Datos de un gran estudio holandés publicado en The Lancet | 08 AGO 22

Uno de cada ocho pacientes con COVID-19 desarrolla síntomas prolongados

Varios síntomas eran nuevos o más graves de tres a cinco meses después de tener COVID-19
Autor/a: Aranka V Ballering, Sander K R van Zon, Tim Colde Hartman, et al. Fuente: The Lancet Persistence of somatic symptoms after COVID-19 in the Netherlands: an observational cohort study

Resumen

Antecedentes

Los pacientes a menudo informan varios síntomas después de la recuperación de la COVID-19 aguda. Los estudios previos sobre la condición posterior a la COVID-19 no han corregido la prevalencia y la gravedad de estos síntomas comunes antes de la COVID-19 y en poblaciones sin infección por SARS-CoV-2.

Nuestro objetivo fue analizar la naturaleza, la prevalencia y la gravedad de los síntomas a largo plazo relacionados con COVID-19, mientras se corregían los síntomas presentes antes de la infección por SARS-CoV-2 y se controlaba la dinámica de los síntomas en la población sin infección.

Métodos

Este estudio se basa en los datos recopilados en Lifelines, un estudio de cohortes observacional multidisciplinario, prospectivo y basado en la población que examina la salud y los comportamientos relacionados con la salud de las personas que viven en el norte de los Países Bajos. Todos los participantes de Lifelines mayores de 18 años recibieron invitaciones para los cuestionarios digitales de COVID-19.

La dinámica longitudinal de 23 síntomas somáticos que rodean los diagnósticos de COVID-19 (debido a la variante SARS-CoV-2 alfa [B.1.1.7] o variantes anteriores) se evaluó mediante 24 mediciones repetidas entre el 31 de marzo de 2020 y el 2 de agosto de 2021.

Los participantes con COVID-19 (una prueba de SARS-CoV-2 positiva o un diagnóstico médico de COVID-19) se emparejaron por edad, sexo y tiempo con los controles negativos para COVID-19. Registramos la gravedad de los síntomas antes y después de COVID-19 en participantes con COVID-19 y la comparamos con controles emparejados.

Resultados

76.422 participantes (edad media 53·7 años [SD 12·9], 46 329 [60·8%] eran mujeres) completaron un total de 883 973 cuestionarios. De estos, 4231 (5·5%) participantes tenían COVID-19 y se emparejaron con 8462 controles.

Los síntomas persistentes en participantes positivos para COVID-19 entre 90 y 150 días después de COVID-19 en comparación con antes de COVID-19 y en comparación con controles emparejados incluyeron: dolor en el pecho, dificultad para respirar, dolor al respirar, dolor muscular, ageusia o anosmia, hormigueo en las extremidades , nudo en la garganta, sensación de calor y frío alternativamente, brazos o piernas pesados ​​y cansancio general.

En el 12,7 % de los pacientes, estos síntomas podrían atribuirse a la COVID-19, ya que 381 (21,4 %) de 1782 participantes positivos para COVID-19 frente a 361 (8,7 %) de 4130 controles negativos para COVID-19 tenía al menos uno de estos síntomas principales aumentado sustancialmente a una gravedad al menos moderada entre 90 y 150 días después del diagnóstico de COVID-19 o el punto de tiempo coincidente.

Interpretación

Hasta donde sabemos, este es el primer estudio que informa la naturaleza y la prevalencia de la afección posterior a la COVID-19, al tiempo que corrige los síntomas individuales presentes antes de la COVID-19 y la dinámica de los síntomas en la población sin infección por SARS-CoV-2 durante la pandemia. Se requiere más investigación que distinga los mecanismos potenciales que impulsan la sintomatología relacionada con la post-COVID-19.


Comentarios

Un estudio holandés informa sobre la prevalencia de los síntomas de COVID a largo plazo en adultos. Los investigadores compararon la frecuencia de síntomas nuevos o gravemente aumentados en una población no infectada con personas a las que se les había diagnosticado COVID-19, lo que permitió una estimación más confiable de la prevalencia de COVID prolongado que en estudios anteriores.

De los adultos que tenían COVID-19, el 21,4 % experimentó al menos un síntoma nuevo o gravemente mayor de tres a cinco meses después de la infección en comparación con antes de la infección, en comparación con el 8,7 % de las personas no infectadas seguidas en el mismo período de tiempo, lo que sugiere uno de cada ocho COVID -19 pacientes (12,7%) en la población general experimentan síntomas a largo plazo debido a COVID-19.

El estudio también analizó los síntomas de las personas antes y después de la infección por SARS-CoV-2. Esto permitió identificar los síntomas centrales de la COVID prolongada: dolor torácico, dificultad para respirar, dolor al respirar, dolor muscular, pérdida del gusto y el olfato, hormigueo en las extremidades, nudo en la garganta, sensación de calor y frío, pesadez en brazos y/o piernas, y general cansancio.

Uno de cada ocho adultos (12,7 %) infectados con el SARS-CoV-2 experimenta síntomas a largo plazo debido a la COVID-19, sugiere un gran estudio holandés publicado en The Lancet.

El estudio proporciona una de las primeras comparaciones de síntomas a largo plazo después de la infección por SARS-CoV-2 (a menudo llamado 'COVID largo') con síntomas en una población no infectada, además de medir los síntomas en individuos antes y después de COVID-19. 19 infección. La inclusión de poblaciones no infectadas permite una predicción más precisa de la prevalencia de los síntomas de la COVID-19 a largo plazo, así como una mejor identificación de los síntomas centrales de la COVID prolongada.

“Existe una necesidad urgente de datos que informen la escala y el alcance de los síntomas a largo plazo experimentados por algunos pacientes después de la enfermedad de COVID-19”. dice la profesora Judith Rosmalen de la Universidad de Groningen, autora principal del estudio.  “Sin embargo, la mayoría de las investigaciones previas sobre el COVID prolongado no han analizado la frecuencia de estos síntomas en personas que no han sido diagnosticadas con COVID-19 ni han analizado los síntomas de pacientes individuales antes del diagnóstico de COVID-19”.

El profesor Rosmalen continúa: “Nuestro enfoque de estudio analiza los síntomas que se asocian con mayor frecuencia con la COVID prolongada, incluidos los problemas respiratorios, la fatiga y la pérdida del gusto y/u olfato, tanto antes de un diagnóstico de COVID-19 como en personas que no han sido diagnosticadas con COVID-19. Este método nos permite tener en cuenta los síntomas preexistentes y los síntomas en personas no infectadas para ofrecer una definición de trabajo mejorada para COVID prolongado y proporcionar una estimación confiable de la probabilidad de que COVID-19 dure en la población general”.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022