Impacto en la salud cardíaca y cerebral (declaración AHA) | 09 AGO 22

El aislamiento social y la soledad aumentan la mortalidad cardiovascular

El aislamiento social y la soledad aumentan el riesgo de muerte por infarto de miocardio y accidente cerebrovascular
Autor/a: Crystal W. Cené, Theresa M. Beckie, Mario Sims, Shakira F. Suglia, et al. Fuente: Journal of the American Heart Association. 2022;0:e026493 Effects of Objective and Perceived Social Isolation on Cardiovascular and Brain Health: A Scientific Statement From the American Heart Association

Declaración científica de la American Heart Association

Aspectos destacados:

  • El aislamiento social y la soledad son frecuentes en los EE. UU. y tienen efectos dañinos en la salud del corazón y del cerebro.
     
  • Los adultos mayores y las personas de grupos socialmente vulnerables, como las personas de grupos raciales o étnicos desfavorecidos, las personas con discapacidades o aquellos que son miembros de grupos de minorías sexuales o de género, pueden tener un mayor riesgo de aislamiento social y soledad.
     
  • Los datos también indican que el aislamiento social y la soledad pueden haber aumentado entre muchos grupos durante la pandemia del COVID-19.
     
  • Se necesita más investigación para desarrollar e implementar intervenciones de salud pública a fin de reducir los efectos adversos del aislamiento social y la soledad en la salud cardiovascular.

 Efectos del aislamiento social objetivo y percibido en la salud cardiovascular y cerebral: una declaración científica de la Asociación Estadounidense del Corazón

Antecedentes

El aislamiento social, la ausencia relativa o la poca frecuencia de contacto con diferentes tipos de relaciones sociales y la soledad (aislamiento percibido) se asocian con resultados de salud adversos.

Objetivo

Revisar la investigación observacional y de intervención que examina el impacto del aislamiento social y la soledad en la salud cardiovascular y cerebral y discutir los mecanismos propuestos para las asociaciones observadas.

Métodos

Realizamos una revisión sistemática del alcance de la investigación disponible. Se realizaron búsquedas en 4 bases de datos, PubMed, PsycInfo, Cumulative Index of Nursing and Allied Health y Scopus.

Resultados

La evidencia es más consistente para una asociación directa entre el aislamiento social, la soledad y la enfermedad coronaria y la mortalidad por accidente cerebrovascular. Sin embargo, los datos sobre la asociación entre el aislamiento social y la soledad con la insuficiencia cardíaca, la demencia y el deterioro cognitivo son escasos y menos sólidos.

Pocos estudios han probado empíricamente las vías de mediación entre el aislamiento social, la soledad y los resultados de salud cardiovascular y cerebral utilizando métodos apropiados para los análisis explicativos. En particular, las estimaciones del efecto son pequeñas y puede haber factores de confusión no medidos de las asociaciones.

 La investigación en grupos que pueden estar en mayor riesgo o más vulnerables a los efectos del aislamiento social es limitada. No se encontraron estudios de intervención que buscaran reducir el impacto adverso del aislamiento social o la soledad en los resultados de salud cardiovascular o cerebral.

Factores psicológicos

Los factores psicológicos, como la depresión, también se han asociado tanto con la soledad como con el aislamiento social; sin embargo, las asociaciones con la soledad pueden ser más fuertes. Los datos de 2 estudios poblacionales de adultos mostraron que la soledad (evaluada por la Escala de Soledad de Los Ángeles de la Universidad de California y la Escala de Soledad de Seeman y Syme de 4 ítems) se asoció significativamente con síntomas depresivos (β, 0,33–0,44; P <0,05) en análisis multivariables ajustados por factores demográficos, factores conductuales e historial médico. Sin embargo, en estos mismos estudios, la asociación multivariable entre el aislamiento social y los síntomas depresivos fue débil (β, -0,11 a -0,07; P <0,05); ambos estudios utilizaron la escala de redes sociales de Lubben para evaluar el aislamiento social.

Los datos transversales de la Encuesta Suiza de Salud (N = 20.007) sugieren que la soledad se asocia con angustia psicológica moderada y alta, síntomas depresivos y deterioro de la autopercepción de la salud. En otro estudio, los síntomas depresivos y la actividad física explicaron en gran medida la asociación entre la soledad y todas las causas y la mortalidad por ECV. En particular, el aislamiento social y los síntomas depresivos tienden a agruparse en la literatura de pronóstico.

Un estudio de 292 mujeres con cardiopatía coronaria establecida encontró que las pacientes con aislamiento social (versión condensada del Programa de entrevistas para la interacción social) y síntomas depresivos, en comparación con aquellas que no tenían ninguno de los dos, tenían más probabilidades de tener cardiopatía coronaria recurrente (muerte cardiovascular, infarto de miocardio agudo recurrente, o revascularización) independientemente de los factores de riesgo cardiaco.

Factores Fisiológicos (Respuesta al Estrés, Carga Alostática, Inflamatoria)

Los datos sobre el impacto del aislamiento social o la soledad en los biomarcadores de la salud cardiovascular son limitados y pueden variar según los biomarcadores individuales. Una revisión sistemática y un metanálisis recientes examinaron la asociación entre la soledad, el aislamiento social y los biomarcadores inflamatorios. Aunque en esta revisión se identificaron 14 estudios sobre la soledad y 16 estudios sobre el aislamiento social, cada uno varió en los biomarcadores evaluados, lo que limita la solidez de las estimaciones agrupadas.

En general, la soledad demostró una correlación positiva significativa con la IL-6 (interleucina-6), pero no con la PCR (proteína C reactiva) o el fibrinógeno. Por el contrario, el aislamiento social demostró una correlación positiva significativa con CRP y fibrinógeno, pero no con IL-6. Pocos estudios han examinado la relación longitudinal entre la soledad y el aislamiento social con biomarcadores de riesgo cardiovascular y los resultados han sido inconsistentes.

El aislamiento social (compuesto de estado civil, contacto con amigos/familiares, afiliación religiosa y participación religiosa/comunitaria) se ha asociado con niveles elevados de CRP y mortalidad por CHD, aunque las medidas individuales dentro del compuesto de aislamiento social no fueron estadísticamente significativas. , sugiriendo un efecto aditivo o compuesto de indicadores de integración social. Varios estudios señalaron que la soledad se asoció con una duración corta del sueño y una mala calidad del sueño entre los adultos.

La evidencia de alta calidad de múltiples revisiones sistemáticas demuestra una asociación negativa entre la conexión social y la carga alostática o el desgaste del cuerpo acumulado a través de la exposición repetida al estrés crónico. Las medidas de carga alostática incluyen biomarcadores neuroendocrinos y cardiovasculares, así como marcadores inflamatorios. Los datos de una revisión de múltiples estudios demuestran claramente que cuanto más conectados socialmente están los individuos, menos probable es que experimenten manifestaciones fisiológicas de estrés crónico, conocidas como carga alostática.

El estatus socioeconómico y la calidad de las conexiones sociales son moderadores importantes de esta asociación. Mientras tanto, los estudios individuales sugieren que el estado civil (un indicador del aislamiento social), específicamente ser viudo o soltero, puede estar asociado de forma independiente con las puntuaciones de calcio en las arterias coronarias.

En resumen, los estudios que prueban explícitamente las vías de mediación entre el aislamiento social, la soledad y las ECV son escasos y equívocos. La mayoría de los estudios no utilizan métodos de análisis de rutas o de mediación causal que sean más apropiados que las técnicas de regresión estándar para examinar las rutas explicativas. Esta brecha es importante porque no es posible controlar la confusión de la asociación exposición-mediador, así como el resultado-exposición directamente usando análisis de mediación estándar basados ​​en regresión. De los estudios que revisamos, un estudio encontró, utilizando técnicas de regresión estándar, que los comportamientos poco saludables y las comorbilidades median el 21 % de la asociación entre el aislamiento social y la mortalidad.

Además, algunos de los mediadores potenciales, como los comportamientos relacionados con la salud y la depresión, también podrían ser factores de confusión, y puede haber factores de confusión no medidos que estén asociados tanto con la exposición como con el resultado. Estos factores de confusión no medidos podrían dar lugar a una asociación falsa entre el aislamiento social o la soledad y nuestros resultados de interés.

Conclusiones

El aislamiento social y la soledad son determinantes comunes, pero poco reconocidos, de la salud cardiovascular y la salud cerebral. En general, los hallazgos sugieren un mayor riesgo de peores resultados entre las personas con cardiopatía coronaria prevalente y accidente cerebrovascular en aquellos que también están socialmente aislados o solos; sin embargo, estos estudios no sugieren causalidad, y las asociaciones pueden estar mediadas por otros factores que deben probarse más en ensayos de intervención.

Los datos sobre la asociación del aislamiento social y la soledad con enfermedad cardiovascular incidente, insuficiencia cardíaca, demencia y deterioro cognitivo son escasos y mixtos. No se han probado intervenciones publicadas para mitigar el impacto adverso del aislamiento social y la soledad en la salud cardiovascular y cerebral, lo que dificulta identificar las implicaciones para la práctica clínica futura. Aunque el Instituto de Medicina recomendó que los datos sobre aislamiento social y soledad se incluyan en los registros de salud electrónicos, esta práctica aún está evolucionando y no se adopta ampliamente.


Comentarios

El aislamiento social y la soledad están asociados a un aumento del 30% en el riesgo de sufrir un infarto de miocardio o un accidente cerebrovascular, o de morir por cualquiera de estas causas, según una nueva declaración científica de la American Heart Association publicada en el Journal of the American Heart Association, una revista de acceso abierto y revisada por pares. En la declaración también se señala la falta de datos acerca de las intervenciones que pueden mejorar la salud cardiovascular en personas socialmente aisladas o solas.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022