Lo más destacado de un encuentro mundial | 08 NOV 22

American Heart Association Sesiones científicas 2022

Las novedades de uno de los congresos más importantes de la agenda anual
Dispositivos, uso

Las personas que más necesitan dispositivos portátiles los usan menos

Aspectos destacados de investigación:

  • La edad, la educación y los ingresos están asociados con un menor uso de dispositivos de salud portátiles entre las personas con riesgo de enfermedad cardiovascular.
     
  • El estudio también encontró que más del 80% de los usuarios de dispositivos de salud portátiles en riesgo de enfermedad cardiovascular estarían dispuestos a compartir la información de salud rastreada por el dispositivo con su equipo de atención médica para mejorar su atención, independientemente de su edad, educación, ingresos, género o raza y etnia.
     
  • Según los investigadores, aumentar el acceso equitativo y promover los dispositivos portátiles como dispositivos de salud puede ayudar a mejorar la salud y disminuir las disparidades en la salud.


Es posible que las personas que necesitan dispositivos de salud portátiles, como relojes inteligentes y bandas de actividad física, los usen menos. La edad, la educación y los ingresos son factores asociados con un menor uso de dispositivos de salud portátiles entre las personas con y en riesgo de enfermedad cardiovascular, según una investigación preliminar que se presentó en las Sesiones Científicas de la American Heart Association 2022.

Los dispositivos portátiles son dispositivos electrónicos que se usan en el cuerpo o cerca de él y que monitorean y rastrean la salud o la actividad física. Los dispositivos portátiles pueden ayudar a controlar la salud cardiovascular de manera más efectiva, con funciones como el monitoreo de la actividad física, el seguimiento de la frecuencia cardíaca, el seguimiento de la actividad eléctrica del corazón y más.

"Es posible que podamos usar inteligencia artificial con información de salud de dispositivos portátiles para ayudar a las personas a reducir el riesgo de enfermedades cardíacas", dijo el autor principal del estudio, Lovedeep S. Dhingra, M.B.B.S., investigador postdoctoral en el Laboratorio de Ciencia de Datos Cardiovasculares (CarDS) en la Escuela de Medicina de Yale en New Haven, Connecticut. “Dados estos beneficios, es crucial entender quién está usando estos dispositivos. En nuestro estudio, evaluamos cuántos adultos con enfermedad cardíaca o en riesgo de enfermedad cardíaca usaban dispositivos portátiles. También analizamos si el uso de dispositivos portátiles era equitativo entre pacientes de diferentes grupos de edad, sexo, educación, niveles de ingresos y diversos grupos raciales y étnicos”.

Dhingra y sus colegas analizaron la información de salud de 9303 adultos en los EE. UU. que respondieron a la Encuesta Nacional de Tendencias de Información de Salud (HINTS) en 2019-2020. Centrándose en los participantes con enfermedades cardiovasculares o que estaban en riesgo de enfermedades cardiovasculares, como presión arterial alta, diabetes tipo 2, tabaquismo u obesidad (IMC mayor o igual a 30 kg/m2), los investigadores evaluaron las respuestas de los participantes en la pregunta de la encuesta que preguntaba si habían usado un dispositivo portátil para rastrear su actividad física o salud en los últimos 12 meses. Se comparó el uso estimado de dispositivos portátiles por edad, género, raza y etnia, nivel de educación e ingresos, así como la disposición de los participantes a compartir sus datos portátiles con profesionales de la salud.

“Aunque la encuesta no preguntó a los participantes sobre tipos específicos de dispositivos portátiles, se incluyeron ejemplos de dispositivos portátiles para ayudar a los encuestados a responder la pregunta sobre si habían usado o no un dispositivo portátil en los 12 meses anteriores. Los dispositivos portátiles más comunes incluían relojes inteligentes y pulseras de actividad física en el momento de la encuesta, aunque la categoría continúa expandiéndose para incluir otros dispositivos”, dijo Dhingra.

Si bien solo 9303 adultos respondieron a la encuesta HINTS, se trata de una muestra representativa a nivel nacional y los investigadores pudieron utilizar análisis ponderados de la encuesta para estimar las cifras a nivel nacional. Su análisis encontró que las personas con riesgo de enfermedad cardiovascular tenían menos probabilidades de usar dispositivos portátiles. Específicamente:

  • Se estima que 3,6 millones de personas con enfermedades cardiovasculares y 34,4 millones de personas en riesgo de enfermedades cardiovasculares en los EE. UU. usaban dispositivos portátiles. Eso se traduce en solo el 18% de todas las personas con enfermedades cardiovasculares y el 26% de todas las personas en riesgo de enfermedades cardiovasculares.
     
  • En comparación, el 29% de la población adulta total de EE. UU. usó dispositivos portátiles.
     
  • Solo el 12% de las personas con enfermedades cardiovasculares mayores de 65 años usaban dispositivos portátiles, aunque se estima que la mitad de todas las personas con enfermedades cardiovasculares tienen más de 65 años.
     
  • En comparación, el 17 % de las personas con enfermedades cardiovasculares de 50 a 64 años informaron que usaban dispositivos portátiles, y el 33 % del grupo de edad de 18 a 49 años con enfermedad cardiovascular diagnosticada usaban dispositivos portátiles.
     
  • Mientras que el 22 % de todas las personas con riesgo de enfermedad cardíaca tienen 65 años o más, solo el 14 % de los pacientes de edad avanzada con riesgo de enfermedad cardíaca utilizan dispositivos portátiles.
     
  • Las personas con enfermedades cardiovasculares con ingresos familiares anuales de $50 000 o más tenían 4 veces más probabilidades de usar dispositivos portátiles que aquellas con ingresos familiares anuales inferiores a $20 000.
     
  • La educación más allá de un título universitario (título de posgrado) se asoció con un uso de dispositivos portátiles 3,6 veces mayor que aquellos que recibieron un nivel de educación más bajo.
     
  • Más del 80% de las personas con riesgo de enfermedad cardiovascular respondieron que estarían dispuestas a compartir la información de salud recopilada por su dispositivo portátil para mejorar su atención médica. Las diferencias en la voluntad de compartir datos de salud entre diferentes subgrupos demográficos fueron menores (grupo de edad, sexo, raza y etnia, nivel educativo e ingresos familiares).
 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

CONTENIDOS RELACIONADOS
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022