Escepticemia por Gonzalo Casino | 24 NOV 23

Desorden y concierto

Sobre los sesgos cognitivos a la luz de la evolución y su irracionalidad
Autor/a: Gonzalo Casino Fuente: IntraMed / Fundación Esteve 

El concepto de sesgo puede ilustrarse con la imagen de una diana de tiro en la que varios disparos aparecen agrupados no en el centro sino en un lugar periférico. Un sesgo es, efectivamente, una desviación, ya sea en el tiro o en el juicio. Los llamados sesgos cognitivos serían, por tanto, desviaciones del juicio humano a la hora de tomar decisiones, como si la escopeta del raciocinio estuviera torcida y produjera sistemáticamente dianas alejadas de una decisión racional. El que los humanos tengamos tendencia a errar el tiro en la misma dirección al enjuiciar los hechos apunta a que la escopeta ya nos viene torcida o sesgada de fábrica.

La identificación, hace medio siglo, de algunos sesgos cognitivos por parte de los psicólogos Daniel Kahneman y Amos Tversky hizo tambalearse la idea de que somos seres racionales cuando pensamos y tomamos decisiones. Mediante ingeniosos experimentos, identificaron sesgos como el de confirmación, la tendencia general a dar crédito a la información que confirma nuestras creencias y a descartar la que las contradice. O lo que denominaron heurísitica de disponibilidad, la tendencia a dar mayor peso a la información que recordamos más fácilmente, por ser más reciente o impactante. O la llamada aversión a la pérdida, un sesgo que nos lleva a dar más importancia a las pérdidas que a las ganancias equivalentes.

Conforme se conocen mejor los sesgos cognitivos, más claro va quedando que estas maneras de pensar pueden ser un problema al gestionar información compleja como la del mundo actual. Sin embargo, contemplados a la luz de la teoría de la evolución, quizá la teoría científica más polivalente, estos sesgos pueden haber contribuido a nuestra supervivencia como especie. Así, por ejemplo, la aversión al riesgo y la heurística de disponibilidad pueden habernos ayudado, respectivamente, a evitar amenazas y tomar decisiones rápidas y eficientes en situaciones críticas.

La larga lista de sesgos cognitivos que podemos ver en la Wikipedia permite entrever algunos tipos de limitaciones de nuestro pensamiento rápido. Los emprendedores John Manoogian III  y Buster Benson han creado el Cognitive Bias Codex, un diagrama circular hipertextual que ordena 188 sesgos cognitivos en cuatro grandes categorías. La clasificación, aunque carece de consenso o aval en la comunidad científica,  agrupa los sesgos en torno a cuatro carencias: de memoria, de información, se significado y de tiempo.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

CONTENIDOS RELACIONADOS
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Política de privacidad | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2024