Barcelona: 26 al 29 de agosto de 2022 | 26 AGO 22

Congreso Europeo de Cardiología

Uno de los encuentros más importantes de la agenda científica anual
INDICE:  1. Página 1 | 2. Estatinas | 3. Tabaquismo | 4. Sueño y obesidad | 5. AINES e IC | 6. Contaminación del aire | 7. Vacunas ARN COVID | 8. Aldosterona | 9. Marcapasos | 10. Ejercicio en octogenarios | 11. Cannabis medicinal | 12. Drogas ilícitas | 13. Hipertensión pulmonar | 14. Guía cardio-oncología | 15. Sueño y riesgo CV | 16. Polipíldora | 17. Cambio climático | 18. Horario de los antihipertensivos | 19. TBQ y monóxido de carbono | 20. Acetazolamida | 21. Cribado cardiovascular | 22. Influenza, vacunas | 23. Angioplastia disfunción VI | 24. Oxigenación post paro cardíaco | 25. Presión arterial en paro cardíaco | 26. Alopurinol | 27. Inteligencia artificial | 28. Dapagliflozina | 29. Asundexian | 30. Fiebre Reumática: anticoagulantes | 31. Cribado de fibrilación auricular | 32. Inteligencia artificial y estenosis aórtica | 33. Algoritmo riesgo CV | 34. DCI extravascular | 35. Pruebas funcionales post PCI | 36. FRAME-AMI | 37. Evolocumab | 38. IRC revascularización | 39. Muerte súbita: finerenona | 40. Terapia antiplaquetaria dual | 41. Muerte súbita: predictores | 42. Prevención ACV: asundexian | 43. Selección para angiografía | 44. Actividad de la placa ATC | 45. Guía riesgo quirúrgico | 46. Actualizaciones de estudios | 47. Riesgo poligénico | 48. Guía cardio-oncología | 49. Guía arritmias ventriculares y muerte súbita | 50. IA en estenosis aórtica grave | 51. FR en mujeres | 52. Lipoproteína(a) | 53. COVID19 | 54. PCI acceso radial | 55. Inhibidor de P2Y12 | 56. Estatinas, beneficios | 57. Marfan | 58. Imágenes coronarias | 59. Empagliflozina en IAM | 60. Dispositivos, complicaciones
Angioplastia disfunción VI

Revascularización percutánea para la disfunción ventricular izquierda isquémica

Resumen
Antecedentes

Si la revascularización mediante intervención coronaria percutánea (PCI) puede mejorar la supervivencia libre de eventos y la función ventricular izquierda en pacientes con disfunción sistólica ventricular izquierda isquémica grave, en comparación con el tratamiento médico óptimo (es decir, tratamiento farmacológico y con dispositivo ajustado individualmente para la insuficiencia cardíaca) solo, es desconocido.

Métodos

Asignamos aleatoriamente a pacientes con una fracción de eyección del ventrículo izquierdo del 35 % o menos, arteriopatía coronaria extensa susceptible de PCI y viabilidad miocárdica demostrable a una estrategia de PCI más tratamiento médico óptimo (grupo PCI) o tratamiento médico óptimo solo (grupo PCI) grupo médico-terapéutico).

El resultado compuesto primario fue muerte por cualquier causa u hospitalización por insuficiencia cardíaca. Los principales resultados secundarios fueron la fracción de eyección del ventrículo izquierdo a los 6 y 12 meses y las puntuaciones de calidad de vida.

Resultados

Un total de 700 pacientes fueron aleatorizados: 347 fueron asignados al grupo PCI y 353 al grupo de terapia médica óptima. Durante una mediana de 41 meses, ocurrió un evento de resultado primario en 129 pacientes (37,2 %) en el grupo de PCI y en 134 pacientes (38,0 %) en el grupo de tratamiento médico óptimo (razón de riesgo, 0,99; intervalo de confianza del 95 %). [IC], 0,78 a 1,27; P=0,96).

La fracción de eyección del ventrículo izquierdo fue similar en los dos grupos a los 6 meses (diferencia de medias, −1,6 puntos porcentuales; IC del 95 %, −3,7 a 0,5) y a los 12 meses (diferencia de medias, 0,9 puntos porcentuales; IC del 95 %, −1,7 a 3.4).

Las puntuaciones de calidad de vida a los 6 y 12 meses parecían favorecer al grupo de PCI, pero la diferencia había disminuido a los 24 meses.


Figura
: Resultado primario de muerte por cualquier causa u hospitalización por insuficiencia cardíaca. Se muestran las estimaciones de Kaplan-Meier de la incidencia acumulada de muerte por cualquier causa u hospitalización por insuficiencia cardíaca en un análisis de tiempo hasta el primer evento. La incidencia general se basa en el número total de eventos en cada grupo en la población por intención de tratar durante todo el período de seguimiento. PCI denota intervención coronaria percutánea.

Conclusiones

Entre los pacientes con disfunción sistólica isquémica grave del ventrículo izquierdo que recibieron tratamiento médico óptimo, la revascularización mediante PCI no resultó en una menor incidencia de muerte por cualquier causa u hospitalización por insuficiencia cardíaca.


Discusión

Realizamos una comparación aleatoria de la eficacia y seguridad de una estrategia de PCI más terapia médica óptima, en comparación con la estrategia de terapia médica óptima sola, entre pacientes con disfunción sistólica ventricular izquierda grave, arteriopatía coronaria extensa y miocardio viable demostrable. La incidencia de muerte por cualquier causa u hospitalización por insuficiencia cardíaca (el resultado primario) no difirió significativamente entre los grupos del ensayo.

Se observó un beneficio temprano aparente de la PCI con respecto a la calidad de vida, pero la diferencia entre los grupos disminuyó con el tiempo debido a la mejora progresiva en las puntuaciones en el grupo de terapia médica óptima. La función cardíaca pareció mejorar en ambos grupos durante el transcurso del seguimiento, pero este cambio no se vio afectado por la asignación del grupo de prueba.

Con la estipulación de un número mínimo de segmentos disfuncionales que eran viables y susceptibles de revascularización, nuestro ensayo se diseñó para inscribir una cohorte enriquecida de pacientes que tenían más probabilidades de mostrar una remodelación inversa después de la revascularización. Sin embargo, PCI no logró producir una recuperación de la función ventricular izquierda global que fuera incremental a la mejoría con la terapia médica óptima sola.

Estos hallazgos desafían el paradigma de la hibernación miocárdica, que se define clásicamente según la mejora de los volúmenes y la función del ventrículo izquierdo después de la revascularización. Nuestras observaciones reflejan las del ensayo STICH, en el que la revascularización mediante CABG no afectó la función ventricular izquierda, un hallazgo que fue consistente en toda la cohorte del ensayo, incluido el subgrupo que se sometió a pruebas de viabilidad discrecionales. Todavía no hemos determinado la concordancia entre las arterias coronarias revascularizadas por ICP y los segmentos miocárdicos viables; por lo tanto, no podemos determinar si las pruebas de viabilidad predicen cambios en la función contráctil segmentaria después de la terapia médica o la revascularización o si dichos cambios están relacionados con los resultados clínicos.

En nuestro ensayo, las incidencias de muerte por cualquier causa y el compuesto de muerte u hospitalización por insuficiencia cardíaca fueron similares a las tasas anualizadas observadas en los grupos de tratamiento médico de STICH y ensayos contemporáneos que incluyeron pacientes con disfunción sistólica del ventrículo izquierdo a pesar de la inclusión de una población con un perfil de riesgo más adverso. Incluimos pacientes mayores (edad media, 70 años) con una mayor carga de enfermedad coronaria e incluimos pacientes con enfermedad de la coronaria principal izquierda, un grupo que tradicionalmente ha sido excluido de los ensayos de revascularización en comparación con la terapia médica.

El porcentaje de pacientes con DAI o dispositivos de resincronización cardíaca en nuestro ensayo puede ser una de las razones por las que los resultados clínicos fueron similares a pesar de un mayor riesgo inicial y la mejora en serie en la función sistólica del ventrículo izquierdo y la reducción en las concentraciones de NT-proBNP en ambos grupos en nuestro ensayo son marcadores objetivos de terapia médica y de dispositivos efectivas.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

CONTENIDOS RELACIONADOS
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022