Efectos a largo plazo | 17 ENE 22

El ejercicio podría retrasar la evolución del Parkinson temprano

Un estudio encuentra que tan solo 4 horas de ejercicio moderado a la semana pueden marcar la diferencia
Autor/a: Kazuto Tsukita, Haruhi Sakamaki-Tsukita, Ryosuke Takahashi Fuente: Neurology DOI: https://doi.org/10.1212/WNL.0000000000013218  Long-term Effect of Regular Physical Activity and Exercise Habits in Patients With Early Parkinson Disease

Un nuevo estudio sugiere que las personas con enfermedad de Parkinson en etapa temprana que regularmente hacen de una a dos horas de ejercicio moderado dos veces por semana, como caminar o hacer jardinería, pueden tener menos problemas para equilibrarse, caminar y realizar actividades diarias más adelante.

La investigación se publica en la edición en línea de Neurology®, la revista médica de la Academia Estadounidense de Neurología. Los investigadores encontraron que aquellos que hicieron ejercicio regularmente durante cinco años obtuvieron mejores resultados en las pruebas cognitivas y tuvieron una progresión más lenta de la enfermedad en varios aspectos.

"Nuestros resultados son emocionantes, porque sugieren que quizás nunca sea demasiado tarde para que alguien con Parkinson comience un programa de ejercicios para mejorar el curso de su enfermedad", dijo el autor del estudio, Kazuto Tsukita, MD, de la Universidad de Kyoto en Japón y miembro de la Academia Americana de Neurología. "Eso se debe a que descubrimos que para retrasar la progresión de la enfermedad, era más importante para las personas con Parkinson mantener un programa de ejercicios que estar activos al comienzo de la enfermedad".

El estudio analizó a 237 personas con Parkinson en etapa temprana. Tenían una edad promedio de 63 años y los investigadores los siguieron hasta por seis años.

Los niveles de ejercicio de los participantes al comienzo del estudio se determinaron mediante un cuestionario que mide el tiempo y la intensidad durante la semana anterior de actividades de ocio, como caminar y andar en bicicleta; actividad doméstica, como la jardinería; y actividad ocupacional, como cuidar a los demás. Se utilizaron pruebas cognitivas comunes para medir las habilidades verbales y de memoria de las personas y cuánto tiempo les llevó completar las tareas mentales.

Los investigadores encontraron que el nivel de actividad física de las personas al comienzo del estudio no estaba asociado con la progresión de la enfermedad de Parkinson más adelante.

En cambio, encontraron que era más importante mantener la actividad física a lo largo del tiempo.

Las personas que hacían al menos cuatro horas a la semana de ejercicio de moderado a vigoroso, como caminar o bailar, tenían una disminución más lenta del equilibrio y la marcha cinco años más tarde, en comparación con las que no hacían tanto ejercicio.

Los investigadores utilizaron una prueba común para calificar los síntomas de Parkinson de cada persona en una escala de cero a cuatro, donde las puntuaciones más altas indican un deterioro más grave. Las personas que hicieron ejercicio por debajo del promedio de moderado a vigoroso, o menos de una a dos horas, una o dos veces por semana, aumentaron de un puntaje promedio de 1.4 a 3.7 durante seis años. Eso se compara con aquellos que obtuvieron niveles superiores al promedio de ejercicio moderado a vigoroso, quienes en promedio aumentaron su puntaje de 1.4 a 3.0 durante ese tiempo.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022