Incrementa el riesgo post- ictus | 16 ABR 22

Síndrome de accidente cerebrovascular-corazón

Las complicaciones cardíacas tras un ictus aumentan el riesgo de futuros eventos cardiovasculares
Autor/a: Benjamin J.R. Buckley , Stephanie L. Harrison , Andrew Hill , et al. Fuente: Stroke Stroke-Heart Syndrome: Incidence and Clinical Outcomes of Cardiac Complications Following Stroke

Aspectos destacados de investigación:

  • Un gran estudio observacional encontró que las complicaciones cardíacas dentro de un mes después de un accidente cerebrovascular isquémico son muy comunes.
     
  • Este “síndrome de accidente cerebrovascular-corazón” puede poner a los sobrevivientes de un accidente cerebrovascular en mayor riesgo de muerte, ataque cardíaco u otro accidente cerebrovascular dentro de los cinco años.


Resumen

Antecedentes:

El riesgo de eventos cardiovasculares adversos mayores aumenta sustancialmente después de un accidente cerebrovascular. Aunque se ha demostrado que la rehabilitación cardíaca basada en ejercicios mejora el pronóstico después de eventos cardíacos, no forma parte de la atención de rutina para las personas que han sufrido un accidente cerebrovascular. Por lo tanto, investigamos la asociación entre la rehabilitación cardíaca y los principales eventos cardiovasculares adversos para las personas después de un accidente cerebrovascular.

Después de un accidente cerebrovascular, las personas tienen un mayor riesgo de complicaciones cardiovasculares de nueva aparición. Sin embargo, la incidencia y las consecuencias clínicas a largo plazo de las complicaciones cardiovasculares recién diagnosticadas después de un accidente cerebrovascular no están claras.

El objetivo del presente estudio fue investigar la incidencia y los resultados clínicos a largo plazo de las complicaciones cardiovasculares recién diagnosticadas después de un accidente cerebrovascular isquémico incidente.

Métodos:

Se realizó un estudio de cohorte retrospectivo utilizando registros médicos electrónicos anónimos de 53 organizaciones de atención médica participantes. Se incluyeron pacientes con ictus isquémico incidente de edad ≥ 18 años con 5 años de seguimiento.

Los pacientes que fueron diagnosticados con complicaciones cardiovasculares de nueva aparición (insuficiencia cardíaca, arritmia ventricular grave, fibrilación auricular, cardiopatía isquémica, síndrome de Takotsubo) dentro de las 4 semanas (exposición) del accidente cerebrovascular isquémico incidente tuvieron una puntuación de propensión 1:1 (edad, sexo, etnia, comorbilidades, cuidados cardiovasculares) con pacientes con ictus isquémico que no fueron diagnosticados de una complicación cardiovascular de nueva aparición (control).

Los modelos de regresión logística produjeron razones de probabilidad (OR) con IC del 95 % para la incidencia a 5 años de mortalidad por todas las causas, accidente cerebrovascular recurrente, hospitalización e infarto agudo de miocardio.

Resultados:

De 365 383 pacientes con accidente cerebrovascular con seguimiento de 5 años: 11,1% desarrolló síndrome coronario agudo; 8,8% fibrilación/aleteo auricular; insuficiencia cardiaca 6,4%; 1,2% arritmias ventriculares graves; y 0,1% síndrome de Takotsubo dentro de las 4 semanas posteriores al accidente cerebrovascular isquémico incidente.

Después de la coincidencia de puntuación de propensión, las probabilidades de mortalidad por todas las causas a los 5 años fueron significativamente mayores en los pacientes con accidente cerebrovascular y síndrome coronario agudo (odds ratio, 1,49 [IC 95 %, 1,44–1,54]), fibrilación/aleteo auricular (1,45 [1,40–1,50 ]), insuficiencia cardíaca (1,83 [1,76–1,91]) y arritmias ventriculares graves (2,08 [1,90–2,29]), en comparación con controles emparejados.

Las probabilidades de rehospitalización a los 5 años e infarto agudo de miocardio también fueron significativamente más altas para los pacientes con accidente cerebrovascular diagnosticados con complicaciones cardiovasculares de nueva aparición.

El síndrome de Takotsubo se asoció con probabilidades significativamente más altas de eventos cardiovasculares adversos mayores compuestos a 5 años (1,89 [1,29–2,77]). La fibrilación/aleteo auricular fue la única complicación cardíaca de nueva aparición asociada con probabilidades significativamente más altas de accidente cerebrovascular isquémico recurrente a los 5 años (1,10 [1,07-1,14]).

Conclusiones:

  • Las complicaciones cardiovasculares de nueva aparición diagnosticadas tras un ictus isquémico son muy frecuentes y se asocian a un pronóstico a 5 años significativamente peor en términos de eventos cardiovasculares adversos mayores.
     
  • Las personas con accidente cerebrovascular y complicaciones cardiovasculares recién diagnosticadas tenían una prevalencia >50 % de accidente cerebrovascular recurrente a los 5 años.

Comentarios

Las personas que sobreviven a un accidente cerebrovascular isquémico tienen muchas más probabilidades de desarrollar complicaciones cardíacas importantes durante el primer mes después del ictus y, como resultado, también tienen un mayor riesgo de muerte, ataque cardíaco u otro accidente cerebrovascular dentro de los cinco años, en comparación con las personas que no desarrollan problemas cardíacos poco después de un accidente cerebrovascular, según una nueva investigación publicada hoy en Stroke, la revista insignia revisada por pares de la American Stroke Association, una división de la American Heart Association.

El accidente cerebrovascular isquémico es el tipo más común de accidente cerebrovascular, representa el 87% de todos los accidentes cerebrovasculares, y ocurre cuando se bloquea el flujo de sangre al cerebro. Después de un accidente cerebrovascular, las personas a menudo tienen complicaciones cardiovasculares, conocidas como síndrome del corazón por accidente cerebrovascular.

Las complicaciones cardíacas incluyen síndrome coronario agudo, angina (dolor en el pecho), problemas del ritmo cardíaco como fibrilación auricular, arritmia y fibrilación ventricular; ataque al corazón; insuficiencia cardíaca o síndrome de Takotsubo (síndrome del corazón roto), un tipo de agrandamiento temporal inducido por el estrés de una parte del corazón que afecta su capacidad para bombear con eficacia. Estas condiciones aumentan el riesgo de discapacidad o muerte a corto plazo, pero se desconocen las consecuencias a largo plazo para las personas con síndrome de infarto cerebral.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022