¿Existen niveles seguros de ingesta alcohólica? | 23 OCT 23

Fibrilación auricular y consumo de alcohol

Epidemiología y fisiopatología del consumo agudo y crónico y su relación con cambios arritmogénicos
Autor/a: Benedikt Linz, Julie Norup Hertel, Thomas Jespersen, Dominik Linz Can J Cardiol 2022 Sep;38(9):1352-1363.
Introducción

Según un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 53% de la población occidental consume alcohol habitualmente. Los bebedores actuales consumen una media de 32,8 g de alcohol al día, y el contenido de una bebida estándar oscila, según el país, entre 8 g (por ejemplo, el Reino Unido2) a 14 g en los Estados Unidos y 13,6 g en Canadá a 20 g en Austria.

La fibrilación auricular (FA) es la arritmia sintomática más común en todo el mundo, y la combinación del envejecimiento de la población y factores del estilo de vida, incluido el consumo de alcohol y sus consecuencias, contribuyen a una creciente incidencia de esta enfermedad (Figura 1).

Aunque se ha discutido el efecto protector cardiovascular de cantidades pequeñas de alcohol, por ejemplo, en enfermedades vasculares, los niveles moderados de consumo habitual pueden estar asociados con la FA. En consecuencia, los documentos de consenso actuales recomiendan un manejo integral de los componentes del estilo de vida, incluida la evitación del consumo excesivo de alcohol para prevenir la aparición y progresión de la FA

En este documento, los autores analizaron los informes publicados sobre el alcohol y la FA, incluidos los mecanismos fisiopatológicos, el papel del consumo excesivo de alcohol, el consumo habitual en todos los niveles, los vínculos entre el alcohol y otros factores de riesgo de FA y las implicaciones pronósticas o terapéuticas.

Figura 1.Mapa mundial: consumo de alcohol versus prevalencia de arritmia auricular. (Arriba) Prevalencia masculina de consumo de alcohol, %. (Abajo) Prevalencia de fibrilación y aleteo auricular, por 100.000. Es de destacar que esta figura representa una ilustración gráfica para visualizar la asociación entre la prevalencia de aleteo/fibrilación auricular y el consumo de alcohol, según la prevalencia masculina de consumo de alcohol. Esta cifra no informa sobre las relaciones específicas de cada país o sexo.

Asociación entre el consumo de alcohol y FA

El consumo excesivo de alcohol y el síndrome del corazón de vacaciones. El síndrome del corazón de vacaciones fue introducido por primera vez por Ettinger y colaboradores en 1978, que describieron la hospitalización por FA después de beber en exceso durante el fin de semana en 24 pacientes. Aunque algunos de estas personas consumían alcohol con regularidad, investigaciones posteriores demostraron que el síndrome del corazón de vacaciones no es exclusivo de los bebedores habituales, sino que también puede ocurrir en los no bebedores después de un episodio de consumo excesivo de alcohol.

Puede ser difícil evaluar una relación temporal definida entre el consumo de alcohol y la génesis de la FA, ya que algunos pacientes desarrollan FA en el momento de la ingesta de alcohol, mientras que otros experimentan FA entre 12 y 36 horas después del evento excesivo. La FA suele terminar dentro de las 24 horas posteriores al consumo, pero un tercio de los pacientes puede experimentar recurrencias de FA con atracones posteriores.

Consumo habitual de alcohol

El consumo habitual de alcohol puede superar a la hipertensión o la obesidad como factor de riesgo de FA. En un estudio de cohorte poblacional en comunidades japonesas (8602 participantes), el consumo excesivo de alcohol (> 69 g/día) se asoció con un índice de riesgo (IR) de desarrollar FA de 2,68, en comparación con IR de 1,72 para la obesidad y 1,02 para la hipertensión.

La relación entre el consumo crónico de alcohol moderado a alto y la incidencia de FA está bien establecida, pero no se ha demostrado consistentemente un mayor riesgo de FA con niveles bajos o elevados de consumo de alcohol.

Relación específica de bebidas, alcohol y FA

No se sabe con certeza cómo las diferentes bebidas alcohólicas contribuyen al riesgo de FA. Algunos trabajos informaron que de aquellos que consumían > 14 bebidas estándar por semana, sólo el vino y los licores, y no la cerveza, se asociaban con un mayor riesgo de FA

Relación específica de sexo, alcohol y FA

Algunos estudios mostraron un mayor riesgo de incidencia de FA en hombres que consumen alcohol. Varios estudios no pudieron mostrar un aumento en el riesgo de FA en todos los niveles de alcohol en las mujeres.

Efecto de la abstinencia de alcohol.

La mayoría de los datos actuales sugieren una relación relativamente lineal entre el consumo de alcohol y la FA de nueva aparición y, según estudios observacionales y no aleatorios, es probable que no exista un nivel seguro de ingesta diaria de alcohol en pacientes con antecedentes de FA.

Síndrome de abstinencia de alcohol

El cese repentino del hábito de beber en exceso puede provocar el síndrome de abstinencia de alcohol (SAA), que se asocia con arritmia tanto auricular como ventricular.

Fisiopatología
 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2023