Especialmente en las mujeres posmenopáusicas | 28 NOV 23

El déficit de sueño aumenta la resistencia a la insulina

Los hallazgos destacan la falta de sueño como un factor de riesgo modificable para la diabetes tipo 2.
Autor/a: Faris M. Zuraikat; Blandine Laferrère; Bin Cheng; Samantha E. Scaccia; Zuoqiao Cui; Brooke Aggarwal; Sanja Jelic; Marie-Pierre St-Onge Fuente: Diabetes Care dc231156  Chronic Insufficient Sleep in WomeImpairs Insulin Sensitivity Independent of Adiposity Changes: Results of a Randomized Trial

La insuficiencia crónica del sueño en mujeres afecta la sensibilidad a la insulina independientemente de los cambios en la adiposidad: resultados de un ensayo aleatorizado

Objetivos

La falta de sueño se asocia con la diabetes tipo 2, aunque se desconoce el impacto causal de la falta crónica de sueño en el metabolismo de la glucosa en las mujeres. Investigamos si la restricción leve y prolongada del sueño (SR), parecida al sueño breve en el mundo real, afecta el metabolismo de la glucosa en las mujeres.

Metodología

Se reclutó a mujeres (de 20 a 75 años de edad) sin enfermedades cardiometabólicas y con un tiempo total de sueño (TST) habitual confirmado por actigrafía de 7 a 9 h/noche para participar en este estudio cruzado, aleatorizado, con dos fases de 6 semanas: mantenimiento de una adecuada sueño (AS) y 1,5 h/noche SR.

Los resultados incluyeron niveles plasmáticos de glucosa e insulina, valores HOMA de resistencia a la insulina (HOMA-IR) basados en muestras de sangre en ayunas, así como el área total bajo la curva de glucosa e insulina, el índice de Matsuda y el índice de disposición de una prueba de tolerancia oral a la glucosa.

Resultados

Nuestra muestra incluyó 38 mujeres (n = 11 mujeres posmenopáusicas). Los valores se informan con ±SEM. Los modelos lineales ajustados a los valores de resultado iniciales demostraron que el tiempo total de sueño (TST) se redujo en 1,34 ± 0,04 h/noche con SR versus AS (P <0,0001).

Los valores de insulina en ayunas (β = 6,8 ± 2,8 pmol/L; P = 0,016) y HOMA-IR (β = 0,30 ± 0,12; P = 0,016) aumentaron con restricción leve y prolongada del sueño (SR) versus AS, con efectos sobre HOMA-IR más pronunciados en mujeres posmenopáusicas en comparación con mujeres premenopáusicas (β = 0,45 ± 0,25 vs. β = 0,27 ± 0,13, respectivamente; P para interacción = 0,042).

El cambio en la adiposidad no medió los efectos de la restricción leve y prolongada del sueño (SR) sobre el metabolismo de la glucosa ni los resultados del cambio en la muestra completa cuando se incluyó como covariable.

Conclusiones

Reducir la duración del sueño a 6,2 h/noche, lo que refleja la duración media del sueño de los adultos estadounidenses con sueño breve, durante 6 semanas perjudica la sensibilidad a la insulina, independientemente de la adiposidad.

Los hallazgos destacan que el sueño insuficiente es un factor de riesgo modificable de resistencia a la insulina en las mujeres que debe ser objeto de esfuerzos de prevención de la diabetes.

Resumen gráfico


Comentarios

La falta crónica de sueño puede aumentar la resistencia a la insulina en mujeres por lo demás sanas, con efectos más marcados en las mujeres posmenopáusicas, según un estudio financiado por los Institutos Nacionales de Salud. Los hallazgos, publicados en Diabetes Care, resaltan la importancia de dormir lo suficiente para minimizar el riesgo de diabetes tipo 2, que puede desarrollarse cuando el cuerpo no utiliza eficazmente una hormona clave, la insulina, para mantener niveles saludables de azúcar en sangre.

"Las mujeres reportan dormir menos que los hombres, por lo que comprender cómo los trastornos del sueño afectan su salud a lo largo de la vida es fundamental, especialmente para las mujeres posmenopáusicas", dijo Marishka Brown, Ph.D., directora del Centro Nacional de Investigación de los Trastornos del Sueño en el National Heart , Lung, and Blood Institute (NHLBI), que cofinanció el estudio con el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK), ambos parte de los NIH.

Estudios anteriores han demostrado que la restricción del sueño puede elevar el riesgo de enfermedades como enfermedades cardiovasculares, hipertensión y trastornos del metabolismo de la glucosa, que pueden provocar resistencia a la insulina y diabetes tipo 2. Sin embargo, muchos de esos estudios se realizaron sólo en hombres o se centraron en la restricción severa del sueño a corto plazo.

El estudio actual inscribió solo a mujeres y buscó determinar si una restricción leve y prolongada del sueño (una reducción de solo 1,5 horas cada noche) aumentaba los niveles de glucosa e insulina en sangre de las mujeres. La insulina ayuda a regular la glucosa en el cuerpo, y cuando las células del cuerpo desarrollan resistencia a la insulina, se vuelven menos capaces de usarla de manera efectiva y pueden causar que el riesgo de una persona de prediabetes y diabetes tipo 2 aumente dramáticamente.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Política de privacidad | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2024