Ciclo de entrevistas “Invisibles” | 10 JUL 22

Dr. David César Rodríguez: “Cuando el paciente llega, no solo se encuentra con un médico sino también con un amigo”

Asentado en el departamento de El Jardín, Salta, también atiende en Tucumán y Santiago del Estero. Su experiencia no sólo fue la de curar, sino también la de acompañar.
Autor/a: Celina Abud Fuente: IntraMed 

Invisibles: No siempre el valor y la fama coinciden; ni los médicos más dedicados son los más visibles. Valoran el agradecimiento de quienes los necesitan más que algunos minutos en televisión. Forman parte de sus comunidades y están comprometidos con ellas. No tienen nada para vender; más bien comparten lo que tienen, lo que saben. Atienden en localidades remotas a familias humildes, no quieren dejar huérfana a ninguna enfermedad. Curan cuando se puede y cuidan siempre. Son aquellos que con los pies en el barro le dan sentido a una profesión milenaria. IntraMed quiere homenajearlos con este ciclo de entrevistas que se propone darles visibilidad a los “Invisibles”.



 

 

El doctor David César Rodríguez, actual director del centro asistencial del departamento El Jardín, Salta, supo qué camino seguir desde que tiene uso de razón, según cuenta. “Cuando me preguntaban qué quería ser cuando sea grande, mi respuesta era siempre ‘médico’. Pero tal vez porque soy de Santiago del Estero mi familia siempre me puso contacto con la guitarra. Y también con la pelota”, recuerda. “El ingreso a la facultad me llevó mucho tiempo, como tres o cuatro años porque ya corría el nuevo plan de estudios. Pero una vez que entré, no paré hasta recibirme”.

Oriundo de Termas de Río Hondo, hoy ejerce en distintas localidades de Santiago del Estero, Tucumán y Salta, muchas veces como único médico. Y en su opinión, para atender en zonas remotas se debe tener calidad humana. “Es importante charlar con el paciente, que no siempre nos visita  porque se siente enfermo. A veces es la misma soledad la que le produce la enfermedad, no tener con quien conversar, descargar las tensiones, los miedos. Entonces, cuando llega a la consulta, no sólo se encuentra con un médico, sino también con un amigo”, reflexiona Rodríguez en una entrevista sobre sus experiencias.

Trayectoria en el país.  Lo primero que hice tras recibirme fue trabajar Mar del Plata durante años, hasta que volví a Santiago del Estero. Primero me desempeñé en la municipalidad, formando el sistema de emergencia 107 y después como médico radiante que iba hacia las postas del interior durante 15 años. En paralelo trabajé en Tucumán, precisamente en Lamadrid, donde hacía de médico de guardia los fines de semana.  Mi siguiente trabajo fue como gerente de un hospital de Termas de Rio Hondo, pero las condiciones económicas no eran muy buenas. Entonces tuve que migrar a Salta: transité por Pichanal, Hipólito Yrigoyen, Colonia Santa Rosa, Urundel, Embarcación, Orán. En ese entonces viajaba 600 kilómetros de ida y 600 kilómetros de vuelta todos los fines de semana hasta que, cansado de tantos viajes (porque volvía a Termas de Río Hondo), tuve un accidente, hice un ACV con pérdida parcial de la vista. Eso me motivó a acercarme mucho más a mi casa, por lo cual llegué a Rosario de la Frontera, donde hacía guardias de pediatría porque yo soy médico de familia también.

Actualmente ejerzo en Santiago del Estero, Tucumán y Salta. En realidad yo siempre voy solo a hacer la atención (único médico) en el interior santiagueño, son zonas alejadas de la ciudad y ahí semanalmente la gente nos espera en alguna posta sanitaria. En Salta hacía guardia en los hospitales del interior. En El Jardín, un departamento muy alejado, colindando con los cerros salteños y tucumanos, soy el único médico, pero debo hacer la atención no solo en el centro asistencial, donde soy el director, sino también en las postas sanitarias o en las salas de primeros auxilios. La semana pasada estuve en El Espinal, un pueblito cercano al cerro que también tiene su centro.

Principales problemas de salud de las regiones que atiende. Tanto en Santiago del Estero como en el norte de Salta hay muchas enfermedades por falta de servicios como el agua: patologías dermatológicas como la sarna, las hepatopatías por la falta de higiene y las diarreas, entre las más típicas. Después hay cuadros respiratorios como la bronquiolitis. También en Salta hay muchas dolencias asociadas a la cría de ganado (de cabras y ovejas), por ejemplo quistes hidatídicos.

Por otra parte existe patología social por el alcohol, que también lleva a la violencia de género. Sabemos además que la pandemia ha tenido implicancias en salud mental por la falta de trabajo, por no poder generar los recursos económicos para poder mantener a la familia, la preocupación y el estrés, que llevó a más alcoholismo. Nosotros preparamos un equipo con una asistente social, con una psicóloga y personal de enfermería para ayudar a contener a estos pacientes, siempre de la mano del gobierno, la intendencia, la comisión vecinal y municipal, porque esto no es solo una acción de salud. Para tener buenos resultados, se requiere que todos concretemos proyectos, ideas y programas que lleguen a un buen puerto.

<
 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

CONTENIDOS RELACIONADOS
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022