The Lancet COVID-19 Commission | 19 SEP 22

Nuevo informe detalla "fracasos globales masivos" de la respuesta al COVID-19

"El asombroso costo humano de los primeros dos años de la pandemia de COVID-19 es una profunda tragedia y un fracaso social masivo en múltiples niveles", dice el profesor Jeffrey Sachs
Autor/a: The Lancet COVID-19 Commission Fuente: The Lancet The Lancet Commission on lessons for the future from the COVID-19 pandemic

La Comisión Lancet sobre las lecciones para el futuro de la pandemia de COVID-19 proporciona una investigación, un análisis y una respuesta integrales a la COVID-19. La Comisión emite una serie de recomendaciones que se dividen en tres áreas principales.

  1. Primero, pasos prácticos para finalmente controlar y comprender la pandemia de COVID-19.
     
  2. Segundo, inversiones realistas, factibles y necesarias para fortalecer la primera línea de defensa contra los agentes infecciosos emergentes en los países mediante el fortalecimiento de los sistemas de salud y la ampliación de la cobertura universal de salud.
     
  3. Tercero, propuestas ambiciosas para encender un renacimiento en el multilateralismo, integrando la respuesta global al riesgo de futuras pandemias con acciones para abordar la crisis climática y los retrocesos en el desarrollo sostenible.

Reclaman una mejor cooperación multilateral para poner fin a la pandemia y gestionar de manera efectiva futuras amenazas para la salud mundial

La Comisión New Lancet considera de manera crítica la respuesta global a los dos primeros años de la pandemia de COVID-19, citando fallas generalizadas en la prevención, la transparencia, la racionalidad, las prácticas básicas de salud pública y la cooperación operativa y la solidaridad internacional que resultaron en aproximadamente 17,7 millones de muertes (incluidos los no informados).

El informe también encuentra que la mayoría de los gobiernos nacionales no estaban preparados y su respuesta fue demasiado lenta, prestaron muy poca atención a los grupos más vulnerables de sus sociedades y se vieron obstaculizados por la falta de cooperación internacional y una epidemia de desinformación.

Autores expertos de renombre mundial brindan pasos prácticos para garantizar que COVID-19 ya no sea una amenaza pandémica a través de una estrategia de vacunación adicional y piden acciones para fortalecer el multilateralismo, junto con acciones para fortalecer los sistemas nacionales de salud y los planes de preparación para defenderse contra futuras amenazas mundiales para la salud y lograr un desarrollo sostenible.

Las fallas globales generalizadas en múltiples niveles en la respuesta al COVID-19 llevaron a millones de muertes prevenibles y revirtieron el progreso logrado hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU en muchos países, según un nuevo informe de la Comisión COVID-19 de Lancet.

La Comisión Lancet sobre las lecciones para el futuro de la pandemia de COVID-19 sintetiza la evidencia de los primeros dos años de la pandemia con nuevos análisis epidemiológicos y financieros para delinear recomendaciones que ayudarán a acelerar el final de la emergencia pandémica de COVID-19 en curso, disminuir la impacto de futuras amenazas para la salud y lograr un desarrollo sostenible a largo plazo.

El informe advierte que el logro de estos objetivos depende de un multilateralismo fortalecido que debe centrarse en una Organización Mundial de la Salud (OMS) reformada y fortalecida, así como inversiones y planificación refinada para la preparación nacional ante una pandemia y el fortalecimiento del sistema de salud, con especial atención a las poblaciones en situación de vulnerabilidad. . Las inversiones cruciales también incluyen transferencias mejoradas de tecnología y conocimiento para productos básicos de salud y una mejor financiación internacional de la salud para países y regiones con recursos limitados.

La Comisión es el resultado de dos años de trabajo de 28 de los principales expertos mundiales en políticas públicas, gobernanza internacional, epidemiología, vacunología, economía, finanzas internacionales, sustentabilidad y salud mental, y consultas con más de 100 contribuyentes a 11 tareas globales.

"El asombroso costo humano de los primeros dos años de la pandemia de COVID-19 es una profunda tragedia y un fracaso social masivo en múltiples niveles", dice el profesor Jeffrey Sachs, presidente de la Comisión, profesor universitario en la Universidad de Columbia (EE. UU.) y Presidente de la Red de Soluciones para el Desarrollo Sostenible: “Debemos enfrentar verdades duras: demasiados gobiernos no se han adherido a las normas básicas de racionalidad institucional y transparencia; demasiadas personas han protestado contra las precauciones básicas de salud pública, a menudo influenciadas por información errónea; y demasiadas naciones no han logrado promover la colaboración global para controlar la pandemia”.

Continúa: “Ahora es el momento de tomar medidas colectivas que promuevan la salud pública y el desarrollo sostenible para poner fin a la pandemia, aborden las desigualdades en salud a nivel mundial, protejan al mundo contra futuras pandemias, identifiquen los orígenes de esta pandemia y desarrollen resiliencia para comunidades de todo el mundo. Tenemos las capacidades científicas y los recursos económicos para hacer esto, pero una recuperación resiliente y sostenible depende de una cooperación multilateral fortalecida, el financiamiento, la bioseguridad y la solidaridad internacional con los países y las personas más vulnerables”.

Fracasos de la cooperación global y desigualdad entre países

La respuesta al COVID-19 ha mostrado varios aspectos de la cooperación internacional en su mejor momento: alianzas público-privadas para desarrollar múltiples vacunas en un tiempo récord; acciones de países de altos ingresos para apoyar financieramente a hogares y empresas; y financiamiento de emergencia del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial.

Pero los eventos de los últimos dos años también han expuesto múltiples fallas en la cooperación global. Los costosos retrasos de la OMS para declarar una "emergencia de salud pública de interés internacional" y para reconocer la transmisión aérea del SARS-CoV-2 coincidieron con la falta de cooperación y coordinación de los gobiernos nacionales en los protocolos de viaje, las estrategias de prueba, las cadenas de suministro de productos básicos y el informe de sistemas de datos y otras políticas internacionales vitales para reprimir la pandemia. La falta de cooperación entre los gobiernos para el financiamiento y la distribución de productos básicos de salud clave, incluidas vacunas, equipos de protección personal y recursos para el desarrollo y la producción de vacunas en países de bajos ingresos, ha tenido un costo terrible.

Las clasificaciones previas a la COVID-19 sobre la preparación de los países para las pandemias, como el Índice de Seguridad Sanitaria Global de 2019, que clasifica a los EE. . La Comisión descubrió que la región del Pacífico occidental, incluidos Asia oriental y Oceanía, impulsada por la experiencia previa con la epidemia de SARS de 2002, adoptó estrategias de supresión relativamente exitosas que resultaron en muertes acumuladas por millón de alrededor de 300, mucho menos que en otras partes del mundo. Los sistemas de salud pública inconexos y la respuesta de política pública de baja calidad al COVID-19 en Europa y las Américas dieron como resultado muertes acumuladas de alrededor de 4000 muertes por millón, la más alta de todas las regiones de la OMS.

“Más de un año y medio desde que se administró la primera vacuna contra el COVID-19, no se ha logrado la equidad mundial en materia de vacunas. En los países de altos ingresos, tres de cada cuatro personas han sido vacunadas por completo, pero en los países de bajos ingresos, solo una de cada siete”, dice la coautora de la Comisión, María Fernanda Espinosa, expresidenta de la Asamblea General de la ONU y exministra de Relaciones Exteriores. Asuntos Exteriores y Defensa, Ecuador. “Todos los países siguen siendo cada vez más vulnerables a nuevos brotes de COVID-19 y futuras pandemias si no compartimos patentes y tecnología de vacunas con los fabricantes de vacunas en países menos ricos y fortalecemos las iniciativas multilaterales que apuntan a impulsar la equidad mundial en materia de vacunas”. [1]

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022