Datos de 33 países contradicen los pronósticos | 08 AGO 22

Los suicidios no aumentaron durante la pandemia COVID-19

Los números de suicidios durante los primeros 9 a 15 meses de la pandemia de COVID-19 en comparación con las tendencias preexistentes no aumentaron
Autor/a: Jane Pirkis, David Gunnell, Sangsoo Shin, Marcos Del Pozo-Banos, Vikas Arya, Pablo Analuisa Aguilar, et al. Fuente: The Lancet E-Clinical Medicine Suicide numbers during the first 9-15 months of the COVID-19 pandemic compared with pre-existing trends: An interrupted time series analysis in 33 countries

Antecedentes

Los aumentos previstos en el suicidio generalmente no se observaron en los primeros meses de la pandemia de COVID-19. Sin embargo, la imagen puede estar cambiando y los patrones pueden variar entre los grupos demográficos. Nuestro objetivo era proporcionar una imagen detallada y oportuna del impacto de la pandemia en los suicidios a nivel mundial.

Introducción

Cuando comenzó la pandemia de COVID-19, existía una preocupación generalizada de que las tasas de suicidio pudieran aumentar. Los medios de comunicación publicaron informes en gran medida infundados e inexactos sobre picos de suicidio. Los investigadores de prevención del suicidio fueron más moderados, pero señalaron que es probable que la pandemia exacerbe ciertos factores de riesgo del suicidio (p. ej., aislamiento, estrés, trastornos mentales como depresión y ansiedad, uso de sustancias, acceso subóptimo a la atención médica, dificultades económicas).Sin embargo, también enfatizaron que algunos factores de protección (p. ej., unión comunitaria, resiliencia) podrían aumentar.

Estudiamos 21 países de ingresos altos y medios altos (población ≈435 millones) y descubrimos que las frecuencias totales de suicidio se mantuvieron prácticamente sin cambios o disminuyeron durante los primeros cuatro meses de la pandemia. No pudimos examinar si la pandemia estaba afectando de manera diferencial a ciertos grupos demográficos; los números totales pueden haber enmascarado aumentos para algunos grupos (particularmente si estos fueron compensados ​​por disminuciones para otros).

Los estudios de un solo país sugieren que este puede ser el caso, aunque la evidencia es mixta. Por ejemplo, un estudio japonés encontró evidencia de aumentos en los suicidios de mujeres, mientras que los estudios de China, India y Suecia no encontraron diferencias de sexo o mayores reducciones para las mujeres. De manera similar, un estudio inglés no encontró aumentos en los suicidios entre niños/adolescentes, mientras que los estudios de Japón y China identificaron aumentos para los jóvenes.

La imagen también puede estar cambiando. En la mayoría de los países de ingresos altos, las consecuencias económicas de la pandemia fueron amortiguadas inicialmente por esquemas de apoyo financiero, pero estos se han ido retirando progresivamente. También puede haber impactos a largo plazo de COVID-19 en personas con trastornos mentales preexistentes. Los estudios de otras pandemias/epidemias sugieren que, si se producen aumentos en los suicidios, es posible que se retrasen.

El objetivo de este estudio fue proporcionar una imagen actualizada y más granular del impacto de COVID-19 en los suicidios a nivel mundial para informar las actividades de prevención del suicidio relacionadas con la pandemia. Utilizamos datos de un mayor número de países que antes, ampliamos nuestro período de observación para incluir los primeros 9 a 15 meses de la pandemia y examinamos patrones por sexo, edad y sexo por edad.

Métodos

Identificamos datos de suicidio de fuentes oficiales del sector público para países/áreas dentro de países, buscando sitios web y literatura académica y contactando a los custodios de datos y autores según fuera necesario. Enviamos nuestra primera solicitud de datos el 22 de junio de 2021 y dejamos de recopilar datos el 31 de octubre de 2021.

Utilizamos análisis de series de tiempo interrumpido (ITS) para modelar la asociación entre la aparición de la pandemia y el total de suicidios y suicidios por sexo, edad y sexo por edad en cada país/área dentro del país.

Comparamos los números observados y esperados de suicidios en los primeros nueve y primeros 10 a 15 meses de la pandemia y usamos la metarregresión para explorar las fuentes de variación.

Resultados

Obtuvimos datos de 33 países (24 de ingresos altos, seis de ingresos medianos altos, tres de ingresos medianos bajos, 25 con datos de todo el país, 12 con datos de áreas dentro del país, cuatro con ambas cosas).

No hubo evidencia de un número mayor al esperado de suicidios en la mayoría de los países/áreas dentro de los países en ningún análisis; más comúnmente, hubo evidencia de números más bajos de lo esperado. Ciertos grupos de sexo, edad y sexo por edad se destacaron como potencialmente preocupantes, pero estos no fueron consistentes entre países/áreas dentro de los países.

En la metarregresión, los diferentes patrones no se explicaron por la tasa de mortalidad de COVID-19 de los países, el rigor de la respuesta de salud pública, el nivel de apoyo económico o la presencia de una estrategia nacional de prevención del suicidio. Tampoco se explicaban por el nivel de ingreso de los países.


Figura: Países y áreas dentro de los países incluidos en los análisis

1. Los países con datos disponibles para todo el país están sombreados en marrón oscuro. Los nombres de estos países se escriben en mayúsculas.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022