Nueva declaración de la American Heart Association | 22 FEB 22

¿Realmente se necesita esa prueba?

Destacan la necesidad de reducir la atención cardíaca de "bajo valor"
Autor/a: Vinay Kini, Khadijah Breathett, Peter W. Groeneveld, P. Michael Ho, et al. Fuente: Circulation: Cardiovascular Quality and Outcomes. 2022;0:HCQ.0000000000000105 Strategies to Reduce Low-Value Cardiovascular Care: A Scientific Statement From the American Heart Association

Aspectos destacados

  • Casi el 50% de los pacientes en los EE. UU. recibirán al menos una prueba o procedimiento de bajo valor al año. Y, hasta el 30% del gasto en atención médica en los EE. UU. puede considerarse atención innecesaria o derrochadora y de bajo valor.
     
  • La atención médica de bajo valor es una prueba, un tratamiento o un procedimiento médico que no proporciona un "beneficio neto" al sopesar los beneficios para la salud (como el alivio de los síntomas) con el potencial de causar daño (riesgos generales, incluidas las posibles complicaciones); el costo de la prueba, tratamiento o procedimiento; y si los beneficios similares pueden estar disponibles en formas alternativas de atención.
     
  • Algunas pruebas y procedimientos cardiovasculares, incluido el uso de pruebas de estrés y la colocación de stents coronarios en algunos casos, se encuentran entre los procedimientos de bajo valor realizados con mayor frecuencia.
     
  • La declaración insta a reducir los procedimientos innecesarios para mejorar la calidad y la eficiencia de la atención médica y, al mismo tiempo, garantizar el acceso equitativo a la atención.


La atención médica de bajo valor es común y costosa para las personas y la sociedad, y representa hasta el 30% (hasta $101 mil millones anuales) del gasto en atención médica en los EE. UU. El alcance y el impacto actuales de la atención cardiovascular de bajo valor se revisan en un nueva declaración científica de la American Heart Association, publicada en la revista de la Asociación Circulation: Cardiovascular Quality and Outcomes.

La declaración propone soluciones para reducir la atención cardiovascular de bajo valor y áreas para futuras prioridades de investigación. Una Declaración Científica de la Asociación Estadounidense del Corazón es un análisis experto de la investigación actual y puede informar futuras pautas.

La atención médica de bajo valor es una prueba, un tratamiento o un procedimiento médico que no proporciona un "beneficio neto" al sopesar los beneficios para la salud (como el alivio de los síntomas) con el potencial de causar daño (riesgos generales, incluidas las posibles complicaciones); el costo de la prueba, procedimiento o tratamiento; y si los beneficios similares pueden estar disponibles en formas alternativas de atención.

Casi el 50% de los pacientes en los EE. UU. recibirán al menos una prueba o procedimiento de bajo valor por año.

Investigaciones anteriores y un informe de la Academia Nacional de Medicina estiman que aproximadamente $76-101 mil millones del gasto anual en atención médica en los EE. UU. pueden considerarse innecesarios o un desperdicio. La atención cardiovascular puede ser propensa a una alta frecuencia de pruebas y procedimientos de bajo valor.

“La enfermedad cardiovascular es común y puede presentarse repentinamente, como un ataque cardíaco o un ritmo cardíaco anormal”, dijo Vinay Kini, M.D., M.S.H.P., presidente del grupo de redacción de declaraciones y profesor asistente de medicina en Weill Cornell Medical College en Nueva York. “Nuestro deseo de estar atentos al tratamiento y la prevención de enfermedades cardiovasculares a veces puede conducir al uso de pruebas y procedimientos en los que los beneficios para los pacientes pueden ser inciertos. Esto puede imponer cargas a los pacientes, en forma de un mayor riesgo de daño físico por el procedimiento de bajo valor o posibles complicaciones, así como atención de seguimiento y costos financieros de bolsillo”.

Las pruebas de detección y diagnóstico siguen siendo valiosas e informativas para guiar el tratamiento de las personas con enfermedad cardiovascular establecida. Sin embargo, puede ocurrir un uso excesivo de algunas pruebas cardíacas, ya que están ampliamente disponibles, pueden ser económicamente beneficiosas para el centro de atención médica y, por lo general, son de bajo riesgo para los pacientes.

Los estudios han encontrado que hasta 1 de cada 5 ecocardiogramas y hasta la mitad de todas las pruebas de esfuerzo realizadas en los EE. UU. pueden calificarse como raramente apropiadas, según las pautas establecidas para su uso. Un ejemplo de prueba de esfuerzo inapropiada es cuando un paciente que ha tenido una cirugía de stent o bypass se hace una prueba de esfuerzo anual a pesar de sentirse bien y no tener ningún síntoma que justifique la prueba. Estas pruebas pueden conducir a pruebas más invasivas que también pueden tener mayores riesgos para los pacientes, además de mayores costos para el paciente y el sistema de atención médica, así como mayor estrés o ansiedad para los pacientes.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022