Hacia una “cultura de la digitalización” | 22 MAY 23

Beneficios y desafíos: cómo impacta la inteligencia artificial en la gestión hospitalaria

No propone reemplazar a profesionales sanitarios, sino gestionar mejor los espacios, identificar oportunidades de ahorro en compra de insumos y a la vez generar datos. La experiencia en Argentina.
Autor/a: Celina Abud Fuente: IntraMed / AI4Ops Summit 

La aplicación de la Inteligencia Artificial (IA) en el campo de la medicina es aceptada y reconocida para complementar las tareas de los profesionales de la salud. Un ejemplo conocido es el robot Da Vinci, sistema empleado en el quirófano para optimizar el rango de acción de la mano humana. También la IA se emplea para acelerar el diagnóstico de ciertos tumores, en la fertilización asistida y la cardiología, entre otros campos. Pero también avanza la IA y la analítica de datos en materia de gestión hospitalaria, lo que permite automatizar los procesos; emplear modelos predictivos en materia de ingresos de pacientes o programación de cirugías; identificar oportunidades de ahorro, por ejemplo en la compra de insumos médicos y además reducir el estrés del personal, ya que en tiempos de burnout, estas herramientas pueden servir para liberar a los profesionales de las tareas administrativas y repetitivas, para así pueden concentrar sus energías en el paciente.

Pero para incorporarla, además de recursos se necesita contar con una cultura de la digitalización integral, ya que si se digitalizan tareas por separado, pueden pronto quedar obsoletas. Este y otros desafíos – como el uso del ChatGPT en salud– fueron los temas centrales del Summit AI40Ps, evento híbrido organizado por el Hospital Alemán y Wúru, del que participó IntraMed.

El encuentro se centró en la idea de que la IA no propone reemplazar a los médicos, sino ayudar con la organización para que en efecto, los humanos puedan “enfocarse en las tareas más complejas y ofrecer una atención cada vez más humana a los pacientes”, según indicaron los organizadores en un comunicado.

El primer expositor fue el doctor Rudolph Baron Buxhoeveden, cirujano del Hospital Alemán  quien compartió la eficacia de la IA en la gestión sus diez quirófanos, en los cuales se digitaliza desde la agenda (programación de la cirugía) hasta la facturación.

“Cuando los procesos analógicos se digitalizan, generan datos que pueden usarse para mejorar la experiencia, pero hoy en materia de gestión en salud solo el 3% de los datos que se generan,  se usan. Por eso hoy tenemos el desafío de pasar del Big Data al Smart Data, indicó el médico para luego agregar que cuando se habla de inteligencia artificial en el sector salud, “en realidad se habla de inteligencia aumentada, por eso, a la hora de elegir herramientas, se debe optar por sistemas fáciles, inteligentes e integrales (para que puedan sumarse a las tecnologías previas disponibles en el hospital”.

En su experiencia, la IA ayudó a convencer a los médicos a la hora de agendar cirugías para optimizar los tiempos. A la vez, también al reemplazar la farmacia del quirófano por una suerte de dispensario digital que abre las ventanas de lo que pueda necesitarse, ayudó a reducir el desperdicio de insumos y a registrar lo que efectivamente se usa (porque identifica lo que no vuelve). También las pantallas táctiles tienen potencial para registrar información para avanzar hacia la Smart Data.

“Cabe aclarar que la IA es una herramienta más, pero no viene a reemplazar al personal sanitario, sino más bien para cubrir un déficit. La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que para 2030 van a faltar 10 millones de profesionales sanitarios”, argumentó Buxhoeveden.

La frase va en concordancia con datos de la Cepal (Comisión Económica para América Latina y El Caribe), que señalan que en el continente, la segmentación de los sistemas de salud, la atención y organización fragmentada, con problemas de coordinación, genera desigualdades en el acceso, calidad y financiamiento de la salud. Tal vez por ello la incorporación de la IA forma parte de los ocho principios para la transformación digital del sector salud que la Organización Panamericana de la Salud destinó a los países de la Región de las Américas. Así como también, la interoperabilidad de los sistemas de información y salud digital y la seguridad de la información.

La necesidad de transformación digital se evidenció aún más con el COVID-19. Un ejemplo para acelerar la toma de decisiones frente a la emergencia ante los casos de coronavirus ocurrió en el Servicio de Diagnóstico por Imágenes del Hospital Alemán. El doctor Eduardo  Eyheremendi recordó: “A comienzos de la pandemia, esperábamos la aparición de muchas placas de tórax, por eso implementamos la IA para tener un primer resultado, si era normal o patológico. Después recién hacíamos la revisión. Entonces, sin reemplazar al radiólogo, determinamos que el radiólogo con la IA es mejor que el radiólogo sin la IA. Porque el algoritmo trabaja para nosotros”.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

CONTENIDOS RELACIONADOS
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Política de privacidad | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2024