Barcelona: 26 al 29 de agosto de 2022 | 26 AGO 22

Congreso Europeo de Cardiología

Uno de los encuentros más importantes de la agenda científica anual
INDICE:  1. Página 1 | 2. Estatinas | 3. Tabaquismo | 4. Sueño y obesidad | 5. AINES e IC | 6. Contaminación del aire | 7. Vacunas ARN COVID | 8. Aldosterona | 9. Marcapasos | 10. Ejercicio en octogenarios | 11. Cannabis medicinal | 12. Drogas ilícitas | 13. Hipertensión pulmonar | 14. Guía cardio-oncología | 15. Sueño y riesgo CV | 16. Polipíldora | 17. Cambio climático | 18. Horario de los antihipertensivos | 19. TBQ y monóxido de carbono | 20. Acetazolamida | 21. Cribado cardiovascular | 22. Influenza, vacunas | 23. Angioplastia disfunción VI | 24. Oxigenación post paro cardíaco | 25. Presión arterial en paro cardíaco | 26. Alopurinol | 27. Inteligencia artificial | 28. Dapagliflozina | 29. Asundexian | 30. Fiebre Reumática: anticoagulantes | 31. Cribado de fibrilación auricular | 32. Inteligencia artificial y estenosis aórtica | 33. Algoritmo riesgo CV | 34. DCI extravascular | 35. Pruebas funcionales post PCI | 36. FRAME-AMI | 37. Evolocumab | 38. IRC revascularización | 39. Muerte súbita: finerenona | 40. Terapia antiplaquetaria dual | 41. Muerte súbita: predictores | 42. Prevención ACV: asundexian | 43. Selección para angiografía | 44. Actividad de la placa ATC | 45. Guía riesgo quirúrgico | 46. Actualizaciones de estudios | 47. Riesgo poligénico | 48. Guía cardio-oncología | 49. Guía arritmias ventriculares y muerte súbita | 50. IA en estenosis aórtica grave | 51. FR en mujeres | 52. Lipoproteína(a) | 53. COVID19 | 54. PCI acceso radial | 55. Inhibidor de P2Y12 | 56. Estatinas, beneficios | 57. Marfan | 58. Imágenes coronarias | 59. Empagliflozina en IAM | 60. Dispositivos, complicaciones
TBQ y monóxido de carbono

Fumar mucho y la inhalación de humo pueden empeorar el impacto de los ataques cardíacos

El riesgo de muerte o mal pronóstico después de un ataque al corazón es más de 20 veces mayor en fumadores con niveles de monóxido de carbono exhalado por encima de 13 ppm, lo que indica un tabaquismo intenso e inhalación de humo. Ese es el hallazgo de una investigación de última hora presentada en el Congreso ESC 2022.

“La cantidad de monóxido de carbono en el aliento está directamente relacionada con la cantidad de cigarrillos que fuma, pero también con la forma en que fuma”, dijo el investigador principal, el profesor Patrick Henry del Hospital Lariboisiere, París, Francia. “Las personas pueden inhalar el humo profundamente o no inhalarlo en absoluto, y pueden fumar cigarrillos de principio a fin o dejar que los cigarrillos se quemen en el cenicero. Finalmente, el lugar en el que se fuma puede jugar un papel crucial; fumar en una habitación pequeña y sin ventilación probablemente aumente la concentración de monóxido de carbono en comparación con fumar afuera”.

La combustión de los cigarrillos produce monóxido de carbono, un gas altamente tóxico que también se encuentra en los gases de escape de los vehículos motorizados, la contaminación y los hornos que funcionan mal. El monóxido de carbono reemplaza al oxígeno en la sangre y puede ser letal. El profesor Henry dijo: “Los pacientes con eventos cardíacos agudos, como ataques cardíacos, tienen oxígeno insuficiente en las arterias coronarias. Presumimos que si parte del oxígeno fuera reemplazado por monóxido de carbono, el evento podría ser más severo”.

Durante un período de dos semanas en abril de 2021, se midió el monóxido de carbono espiratorio dentro de las dos horas posteriores al ingreso en todos los adultos consecutivos hospitalizados por eventos cardíacos agudos en 39 unidades de cuidados cardíacos intensivos (ICCU) en Francia. Se estudiaron un total de 1.379 pacientes. La edad promedio fue de 63 años y el 70% eran hombres. En cuanto al motivo de ingreso, 720 (52%) pacientes presentaban síndrome coronario agudo, 186 (13%) insuficiencia cardíaca aguda y 473 (34%) otras afecciones cardíacas agudas. La mediana de estancia en la UCCI fue de cinco días.

Se preguntó a los pacientes sobre su condición de fumador. Un tercio de los participantes (33%) eran no fumadores, el 39% eran ex fumadores y el 27% eran fumadores activos. El nivel de monóxido de carbono fue similar en no fumadores y exfumadores (media de 3,6 y 3,3 ppm, respectivamente; p=0,12) y significativamente mayor en fumadores activos (media de 9,9 ppm; p<0,001).

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

CONTENIDOS RELACIONADOS
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022