Editorial en The Lancet Infectious Diseases | 17 MAY 22

Explicando la hepatitis inexplicable en niños

Los adenovirus se han convertido en el foco principal de las investigaciones
Fuente: The Lancet Infectious Diseases Explaining the unexplained hepatitis in children

Al cierre de la edición de The Lancet Infectious Diseases, se estaban investigando en todo el mundo más de 300 casos probables de hepatitis aguda en niños previamente sanos. La mayoría de los casos se informaron en el Reino Unido (163 al 3 de mayo), pero se informaron números más pequeños de casos en 20 países. El 5 de mayo, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. anunciaron que estaban investigando 109 casos de hepatitis pediátrica de causa desconocida informados en los últimos 7 meses en 25 estados y territorios. Hasta el momento, más de 20 niños han requerido trasplantes de hígado y varios han muerto. Se están realizando investigaciones para identificar una causa, pero se han descartado las causas más frecuentes de hepatitis aguda en niños, incluidos los virus de la hepatitis A–E.

Los adenovirus se han convertido en el foco principal de las investigaciones, ya que un número considerable de casos (alrededor del 70 % según una rueda de prensa de la OMS del 10 de mayo) han dado positivo para ellos. Los adenovirus son patógenos comunes que típicamente causan síntomas respiratorios leves, aunque en el pasado han sido implicados en la hepatitis en niños inmunocomprometidos y, más recientemente, en un adulto inmunocompetente.

Se han propuesto varias hipótesis sobre cómo la patogenia de los adenovirus podría haber cambiado para causar hepatitis en niños por lo demás sanos. Estas incluyen que un déficit inmunológico en los niños como resultado de la falta de exposición a patógenos durante la pandemia de COVID-19 los ha vuelto más susceptibles a la infección por adenovirus y los resultados más raros de la infección. Alternativamente, como se ha visto con otros virus respiratorios, la relajación de las restricciones pandémicas podría haber llevado a una ola masiva de infecciones por adenovirus, lo que permitiría detectar un resultado más raro de infección. Otra hipótesis es que una infección pasada o una coinfección (con SARS-CoV-2 o un patógeno alternativo), o la exposición a una toxina, un fármaco o un factor ambiental, han alterado la respuesta del huésped a la infección por adenovirus.

Alternativamente, lo que estamos viendo es un nuevo adenovirus capaz de causar una enfermedad hepática grave en los niños.

El principal sospechoso es el subtipo 41 de adenovirus. Un informe técnico de la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido (UKHSA) del 6 de mayo informó que los 18 casos en el Reino Unido que se sometieron a tipificación de adenovirus tenían el subtipo 41. De manera similar, Baker y sus colegas informaron que cinco niños con hepatitis de causa desconocida identificada en un hospital infantil en Alabama entre octubre de 2021 y febrero de 2022, tenía adenovirus subtipo 41 al tipificar.

No todo el mundo está convencido de la hipótesis del adenovirus. El subtipo 41 de adenovirus anteriormente solo se ha relacionado con síntomas gastrointestinales de leves a moderados. No todos los niños han dado positivo en la prueba de adenovirus, los que han dado positivo a menudo lo han hecho solo en sangre total (las muestras de hígado y plasma han sido en gran medida negativas) y las concentraciones en sangre total han sido bajas, lo que impide la realización de la secuenciación del genoma completo. para caracterizar mejor el virus y cualquier cambio genómico que pueda explicar este nuevo fenómeno. Los adenovirus son una causa común de infección y, por lo tanto, pueden ser un hallazgo incidental; un estudio de casos y controles en curso en el Reino Unido busca abordar esto.

Se están investigando otras causas infecciosas, incluido el papel del SARS-CoV-2. En el Reino Unido, una disminución en los informes de nuevos casos de hepatitis pediátrica de causa desconocida en las 2 semanas anteriores al 6 de mayo coincidió con una disminución en los casos de SARS-CoV-2. Sin embargo, la UKHSA advirtió sobre los retrasos en la notificación de casos de hepatitis y dijo que todavía se registran nuevos casos en Escocia y muchos casos en Inglaterra están pendientes de clasificación. Además, pocos de los casos informados hasta ahora han dado positivo por infección por SARS-CoV-2. No está claro cuán extensamente se ha investigado la infección pasada; UKHSA informó que las investigaciones serológicas estaban en curso, y Baker y sus colegas informaron que ninguno de los niños en Alabama tenía antecedentes documentados de infección por SARS-CoV-2.

Se está prestando mucha atención a la causa del brote. Abundan las teorías de conspiración en las redes sociales, y algunas atribuyen los casos a las vacunas COVID-19. Sin embargo, las vacunas contra la COVID-19 se han descartado categóricamente, ya que la mayoría de los niños con hepatitis inexplicable son demasiado pequeños para recibir una vacuna contra la COVID-19. Si bien es importante identificar la causa subyacente, considerando el estado de salud de los niños y que el trasplante de hígado solo es posible en centros altamente especializados, también es importante centrarse en la identificación temprana de casos y encontrar tratamientos efectivos que puedan detener la progresión de la enfermedad.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022