Avance tecnológico | 04 MAY 22

Uso de dispositivos digitales para la detección y el manejo de arritmias

Mención especial de los dispositivos digitales que hoy facilitan el tratamiento de arritmias en pacientes de todo el mundo.

Según la tecnología utilizada para monitorear el ritmo cardíaco, los dispositivos digitales se dividen en dos grupos:

  1. Basado en electrocardiograma (ECG).
  2. No basado en ECG, incluida la fotopletismografía (PPG-photoplethysmography).

La selección del dispositivo debe adaptarse al paciente, teniendo en cuenta la frecuencia de los síntomas, la duración prevista de la monitorización, la infraestructura local y la preferencia del paciente. 

Es importante conocer las diferencias entre los dispositivos basados en PPG:

  • Sensores basados en fuente de luz y fotodetector.
  • Mide los cambios en el volumen de sangre tisular en función de la luz reflejada.
  • Genera ondas en forma de pulso.
  • La frecuencia cardiaca se deriva, no se obtiene directamente.
  • El ritmo cardiaco anormal puede detectarse mediante algoritmos incorporados.

Respecto a los dispositivos basados en ECG:

  • Basado en electrodos.
  • Genera un trazado electrocardiográfico.
  • Permite el análisis/diagnóstico directo del ritmo cardiaco.

Si bien podemos obtener un diagnóstico a partir del ECG, se requiere la supervisión de un médico para confirmar el ritmo. El ECG de 12 derivaciones representa el gold standard para el diagnóstico de arritmias. Sin embargo, un ECG de 12 derivaciones tiene limitaciones de disponibilidad y no puede diagnosticar arritmias paroxísticas si el registro se realiza durante periodos asintomáticos. Los dispositivos digitales basados ​​en ECG pueden superar estas limitaciones de disponibilidad. Aunque la mayoría de los dispositivos digitales proporcionan ECG con menos de 12 derivaciones, un ECG de una sola derivación puede ser suficiente para diagnosticar el tipo de arritmia.

A continuación, algunas consideraciones a la hora de utilizar dispositivos digitales para el diagnóstico de arritmias sintomáticas: 

  1. Muchos dispositivos digitales no registran continuamente el ritmo cardiaco; en este caso, los registros deben ser iniciados por el usuario y, en caso de compromiso hemodinámico, esto podría no ser posible.
  2. El inicio de una grabación requiere varios segundos seguidos de un registro de al menos 30 segundos. Este retraso hace que las tecnologías digitales existentes sean poco adecuadas para diagnosticar arritmias breves.
  3. Antes de tomar decisiones terapéuticas basadas en registros de dispositivos digital
 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

CONTENIDOS RELACIONADOS
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022