En Reino Unido, España y Portugal | 19 MAY 22

Europa en alerta por casos de la viruela del mono

No existe tratamiento ni vacunas específicas contra esta enfermedad, aunque se pueden controlar los brotes, según la OMS.
Fuente: OMS / Télam Viruela símica

La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció que quiere esclarecer, con la ayuda del Reino Unido, los casos de viruela del mono detectados desde principios de mayo. A su vez España y Portugal, también reportó pacientes en estudio y diagnósticos confirmados. 

Endémica en África occidental, esta enfermedad vírica fue identificada en Portugal en "más de 20 casos sospechosos en la región de Lisboa, cinco de los cuales fueron confirmados", anunció la Dirección general de salud portuguesa en un comunicado. "Los casos, la mayoría jóvenes, todos de sexo masculino, presentaban lesiones ulcerosas", precisó la autoridad sanitaria.

En la región de Madrid, se detectaron 23 casos sospechosos que están pendientes de los resultados de los análisis, anunció la consejería regional de Sanidad. "Por las características de los 23 casos sospechosos de infección apunta a que ha sido por contacto con mucosas durante las relaciones sexuales", informó la consejería en un comunicado.

Reino Unido identificó siete casos desde el pasado 6 de mayo, entre ellos cuatro en personas que se identifican como "homosexuales, bisexuales u hombres que tienen relaciones sexuales con hombres", según la agencia británica de seguridad sanitaria (UK Health Security Agency, por su sigla en inglés). A esos se le sumaron dos casos más, uno en Londres y otro en el sureste de Inglaterra, lo que lleva a 9 los casos totales. "El virus no suele propagarse fácilmente entre las personas. El riesgo para la población del Reino Unido sigue siendo bajo", indicó esa agencia.

A excepción del primer caso -la persona infectada había viajado recientemente a Nigeria-, los pacientes se infectaron en el Reino Unido, lo que lleva a considerar que los contagios fueron por transmisión comunitaria.

De acuerdo a las autoridades de España y Portugal, que activaron una alerta sanitaria nacional, esta enfermedad rara es poco contagiosa entre humanos, no tiene tratamiento y generalmente se cura sola. Sus síntomas incluyen fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares, dolor de espalda, ganglios linfáticos inflamados, escalofríos y fatiga.

También pueden aparecer erupciones cutáneas, especialmente en la cara, y expandirse a otras partes del cuerpo.

La viruela del mono es una infección viral generalmente asociada con los viajes a África Occidental, agregó la agencia británica en su cuenta de Twitter. Y agregaron que por  lo general, “es una enfermedad autolimitada leve, que se transmite por contacto muy cercano" y "la mayoría de las personas se recuperan en unas pocas semanas".

Descripción de la viruela símica o viruela del mono

La viruela símica es una zoonosis viral (enfermedad provocada por virus transmitido de los animales a las personas) rara, que produce síntomas parecidos a los que se observaban en los pacientes de viruela en el pasado, aunque menos graves.  Con la erradicación de la viruela en 1980 y el posterior cese de la vacunación contra la enfermedad, se ha convertido en el ortopoxvirus más importante. Esta patología sigue apareciendo esporádicamente en algunas partes centrales y occidentales de la selva tropical de África.

La viruela símica se detectó por primera vez en los seres humanos en 1970 en la República Democrática del Congo (denominada en aquel entonces Zaire) en un niño de nueve años, en una región en la que la viruela se había erradicado en 1968.

En la primavera de 2003 se confirmaron casos de viruela símica en los Estados Unidos de América. Fue la primera vez que se detectó la enfermedad fuera del continente africano. La mayoría de los pacientes había tenido un contacto estrecho con perros de la pradera domésticos que habían sido infectados por roedores africanos importados al país.

En los casos iniciales, la infección se produce por contacto directo con la sangre, los líquidos corporales o las lesiones de la piel o las mucosas de animales infectados. En África se han descrito infecciones humanas resultantes de la manipulación de monos, ratas gigantes de Gambia o ardillas infectados. Se considera que los roedores son el principal reservorio del virus. Un posible factor de riesgo es la inadecuada cocción de la carne de animales infectados.

La transmisión secundaria o de persona a persona puede producirse por contacto estrecho con secreciones infectadas de las vías respiratorias o lesiones cutáneas de una persona infectada, o con objetos contaminados recientemente con los fluidos del paciente o materiales de la lesión. La transmisión se produce principalmente por gotículas respiratorias, generalmente tras prolongados contactos cara a cara con el paciente, lo que expone a los miembros de la familia de los casos activos a un mayor riesgo de infección. La infección se transmite asimismo por inoculación o a través de la placenta (viruela símica congénita).

El periodo de incubación (intervalo entre la infección y la aparición de los síntomas) de la viruela símica suele ser de 6 a 16 días, aunque puede variar entre 5 y 21 días.

La infección puede dividirse en dos periodos:

-El periodo de invasión (entre los días 0 y 5), caracterizado por fiebre, cefalea intensa, linfadenopatía (inflamación de los ganglios linfáticos), dolor lumbar, mialgias (dolores musculares) y astenia intensa (falta de energía);

- El periodo de erupción cutánea (entre 1 y 3 días después del inicio de la fiebre), cuando aparecen las distintas fases del exantema, que por lo general afecta primero al rostro y luego se extiende al resto del cuerpo. Las zonas más afectadas son el rostro (en el 95% de los casos), las palmas de las manos y las plantas de los pies (en el 75% de los casos). La evolución del exantema desde maculopápulas (lesiones de base plana) a vesículas (ampollas llenas de líquido), pústulas y las subsiguientes costras se produce en unos 10 días. La eliminación completa de las costras puede tardar hasta tres semanas.

El número de lesiones varía desde unas pocas hasta varios miles, y afectan a las mucosas de la boca (70% de los casos), los genitales (30%), la conjuntiva palpebral (20%) y la córnea (globo ocular).

Algunos pacientes presentan linfadenopatía (inflamación de los ganglios linfáticos) grave antes de la aparición del exantema. Ese signo característico de la viruela símica permite diferenciarla de otras enfermedades similares.

No hay tratamientos ni vacunas específicas contra la infección por el virus de la viruela símica, aunque se pueden controlar los brotes. En el pasado, la vacuna antivariólica demostró una eficacia del 85% para prevenir la viruela símica. Sin embargo, la vacuna ya no está accesible al público, puesto que se suspendió su producción tras la erradicación mundial de la viruela. Con todo, la vacunación antivariólica previa puede contribuir a que la evolución de la enfermedad sea más leve.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

CONTENIDOS RELACIONADOS
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022