Especialmente si provoca escalofríos | 23 SEP 22

La exposición al frío podría ayudar a combatir la diabetes tipo 2

Los escalofríos son necesarios para desencadenar los efectos metabólicos beneficiosos para la salud de la exposición repetida al frío, sugiere un estudio
Fuente: European Association for the Study of Diabetes (EASD) Annual Meeting https://drive.google.com/file/d/1ihOcE-keXOFKAw55CrJWNwka3sC1BaMY/view

Una nueva investigación, que se presentó en la reunión anual de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD) de este año en Estocolmo, Suecia, encuentra que los escalofríos durante la exposición repetida al frío mejoran la tolerancia a la glucosa, disminuyen el azúcar y la grasa en la sangre en ayunas y reduce notablemente la presión arterial en adultos obesos y con sobrepeso.

El estudio preliminar, realizado por Adam Sellers, Sten van Beek y colegas de la Universidad de Maastricht en los Países Bajos, destaca el potencial de la exposición repetida al frío que activa los escalofríos como una estrategia alternativa para tratar y prevenir la diabetes tipo 2 (T2D).

Investigaciones anteriores han demostrado que cuando los humanos tienen frío, la glucosa se elimina de la sangre más rápido. Se pensaba que la grasa parda desempeñaba un papel importante en la reducción de la glucosa en sangre y en la mejora de la sensibilidad a la insulina en los seres humanos, lo que ayudaba a reducir la resistencia a la insulina y el riesgo de enfermedades, incluida la diabetes.

“La grasa parda es un sistema de calentamiento metabólico dentro de nuestro cuerpo, que quema calorías”, explica Sellers. “Esto genera calor y evita que las calorías se depositen como grasa blanca normal. La grasa parda se activa durante el frío y cuando comemos, pero su actividad es menor en adultos mayores y en personas con obesidad y diabetes”.

Un estudio anterior demostró que 10 días de aclimatación al frío leve (14 a 15 °C, 6 horas por día) mejoraron notablemente la sensibilidad a la insulina en pacientes con DT2. Pero el cambio en la grasa parda después de la aclimatación al frío fue menor y no pudo explicar la gran mejora en la sensibilidad a la insulina. Sin embargo, después de la aclimatación al frío, se mejoró la translocación del transportador de glucosa 4 (GLUT4) en el músculo esquelético (durante el cual GLUT4 se mueve a una posición más favorable que facilita la eliminación de glucosa de la sangre y hacia el músculo).

Pero aunque la termogénesis sin escalofríos, que genera calor a partir de la energía almacenada sin contracción muscular, está involucrada en la aclimatación leve al frío, un estudio de seguimiento indicó que cierto nivel de actividad muscular leve (escalofríos) puede ser crucial para activar los efectos metabólicos beneficiosos de frío.

“Cuando tenemos frío, podemos activar nuestra grasa parda porque quema energía y libera calor para protegernos. Además, el músculo puede contraerse mecánicamente o estremecerse, generando así calor. Como hay considerablemente más músculo que grasa parda en un ser humano, los escalofríos pueden quemar más calorías y producir más calor”, explica Sellers.

Para obtener más información, los investigadores expusieron a voluntarios (11 hombres y 4 mujeres posmenopáusicas con sobrepeso u obesidad (de 40 a 75 años de edad, IMC de 27 a 35 kg/m²) a 10 días consecutivos de frío para activar los escalofríos, usando una perfusión de agua. Los participantes fueron expuestos al frío, de 32 °C a 10 °C, hasta que temblaron durante una hora al día.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022