Estrategias de prevención | 08 ENE 24

Infecciones del tracto urinario asociadas a catéteres

Prácticas esenciales para hospitales y cuidados intensivos en el uso de catéteres uretrales y opciones para la administración de urocultivos
Introducción

Este documento se centra en la prevención de las infecciones del tracto urinario asociadas a catéteres (ITUAC) en hospitales de cuidados intensivos.

Las estrategias resaltadas pueden o no ser aplicables a otros espacios de atención médica, como entornos ambulatorios o centros de cuidados posagudos o a largo plazo. Además, puede haber diferencias en los ambientes de atención médica dentro del hospital que pueden afectar la viabilidad de las recomendaciones específicas.

Justificación y declaraciones de preocupación

1. Las infecciones del tracto urinario (ITU) son una de las infecciones más comunes asociadas a la atención sanitaria. En 2003, entre el 70% y el 80% de las ITU fueron atribuibles a la presencia de un catéter uretral permanente. En un análisis de 2019, durante 5 años, las ITUAC disminuyeron en proporción a las ITU no asociadas a dispositivos, pero aún representaron un promedio del 44 % de estas infecciones por año entre los pacientes hospitalizados.

2. Los catéteres urinarios siguen siendo uno de los dispositivos médicos más utilizados por los adultos en los departamentos de urgencias y hospitales de todo el mundo. A menudo, estos dispositivos se colocan y se mantienen en uso sin una indicación clínica adecuada que justifique el riesgo en comparación con el beneficio. Además, entre el 12% y el 16% de los pacientes adultos hospitalizados tendrán un catéter uretral permanente en algún momento durante el ingreso. De los pacientes a los que se les coloca un catéter urinario en el hospital, hasta la mitad se coloca en pacientes que pueden no tener una indicación adecuada.

3. El riesgo diario de desarrollar bacteriuria varía del 3% al 7% cuando un catéter uretral permanente permanece colocado.

4. La alta frecuencia del uso de catéteres en pacientes hospitalizados significa que la carga acumulativa de ITUAC es sustancial.

5. La infección es sólo uno de varios resultados adversos del uso de catéteres urinarios. Las complicaciones no infecciosas incluyen inflamación uretral no bacteriana, estenosis uretral, traumatismo mecánico y deterioro de la movilidad.

6. Investigaciones anteriores han demostrado que las tasas de ITUAC en las unidades de cuidados intensivos (UCI) informadas al NHSN oscilaron entre 1,2 y 4,5 por 1.000 días de catéter urinario en UCI de adultos y de 1,4 a 3,1 por 1.000 días de catéter urinario en UCI pediátricas. Se observó una reducción del 8% a nivel nacional en la incidencia de ITUAC notificada entre 2018 y 2019, observándose la mayor disminución en las UCI.

7. La bacteriemia secundaria a ITUAC es infrecuente, como se demuestra en una revisión de 444 episodios de bacteriuria asociada a catéter en 308 pacientes con ITUAC, en los que sólo 3 pacientes (0,7%) desarrollaron bacteriemia de origen urinario.

8. ITUAC se ha asociado con un aumento de la mortalidad y la duración de la estancia hospitalaria, pero la asociación con la mortalidad puede ser consecuencia de la confusión causada por variables clínicas no medidas.

El uso inadecuado de urocultivos puede aumentar las tasas de ITUAC. El tratamiento inadecuado de la bacteriuria asintomática asociada al catéter puede promover la resistencia a los antimicrobianos y la infección por Clostridium difficile en centros de cuidados intensivos.

Factores de riesgo para ITUAC

1. La duración del cateterismo es el factor de riesgo más importante para desarrollar infección. En consecuencia, reducir la colocación innecesaria de catéteres y minimizar la duración de la cateterización son las principales estrategias para la prevención.

2. Los factores de riesgo adicionales incluyen el sexo femenino, la edad avanzada y no mantener un sistema de drenaje cerrado. En pediatría, a menudo se piensa que escenarios clínicos específicos requieren un sistema de drenaje abierto, incluidos aquellos con reparación quirúrgica compleja reciente o reconstrucción de anomalías congénitas del sistema urogenital.

3. Los factores de riesgo para desarrollar infecciones del torrente sanguíneo relacionadas con la atención médica incluyen neutropenia, enfermedad renal y sexo masculino.

Antecedentes sobre las definiciones de ITUAC

El diagnóstico clínico de ITUAC es a menudo un diagnóstico de exclusión, lo que dificulta tener una definición estandarizada. En la actualidad, todas las definiciones disponibles tienen limitaciones sustanciales. La definición óptima de ITUAC utilizada para la vigilancia y la mejora de la calidad es aquella que solo captura casos reales de infección sintomática que se beneficiarían del tratamiento antimicrobiano.

Estrategias recomendadas para la prevención de ITUAC

Las recomendaciones se clasifican como prácticas esenciales que deben adoptar todos los hospitales de cuidados intensivos o como enfoques adicionales que pueden considerarse para su uso en ubicaciones y/o poblaciones dentro de los hospitales cuando las ITUAC no se controlan mediante prácticas esenciales.

Las prácticas esenciales incluyen recomendaciones en las que el potencial de impactar el riesgo de ITUAC supera claramente el potencial de efectos indeseables.

Los enfoques adicionales incluyen recomendaciones en las que es probable que la intervención reduzca el riesgo pero existe preocupación por los resultados indeseables, la calidad de la evidencia es baja o la evidencia respalda el impacto de la intervención en entornos seleccionados (p. ej., durante brotes) o para poblaciones de pacientes seleccionadas.

Los hospitales pueden priorizar sus esfuerzos centrándose inicialmente en implementar prácticas esenciales.

Si la vigilancia u otras evaluaciones de riesgos sugieren que existen oportunidades continuas de mejora, los hospitales deberían considerar adoptar algunos o todos los enfoques adicionales. Estas intervenciones pueden implementarse en ubicaciones o poblaciones de pacientes específicas o pueden implementarse en todo el hospital, dependiendo de los datos de resultados, la evaluación de riesgos y/o los requisitos locales.

Prácticas esenciales para prevenir ITUAC: recomendadas para todos los hospitales de cuidados intensivos

1. Realizar una evaluación de riesgos de ITUAC e implementar un programa en toda la organización para identificar y retirar los catéteres que ya no son necesarios utilizando uno o más métodos documentados como efectivos.

2. Proporcionar infraestructura adecuada para prevenir ITUAC.

3. Proporcionar e implementar protocolos basados en evidencia para abordar múltiples pasos del ciclo de vida del catéter urinario: idoneidad del catéter (paso 0), técnica de inserción (paso 1), cuidados de mantenimiento (paso 2) y retirada inmediata (paso 3) cuando ya no sea apropiado.

4. Garantizar que sólo profesionales sanitarios capacitados inserten catéteres urinarios y que la competencia se evalúe periódicamente.

5. Asegúrese de que los suministros necesarios para la técnica aséptica de inserción del catéter estén disponibles y convenientemente ubicados.

6. Implementar un sistema para documentar lo siguiente en el registro del paciente: orden del médico para la colocación del catéter, indicaciones para la inserción del catéter, fecha y hora, nombre de la persona que insertó el catéter, documentación de enfermería sobre la colocación, presencia diaria de un catéter y tareas de cuidados de mantenimiento, y fecha y hora de retirada.

7. Garantizar que haya recursos tecnológicos y de atención médica suficientemente capacitados disponibles para respaldar la vigilancia del uso y los resultados del catéter.

8. Realizar vigilancia para ITUAC si está indicado según la evaluación de riesgos de la instalación o los requisitos reglamentarios.

9. Estandarizar los urocultivos adaptando un protocolo institucional para indicaciones apropiadas de urocultivos en pacientes con y sin catéter permanente.

Educación y entrenamiento

1. Educar al personal sanitario involucrado en la inserción, el cuidado y el mantenimiento de catéteres urinarios sobre la prevención de ITUAC, incluidas las alternativas a los catéteres permanentes y los procedimientos para catéteres.

2. Evaluar la competencia de los profesionales de la salud en el uso, cuidado y mantenimiento de catéteres.

3. Educar al personal sanitario sobre la importancia de la gestión de los urocultivos y proporcionar indicaciones para los urocultivos.

4. Proporcionar formación sobre la recogida adecuada de orina. Las muestras deben recolectarse y llegar al laboratorio de microbiología lo antes posible, preferiblemente dentro de una hora. Si se espera un retraso en el transporte al laboratorio, las muestras deben refrigerarse (no más de 24 horas) o recolectarse en tubos de transporte de orina con conservantes.

5. Capacitar a los médicos para que consideren otros métodos para el manejo de la vejiga (p. ej., cateterismo intermitente o dispositivos de recolección externos masculinos o femeninos) cuando sea apropiado antes de colocar un catéter uretral permanente.

Inserción de catéteres permanentes

1. Insertar catéteres urinarios sólo cuando sea necesario para el cuidado del paciente y dejarlos colocados sólo mientras existan indicaciones.

2. Considere otros métodos para el manejo de la vejiga, como el cateterismo intermitente o dispositivos de recolección externos masculinos o femeninos, cuando sea apropiado.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Política de privacidad | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2024