Mujeres más allá del cine | 17 ENE 22

El genio y la complejidad detrás de los besos

Marilyn Monroe como Hedy Lamarr son recordadas por su belleza. Mientras la primera tiraba besos a pedido, la segunda los vendió para recaudar fondos. Pero, tal vez por la época, su condición de “bombas” escondieron la inteligencia, la sensibilidad y la inestabilidad mental.
Autor/a: Celina Abud Fuente: IntraMed 

Dos mujeres del cine de antaño alcanzaron la fama, tal vez ayudadas por su belleza y sensualidad, pero ese atributo también las hizo prisioneras. No solo porque perdieron algunos papeles serios, sino también por pertenecer a una época en que sus motes de “bombas” velaron otros aspectos, como grandes inteligencias y sensibilidades, excelencia en la ingeniería y devoción por los libros. Pero también complejos y hartazgo por la falta de reconocimiento, acompañados de inestabilidad mental, abuso de medicamentos, depresión y aislamiento, hipersexualidad y cleptomanía. Todo sumado a múltiples matrimonios fallidos. 

Vidas con tantos picos pueden dejar a más de uno con la boca abierta. Sin embargo, se recuerda a Marilyn por sus labios fruncidos al tirar besos a pedido del público. Y cuando Hedy quiso utilizar sus conocimientos en ingeniería para ayudar durante la Segunda Guerra Mundial – de hecho sus ideas sirvieron de base para lo que hoy conocemos como wifi y bluetooth, nada menos– le sugirieron que fundase su participación en su físico y su éxito como actriz. Así ideó una campaña en que vendió sus besos a todo aquel que adquiriera 25.000 dólares o más en bonos, y en solo una noche recaudó 7 millones de dólares. Sin una oportunidad de mostrar su potencial, supo dejarnos sin aliento.

Vale la pena hacer un recorrido por la complejidad de estas dos mujeres que tenían mucho más para ofrecer que los besos más famosos del mundo, comprender sus finales, tanto de forma muy temprana como en el más completo de los aislamientos y hacerles justicia por todos aquellos que tomaron la parte por el todo.

El “hambre de llegar”, entre la pobreza y los privilegios

Hedy Lamarr nació bajo el nombre de Hedwig Eva Maria Kiesler en Viena, Austria, el 9 de noviembre de 1914, en el seno de una familia privilegiada. Hija de un banquero de Lemberg  y una pianista de Budapest de origen judío (aunque criada en el catolicismo) creció escuchando las interpretaciones de su madre y ella misma, desde pequeña, tocó este instrumento a la perfección. En el colegio la consideraban superdotada y más allá de comenzar la carrera de ingeniería, su sueño era el de llegar a ser actriz de cine, por lo que abandonó sus estudios y viajó a Berlín para formarse en las artes interpretativas.

Los orígenes de Marilyn Monroe, en cambio, fueron marcados por la pobreza y el abandono. Llegó al mundo el 1 de junio de 1926 en Los Ángeles, California, bajo el nombre de Norma Jean Baker (o Norma Jean Mortenson, apellido de su padrastro). Su madre, Gladys Baker, nunca le reveló la identidad de su padre y la dejó al cuidado de un matrimonio amigo hasta que cumplió siete años; cuando la llevó a vivir con ella. Pero un año después Gladys fue internada en un psiquiátrico con diagnóstico de esquizofrenia paranoide, algo que marcaría a Marilyn, quien creyó haber heredado la enfermedad al ser internada con frecuencia por episodios depresivos. Su infancia transcurrió entre orfanatos y familias que la recibieron. Incluso se dice que en una de estas casas sufrió abusos sexuales cuando apenas tenía ocho años.

Por necesidades económicas, a los dieciséis años abandonó sus estudios para trabajar en una fábrica de aviones, donde conoció a su primer marido, el mecánico James Dougherty (del cual se divorció cuatro años después). En 1946 la descubrió un fotógrafo de modas y, por sugerencia de su agente, cambió su color de pelo castaño al rubio platinado. Pero sus inquietudes y hambre de conocimiento la llevaron a tomar clases de arte dramático en el Actor's Lab de Hollywood y a asistir a cursos de literatura en la Universidad de Los Ángeles (UCLA).

Desnudos que fueron acontecimientos

La película que llevó al estrellato a Lamarr, quien más tarde fue conocida como “la mujer más bella de la historia del cine”, fue Éxtasis, filmada en 1932 en la entonces Checoslovaquia. Bajo la dirección de Gustav Machaty, fue el primer largometraje en mostrar el rostro de una actriz completamente desnuda durante un orgasmo. En su momento la proyección del film fue prohibida en las salas de cine tras su estreno y escándalo. Pero antes, Fritz Mandl, magnate de la empresa armamentística, quedó ecantado con la belleza de la joven al ver la cinta y le pidió la mano a los padres de Lamarr, quienes la obligaron a casarse por más que ella hubiera preferido seguir con su carrera artística. Su vigilancia fue una “cárcel de oro”: Mandl era tan celoso que sólo le permitía a Hedy desnudarse o bañarse si él estaba presente. Fue en ese entonces que ella volvió a retomar los estudios de ingeniería para llenar el vacío. Hasta que un día dijo basta: cuando su marido estaba de viaje, escapó por la ventana del baño de un restaurante solo con lo puesto, más unas joyas que pretendía vender para huir. Así consiguió llegar a Londres y abordar el transatlántico Normandie con destino a EE. UU., donde conoció al productor de películas Louis B. Mayer, quien le ofreció trabajo antes de llegar al puerto. Firmó sobre aguas su contrato con la Metro-Goldwyn-Mayer, con la única condición impuesta de cambiar su nombre para que dejara de ser asociada con la película Éxtasis. En homenaje a la actriz de cine mudo Bárbara La Marr, Hedwig Eva Maria Kiesler pasó a llamarse Hedy Lamarr.

Mientras que en 1949, momento en que Marilyn ejercía las profesiones de actriz y de modelo, el primer golpe que la llevó a hacerse más conocida fue una sesión de fotos muy asimilable a las imágenes de una “pin-up girl”. Las conocidas imágenes la muestran desnuda en tomas cenitales, sobre un cubrecamas de color rojo. Si bien originalmente algunas de las tomas aparecerían ese mismo año en un calendario, recién en 1953 una de ellas sería la portada del primer número de la revista Playboy, lo que constituyó un enorme acontecimiento mediático.

Intelecto

Lo que pocos sabían de Hedy Lamarr es que detrás de sus facciones sorprendentes, se escondía una inteligencia todavía más destacada.  En 1941, en plena Segunda Guerra Mundial, Hedy buscaba colaborar en la lucha contra los nazis. Contaba con información previa, debido a que su marido Mandl proveyó de armas a Hitler y a Mussolini antes de la segunda guerra. Pero básicamente lo que quería era aportar con sus conocimientos de ingeniería. Su oferta fue amablemente rechazada y terminó por vender besos y recaudar abultadas sumas de dinero para los aliados.

Pero lejos de quedar satisfecha con su aporte, descubrió que las señales que guiaban a los torpedos eran muy fáciles de interferir. Para lograrlo, convocó al compositor y pianista George Antheil -unido a los movimientos futuristas y dadaístas- que había sido abucheado en su obra “Ballet Mécanique”, estrenada en 1923 por no sonar de acuerdo a lo que se esperaba para la época. En ese entonces, el músico había logrado sincronizar 16 pianolas que formaban parte de su orquesta mecánica y esa precisión era lo que Hedy buscaba. Trabajaron juntos durante seis meses en un sistema que se llamó “técnica de transmisión en el espectro ensanchado”. La idea era difícil de llevar a la práctica en la década de 1940, pero a partir de 1960, con el avance de la electrónica, se empleó primero para la crisis de los misiles en Cuba y para algunos dispositivos en la guerra de Vietnam. Con el tiempo, se exploró el potencial de esta tecnología, que el ejército americano mantuvo en secreto hasta 1980 y de ella derivaron herramientas que hoy usamos a diario, como la wifi, la telefonía celular o el bluetooth. Sin embargo, la actriz no llegó a cobrar ni un centavo por la patente, que caducó sin haber sido utilizada y para colmo había firmado con su apellido de casada “Markey”.

Cuando por fin llegó el reconocimiento como inventora, para la actriz ya era demasiado tarde. Cuando le comentaron en 1997 que le adjudicaron el premio del Pioner Award, su amargura había crecido hasta tal punto que se quedó imperturbable y sólo comentó de manera escueta: “Ya era hora”. El premio lo fue a recibir su hijo, Anthony Loder. Ese fue el primero de muchos galardones que recibió hasta su muerte, a principios del año 2000. Y en Austria, su país de origen el día del inventor se celebra el 9 de noviembre en su honor.

Por su parte Marilyn, cuánto más se convertía en un “sex-symbol”, más intentaba demostrar que no era solo una cara bonita. Su complejo por haber abandonado los estudios la llevó a ambiciosas actividades. En 1955 acudió al prestigioso Actors Studio neoyorquino para tomar clases con Lee Strasberg, quien la indujo a que  estudiara el psicoanálisis para conocerse más a sí misma y explorar su potencial interpretativo. Pero el afán de Marilyn por obtener papeles más serios bajo la ayuda de Strasberg fue visto como una broma en determinados ambientes de Hollywood que se obstinaban en verla como una bomba y nada más.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022