puede aumentar significativamente el nivel de estrés oxidativo en las células, promoviendo así la proliferación maligna.

Secreción anormal de la hormona estimulante de la tiroides

La hormona estimulante de la tiroides (TSH) es un factor de crecimiento de las células tiroideas secretado por la adenohipófisis que desempeña un papel crucial en la transformación maligna de las células foliculares tiroideas. Activa la adenilato ciclasa uniéndose a los receptores de TSH y aumenta los niveles de monofosfato de adenosina cíclico y proteína quinasa A, regulando así el crecimiento y la proliferación de las células tiroideas. Los estudios han demostrado que los pacientes con diabetes tipo 2 con niveles de glucosa en sangre mal controlados tienen un alto riesgo de hipotiroidismo subclínico, y este riesgo aumenta con el aumento de la hemoglobina glucosilada.

Dado que el hipotiroidismo subclínico es la disfunción tiroidea más común en pacientes con diabetes, la mayoría de los pacientes con diabetes y disfunción tiroidea tienen niveles elevados de TSH en plasma, y los niveles altos de TSH pueden promover el crecimiento de células tumorales y acelerar la metástasis tumoral. Por lo tanto, la diabetes puede provocar carcinogénesis del epitelio folicular tiroideo al afectar la secreción de TSH, y los niveles elevados de TSH pueden afectar el pronóstico del cáncer de tiroides.

Lesión por estrés oxidativo

El estrés oxidativo se refiere a un desequilibrio entre los sistemas de oxidación y antioxidantes en células y tejidos, causado por la producción excesiva o la eliminación insuficiente de radicales libres activos del cuerpo. La hiperglucemia en pacientes con diabetes puede inducir la acumulación a través de la autooxidación del azúcar, la activación de la vía de los polioles, la generación de enzimas convertidoras de angiotensina (ACE), la activación de la proteína quinasa C y la glucosilación no enzimática de proteínas, aumentando así el nivel de estrés oxidativo. (Figura 1)

Estudios han informado que las células β de los islotes se ven afectadas directa o indirectamente por el estrés oxidativo, lo que resulta en un deterioro de la función celular, lo que a su vez conduce a una disminución de la sensibilidad de los tejidos periféricos a la insulina y, en última instancia, acelera la progresión de la diabetes.


Figura 1.
El mecanismo de lesión por estrés oxidativo en la diabetes y el cáncer de tiroides.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Política de privacidad | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2024
Hiperinsulinemia y factor de crecimiento similar a la insulina-1 elevado