Sobre la salud general y oral | 17 OCT 23

Efectos adversos anticolinérgicos

El efecto acumulativo de los medicamentos con actividad anticolinérgica se denomina carga anticolinérgica
Autor/a: Reena Tharian, Elizabeth Patteril & Chetan Shah Fuente: The Pharmaceutical Journal Anticholinergic adverse effects and oral health

Resumen

Muchos pacientes, en particular las personas mayores, las que tienen discapacidad intelectual y aquellas con problemas de salud mental, toman varios medicamentos con propiedades anticolinérgicas al mismo tiempo. Este uso concomitante aumenta el riesgo de efectos secundarios y el efecto acumulativo de tomar uno o más medicamentos con actividad anticolinérgica se denomina carga anticolinérgica (ACB).

Los efectos secundarios relacionados con la salud bucal se encuentran entre las manifestaciones más comunes de esto. Hay una secuencia de eventos que van desde la xerostomía hasta la enfermedad periodontal, caries, disfagia, disgeusia y un mayor riesgo de inflamación e infecciones. Estos, a su vez, pueden provocar una serie de consecuencias graves para la salud, como diabetes, enfermedades cardiovasculares y cáncer. Los farmacéuticos desempeñan un papel crucial a la hora de asesorar a los pacientes y a los prescriptores sobre la prevención, la identificación temprana y el tratamiento de estos efectos secundarios orales.


Introducción

La acetilcolina es un neurotransmisor que transfiere señales entre las células para regular el funcionamiento del cuerpo. Con un papel particular en la regulación del movimiento, el pensamiento y las emociones, la acetilcolina actúa a través de dos tipos de receptores: muscarínicos y nicotínicos. Los receptores muscarínicos funcionan en el sistema nervioso periférico y central y están presentes en varios órganos del cuerpo, mientras que los receptores nicotínicos funcionan en el sistema nervioso central y la unión neuromuscular.

Los fármacos anticolinérgicos actúan bloqueando ambos tipos de receptores y son útiles para tratar trastornos respiratorios, como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), asma, vejiga hiperactiva, incontinencia urinaria, enfermedades cardiovasculares, enfermedad de Parkinson y como antiespasmódicos o relajantes musculares.​ En el Reino Unido, la proporción de pacientes por mes a los que se les recetaba al menos un medicamento con propiedades anticolinérgicas aumentó del 6,1% al 16,7% entre 1989 y 2000 y al 18,6% entre 1989 y 2016. Esto puede deberse, al menos en parte, al aumento de las tasas de prescripción de antidepresivos y medicamentos para la incontinencia urinaria y la vejiga hiperactiva.

Indicaciones de medicación anticolinérgica.

Existen más de 600 medicamentos con propiedades anticolinérgicas, entre ellos:

  • Aquellos que se recetan principalmente por su efecto anticolinérgico.
  • Aquellos que se recetan principalmente por otros motivos​.

Cuadro 1: Ejemplos de medicamentos recetados principalmente por su efecto anticolinérgico

  • Tratamiento de la enfermedad de Parkinson (por ejemplo, clorhidrato de trihexifenidilo).
     
  • Tratamiento de la incontinencia urinaria (por ejemplo, oxibutinina).
     
  • Tratamiento de espasmos gastrointestinales (por ejemplo, bromuro de butilo de hioscina).
     
  • Tratamiento de la EPOC (por ejemplo, bromuro de glicopirronio).
     
  • Tratamiento de efectos secundarios extrapiramidales inducidos por medicamentos psicotrópicos (por ejemplo, prociclidina).
     
  • Tratamiento de la uveítis anterior en el ojo y en la refracción ciclopléjica (por ejemplo, sulfato de atropina).
     
  • Tratamiento de la hipersalivación (p. ej., bromhidrato de hioscina)​.

 

Cuadro 2: Ejemplos de medicamentos con propiedades anticolinérgicas que se recetan principalmente para otras indicaciones

  • Antipsicóticos (por ejemplo, clozapina).
  • Antidepresivos (por ejemplo, amitriptilina).
  • Antihistamínicos (por ejemplo, clorfenamina).
  • Analgésicos para el dolor neuropático (por ejemplo, nortriptilina).
  • Analgésicos opioides (por ejemplo, codeína).
  • Medicamentos para enfermedades cardiovasculares (por ejemplo, disopiramida).
  • antagonistas del receptor H2 (por ejemplo, ranitidina).
  • Anticonvulsivos (por ejemplo, carbamazepina).
  • Ansiolíticos (por ejemplo, benzodiazepinas)​.

Independientemente de la indicación principal, todos los pacientes a los que se prescriben medicamentos con propiedades anticolinérgicas son vulnerables a los efectos secundarios anticolinérgicos. El uso de estos medicamentos es mayor entre tres grupos de pacientes particularmente vulnerables: personas mayores, personas con problemas de aprendizaje y personas con problemas de salud mental.

Para muchas personas dentro de estos grupos vulnerables, el medicamento puede recetarse para indicaciones clínicas diferentes al diagnóstico primario. Por ejemplo, se recetan medicamentos anticolinérgicos a más de la mitad de los pacientes con enfermedad de Parkinson por indicaciones clínicas distintas al parkinsonismo.

Carga anticolinérgica y fisiopatología.

Los fármacos anticolinérgicos actúan sobre los receptores muscarínicos de acetilcolina. Hay cinco subtipos de receptores muscarínicos: M1, M2, M3, M4 y M5. Los anticolinérgicos bloquean la acetilcolina uniéndose a estos sitios receptores y bloqueando competitivamente los efectos de la actividad nerviosa parasimpática en el sistema nervioso, así como aquellos que afectan la función del músculo liso en los sistemas digestivo y urinario.

Muchos pacientes tienden a tomar varios medicamentos con propiedades anticolinérgicas al mismo tiempo. Este uso concomitante aumenta el riesgo de efectos secundarios. El efecto acumulativo de tomar uno o más medicamentos con actividad anticolinérgica se denomina carga anticolinérgica (ACB).​ Los efectos secundarios comunes relacionados con ACB se enumeran a continuación. Pueden ser la causa de una importante morbilidad y mortalidad:

  • Mareo
  • Visión borrosa
  • Mayor riesgo de caídas
  • Retención urinaria
  • Constipación
  • Boca seca
  • Náuseas
  • Aumento de la frecuencia cardíaca
  • Ojos secos
  • Glaucoma de ángulo estrecho
  • Sedación
  • Eventos vasculares
  • Deterioro cognitivo
  • Delirio
  • Demencia

La carga anticolinérgica (ACB) es particularmente pronunciada en los grupos de pacientes vulnerables mencionados anteriormente. Por ejemplo, los pacientes con problemas de salud mental, como psicosis, a menudo experimentan una cascada de prescripciones. En primer lugar, se les trata con medicamentos antipsicóticos, muchos de los cuales tienen propiedades anticolinérgicas inherentes, y si desarrollan efectos secundarios extrapiramidales debido al antipsicótico, también se les recetan anticolinérgicos, creando así un efecto acumulativo​.

Los adultos con discapacidad intelectual también están expuestos a un mayor riesgo de tener un ACB muy alto debido a la polifarmacia de varias clases de medicamentos.​ Un ejemplo sería aquellas personas con discapacidad intelectual, comportamiento desafiante y condiciones de salud mental coexistentes, como depresión o psicosis. A estos pacientes a menudo se les prescriben antipsicóticos, antidepresivos y/o estabilizadores del estado de ánimo en combinación, muchos de los cuales tienen propiedades anticolinérgicas. Además, muchos de estos pacientes desarrollan efectos secundarios extrapiramidales debido al uso de medicamentos antipsicóticos y luego se les prescriben más medicamentos anticolinérgicos para combatirlos.

Cualquier medicamento de venta libre con efectos anticolinérgicos (por ejemplo, antihistamínicos) podría empeorar esto. En general, la prescripción de anticolinérgicos parece comenzar temprano en esta población y continúa durante varios años.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Política de privacidad | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2024