Una revisión sistemática global y un metanálisis | 30 ENE 24

Efectos de la educación sobre la mortalidad adulta

Los beneficios se extienden hasta la vejez y son sustanciales en todos los sexos y contextos económicos
Autor/a: IHME-CHAIN Collaborators  Fuente: The Lancet Public Health Effects of education on adult mortality: a global systematic review and meta-analysis

Introducción

La mortalidad por todas las causas a nivel mundial ha disminuido y se espera que esta disminución continúe. Esta tendencia positiva es atribuible a mejoras en una amplia gama de determinantes de la salud, como el acceso a la atención médica y la calidad de la misma, los avances tecnológicos, la reducción de la pobreza, el acceso al agua y al saneamiento, los derechos laborales y, fundamentalmente, el acceso a la educación.

No todos se han beneficiado por igual de estas mejoras y reducir las disparidades en las tasas de mortalidad entre grupos socioeconómicos se ha convertido en un objetivo clave para muchas naciones y organizaciones internacionales. Un hito importante en estos esfuerzos ha sido la comisión de la OMS sobre determinantes sociales de la salud de 2008,que abogaba por reducir las disparidades en la mortalidad abordando los factores sociales que conducen a la mala salud y la mortalidad.

La relación positiva entre una mayor escolarización y una mejor salud está bien establecida. Se cree que las principales vías a través de las cuales la educación puede mejorar la salud incluyen beneficios sociales y psicosociales, económicos y cognitivos. Como tal, se ha reconocido que la educación es un determinante clave para lograr el desarrollo socioeconómico, el empoderamiento social y de género y la movilidad social. Todos ellos son requisitos previos necesarios para sobrevivir y prosperar. Este enfoque en los determinantes sociales de la salud de la población se refleja en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU en su totalidad y, especialmente, en los ODS 4.1 y 4.3, que apuntan a garantizar que los niños completen la educación primaria y secundaria, y que los adultos tengan igual acceso a la misma educación terciaria, respectivamente.

La distribución global de los logros educativos ha cambiado dramáticamente durante las últimas cinco décadas y estos cambios se han asociado con efectos sobre la mortalidad. En particular, se ha destacado la educación de los padres por su efecto sobre las tasas de mortalidad infantil, donde se ha demostrado que cada año adicional de educación materna reduce la mortalidad de niños menores de 5 años en un 3,0% y que cada año de educación paterna reduce este riesgo en un 1,6%.

Antecedentes

Es conocido el efecto positivo de la educación en la reducción de la mortalidad adulta por todas las causas; sin embargo, la magnitud relativa de este efecto no se ha cuantificado sistemáticamente. El objetivo de nuestro estudio fue estimar la reducción de la mortalidad adulta por todas las causas asociada con cada año de escolaridad a nivel mundial.

Métodos

En esta revisión sistemática y metanálisis, evaluamos el efecto de la educación sobre la mortalidad adulta por todas las causas. Se realizaron búsquedas en las bases de datos PubMed, Web of Science, Scopus, Embase, Global Health (CAB), EconLit y ​​Sociology Source Ultimate desde el 1 de enero de 1980 hasta el 31 de mayo de 2023. Revisores (LD, TM, HDV, CW, IG, AG, CD, DS, KB, KE y AA) evaluaron cada registro en busca de datos a nivel individual sobre el nivel educativo y la mortalidad. Un solo revisor extrajo los datos en una plantilla estándar del Estudio de carga global de enfermedades, lesiones y factores de riesgo.

Se excluyeron los estudios que se basaron en diseños de estudios ecológicos o cruzados de casos para reducir el riesgo de sesgo de datos no vinculados y los estudios que no informaron medidas clave de interés (mortalidad adulta por todas las causas).

Se implementaron modelos de metarregresión de efectos mixtos para abordar la heterogeneidad en las medidas de referencia y exposición entre los estudios y para ajustar las covariables a nivel de estudio. Este estudio fue registrado en PROSPERO (CRD42020183923).

Resultados

Se identificaron 17.094 registros únicos, 603 de los cuales fueron elegibles para el análisis e incluyeron datos de 70 ubicaciones en 59 países, lo que produjo un conjunto de datos final de 10 355 observaciones.

La educación mostró una relación dosis-respuesta con la mortalidad adulta por todas las causas, con una reducción promedio en el riesgo de mortalidad del 1,9% (intervalo de incertidumbre del 95%: 1,8-2,0) por año adicional de educación.

El efecto fue mayor en los grupos de edad más jóvenes que en los de mayor edad, con una reducción promedio en el riesgo de mortalidad del 2,9% (2,8–3,0) asociado con cada año adicional de educación para adultos de 18 a 49 años en comparación con una reducción del 0,8% (0,6–1,0) para los adultos mayores de 70 años.

No encontramos ningún efecto diferencial de la educación sobre la mortalidad por todas las causas por sexo o nivel del índice sociodemográfico. Identificamos el sesgo de publicación (p<0,0001) e identificamos e informamos estimaciones de heterogeneidad entre estudios.


Figura:
Mortalidad por todas las causas en adultos por nivel educativo (A) La relación entre la educación y el riesgo de mortalidad adulta por todas las causas en todo el rango de 0 a 18 años de educación, superpuesta a los datos de entrada del nivel de exposición a la educación y el tamaño del efecto. (B) La distribución de los tamaños del efecto de los datos de entrada entre superregiones. El ln(RR) normalizado puede interpretarse como la pendiente instantánea de la curva RR implícita en cada estudio. Los datos se superponen con un tamaño de efecto promedio sintetizado (que se muestra en negro). Ln=logaritmo natural. RR=riesgo relativo.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Política de privacidad | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2024