Actualización para médicos generales | 04 JUL 22

Manifestaciones cutáneas de las infecciones

Reconocer los posibles síntomas sistémicos, la distribución característica y la morfología de las erupciones puede conducir a un alto grado de precisión al hacer un diagnóstico clínico.
Autor/a: Rachael Morris - Jones A.  Clin Med (Lond) . 2021 May;21(3):174-176
INDICE:  1. Texto principal | 2. Referencia bibliográfica
Texto principal
Manifestaciones cutáneas del SARS-CoV-2 (COVID-19)

Hay 5 manifestaciones cutáneas principales de la infección COVID-19 en los adultos. Se estima que la prevalencia de las manifestaciones cutáneas es 0,4% y 20 %.

Las 3 presentaciones cutáneas principales son similares a las que puede verse en otras infecciones virales sistémicas, erupción maculopapular (similar a la del sarampión), vesicular (ampollas parecidas a la varicela) y urticaria (ronchas).

Estas erupciones ocurren al mismo tiempo que los síntomas virales y generalmente se asocian con síntomas leves a moderados de COVID-19. Los “dedos de los pies de COVID'” son una manifestación tardía de una infección por SARSCoV-2, habitualmente muy leve (también pueden ser asintomática) y presentarse con lesiones similares a los sabañones en los dedos de los pies, manos y codos. Hay eritema violáceo oscuro y ampollas que puede ser asintomáticas; se cree que se debe a microtrombos causados por el virus dentro de las células endoteliales.

La quinta manifestación cutánea es la livedoide/púrpura retiforme que se asocia con enfermedad más graves de COVID-19 (vasculopatía trombótica) y, en general, ocurre al mismo tiempo o más tarde en el curso del COVID-19. No hay un tratamiento específico dirigido a la piel que sea necesario para cualquiera de estas manifestaciones cutáneas.

Infecciones por varicela-zóster (culebrilla)

Varicela-zóster es un virus del herpes que permanece latente en la raíz sensitiva de los ganglios después de una infección primaria de varicela, que más tarde puede reactivarse siguiendo la distribución de un dermatoma, como el herpes zóster.

Antes de la aparición de las lesiones cutáneas puede haber un pródromo de malestar general, cefalea y hormigueo en la piel o, incluso, dolor previo a la aparición de las pequeñas pápulas rojas, ampollas, erosiones "perforadas" y formación de costras . También se pueden ver alteraciones hemorrágicas y pústulas, especialmente en ancianos.

Las lesiones son infecciosas durante 7 a 10 días hasta que haya finalizado la formación de las costras. Los dermatomas más comúnmente afectados son los torácicos y lumbares. La afectación de la rama oftálmica del nervio trigémino (herpes zoster oftálmico) puede provocar daño ocular, con un 50% de aumento del riesgo de tener un accidente cerebrovascular (ACV), especialmente en las 2 primeras semanas, pero el aumento del riesgo parece durar al menos de 3 a 6 meses.

Es incierto si el tratamiento con antivirales reduce el riesgo de ACV, pero sería prudente indicarlos ya que puede reducir la diseminación viral así como la duración y la gravedad de la neuritis y así acelerar la curación, aunque también puede disminuir el riesgo de neuralgia posherpética. Para obtener el mayor beneficio, lo mejor es comenzar la terapia antiviral dentro de las 72 horas del inicio. Tratar durante 7 días con aciclovir 800 mg, 5 veces/día, valaciclovir (3 a 5 veces mayor biodisponibilidad que el aciclovir) 1.000 mg, 3 veces o , famciclovir (profármaco del penciclovir) 500 mg, 3 veces/día.

La infección bacteriana secundaria de las lesiones cutáneas es común, por lo tanto, el lavado antiséptico temprano puede ayudar a prevenirla, o a tratarla con antibióticos orales antiestafilocócicos. Parafina (50:50 de parafina blanda blanca.parafina líquida) se debe aplicar en la zona de piel afectada, para mantenerla húmeda y protegida de la colonización secundaria.

El zóster diseminado (múltiples lesiones cutáneas generalizadas, distribuidas a distancia del dermatoma principalmente afectado) puede ser un signo de inmunodeficiencia subyacente (malignidades hematológicas y receptores de trasplantes).

Se debe administrar tratamiento antiviral a todos los pacientes inmunocomprometidos con herpes zóster, incluso si se presenta después de 72 horas, generalmente con aciclovir intravenoso.

En el Reino Unido, los >70 años pueden recibir inmunización contra el zoster para tratar de aumentar su inmunidad contra zoster mediada por células. La vacunación de 50 pacientes previene que 1 persona padezca herpes zóster. Se puede administrar glicoproteína E recombinante o atenuada viva. Hay alguna evidencia de que la primera es más eficaz para prevenir la culebrilla y reducir la frecuencia de la neuralgia posherpética en pacientes >60 años, comparada con la vacuna con organismos vivos.

Infección micobacteriana atípica cutánea
 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022