Medidas de protección para el personal | 14 JUN 22

Orientación para la atención de pacientes con sospecha de viruela del simio

La respuesta de control de infecciones debe evitar estigmatizar a la población de pacientes
Autor/a: Tara N. Palmore, MD , David K. Henderson, MD Fuente: Annals of Internal Medicine Adding New Fuel to the Fire: Monkeypox in the Time of COVID-19Implications for Health Care Personnel

Un comentario publicado en Annals of Internal Medicine ofrece orientación a los trabajadores de la salud en contacto con pacientes que han contraído la viruela del simio. Los autores escriben que, aunque es poco probable que la viruela del simio alcance la propagación pandémica de COVID-19, los médicos y otros trabajadores de la salud deben estar atentos, con un alto índice de sospecha y un estricto cumplimiento de las precauciones adecuadas de control de infecciones a medida que se desarrolla el brote.

Los autores advierten que la respuesta de control de infecciones debe evitar estigmatizar a la población de pacientes más afectada, los hombres que tienen sexo con hombres.

Monkeypox es un virus que pertenece al género Orthopoxvirus de la familia Poxviridae, que también incluye los virus de la viruela y la viruela bovina. Los autores aconsejan que los trabajadores de la salud sigan las pautas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) para protegerse y manejar de manera segura un caso de viruela del simio.

Los poxvirus son muy estables y pueden permanecer contagiosos durante meses o años en el medio ambiente. Son altamente resistentes a la desecación y al calor, y esto se acentúa por su inclusión en ambientes protegidos (como las costras dérmicas), con implicaciones para el control de infecciones hospitalarias.

Se deben usar desinfectantes aprobados para la limpieza y desinfección de superficies de alto contacto, y se deben evitar los procedimientos (como barrer, quitar el polvo en seco o sacudir la ropa de cama) que pueden aerosolizar partículas de virus. Las sábanas deben quitarse con cuidado y lavarse a fuego alto o desecharse.

La toma cuidadosa de la historia clínica y el rastreo de contactos son esenciales. Los pacientes pueden haber tenido múltiples visitas a los centros de atención médica o una estadía prolongada en un centro con múltiples contactos de personal antes de que se sospechara la infección por viruela del simio y se implementaran las precauciones adecuadas.

El personal de prevención de infecciones y enfermedades infecciosas debe trabajar en estrecha colaboración con los servicios de salud pública y salud ocupacional para facilitar la investigación de casos. Si bien la viruela del simio ha causado infecciones ocupacionales entre los trabajadores de la salud que no usaban EPP, la vacunación posterior a la exposición oportuna y la vigilancia estrecha ayudan a reducir una mayor propagación de la infección.

En esta epidemia, las presentaciones clínicas han sido frecuentemente atípicas, simulando algunas infecciones de transmisión sexual al presentar lesiones genitales, en la ingle, perianales o rectales y, en algunos casos, adenopatías inguinales dolorosas. Aunque también se han descrito lesiones genitales en casos endémicos, los informes de este brote sugieren que el pródromo febril que caracteriza a la viruela del simio clásica ha sido leve o ausente en algunos casos.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022