Nombrar las propias sensaciones regula las respuestas | 22 FEB 19
Diferenciar las emociones (granularidad)
Se puede transformar la experiencia desagradable percibiendo distinciones entre las emociones negativas. Su mecanismo y utilidad terapéutica
8
13
Autor: Todd B. Kashdan, Lisa Feldman Barrett, and Patrick E. McKnight Fuente: Current Directions in Psychological Science 2015, Vol. 24(1) 10–16 DOI: 10.1177/0963721414550708 Unpacking Emotion Differentiation: Transforming Unpleasant Experience by Perceiving Distinctions in Negativity

Resumen

  • Ser capaz de percibir y distinguir cuidadosamente la rica complejidad de las experiencias emocionales es un componente clave de las intervenciones psicológicas. Revisamos la investigación en psicología clínica, social y de la salud que ofrece información sobre el valor adaptativo de poner los sentimientos en palabras con un alto grado de complejidad (es decir, diferenciación emocional o granularidad emocional).
     
  • De acuerdo con investigaciones recientes, al experimentar una angustia intensa, es menos probable que las personas que experimentan sus emociones con mayor granularidad recurran a estrategias de autorregulación desadaptadas, como el consumo excesivo de alcohol, la agresión y el comportamiento auto agresivo; mostrar menos reactividad neuronal al rechazo; y experimentar menos ansiedad severa y trastornos depresivos.
     
  • Estos hallazgos arrojan luz sobre cómo las emociones negativas y las experiencias estresantes pueden ser transformadas por la habilidad de diferenciación emocional de las personas.
     
  • Además de la investigación básica que sugiere que la diferenciación de las emociones es un proceso de desarrollo importante, la evidencia sugiere que las intervenciones diseñadas para mejorar la diferenciación de las emociones pueden reducir los problemas psicológicos y aumentar varias líneas de bienestar.

Los teóricos han propuesto que las personas con la habilidad de caracterizar verbalmente sus experiencias emocionales con granularidad y detalle tienen menos probabilidades de sentirse abrumadas en situaciones estresantes (Lane y Schwartz, 1987; Lindquist y Barrett, 2008). Esta secuencia de eventos, comenzando con el inicio de sentimientos intensos y angustiantes, se representa en la Figura 1.

La diferenciación de emociones como puerta de entrada a un mayor bienestar en una secuencia de eventos instigada por la presencia de emociones negativas intensas y la capacidad de etiquetar eficazmente las experiencias con etiquetas de palabras de emoción.
 

Puntos centrales

  1. Primero, el acto de usar etiquetas de palabras de emoción para diferenciar lo que se siente en un determinado momento transmite información sobre la situación y los posibles cursos de acción (Barrett, 2006b, 2012).
     
  2. En segundo lugar, las emociones etiquetadas a su vez se vuelven más fáciles de regular, y se vuelven irrelevantes o facilitan los esfuerzos personales de una persona (como en el caso de, por ejemplo, la ira que aumenta la posición dominante de alguien durante una negociación de confrontación; Tamir, 2009).
     
  3. En tercer lugar, con un manejo saludable de las emociones, una persona es más capaz de pers
  4. eguir el esfuerzo personal más allá de la alteración o el control de lo privado de los eventos mentales (Kashdan, Breen, y Julian, 2010).

Cuando una persona se esfuerza por manejar la angustia intensa, los objetivos de la vida, como tratar de ser un padre compasivo, estar en buena forma física o escribir un libro sobre zombies con un enfoque histórico, se convierten en secundarios a los esfuerzos de regulación emocional.

Posteriormente, aquellos que luchan con la diferenciación y la regulación de la emoción pueden ser propensos a tener respuestas poco sanas y desenfocadas para sentirse mejor que no están bien adaptados a la situación, como el consumo excesivo de alcohol o la agresión física.

Pensar seriamente acerca de la medición de un número de diferentes construcciones psicológicas describen la capacidad de representar con precisión los cambios afectivos como experiencias emocionales diferenciadas asociadas con la regulación emocional saludable.

Una distinción importante tiene que ver con cómo se miden las construcciones. Hay un rasgo de la diferencia de emoción por el cual se les pide a los encuestados que caractericen sus experiencias en términos globales y retrospectivos (los ítems de calificación como "Soy consciente de los diferentes matices o sutilezas de una emoción dada" en una escala de 7 puntos desde: No me describe muy bien, me describe muy bien; Kang y Shaver, 2004).

Estos tipos de respuesta retrospectiva requieren que las personas recuperen y agreguen respuestas de múltiples situaciones y tienden a reflejar las creencias de las personas sobre sí mismas en lugar de proporcionar una representación precisa de experiencias emocionales momentáneas (vea Robinson y Clore, 2002, para problemas con los autoinformes retrospectivos).

En nuestra opinión, debido a que la diferenciación de emociones es una habilidad, debe medirse de manera conductual. Esto requiere observar cómo las personas informan sus experiencias emocionales en cada momento.

Un enfoque de muestreo de experiencias permite a los científicos construir una medida de la diferenciación emocional basada en el rendimiento mediante mediciones intensivas repetidas a lo largo de un período longitudinal y observar los patrones en los informes subjetivos momentáneos de las personas (Lindquist y Barrett, 2008).

Las personas con un alto nivel de diferenciación (granularidad) informan experiencias emocionales más detalladas en diferentes ocasiones y usan diferentes adjetivos para representar distintos tipos de experiencias (por ejemplo, distinguiendo la presencia y la intensidad de la ira, el nerviosismo, la vergüenza, la culpa y el arrepentimiento).

Las personas con poca diferenciación utilizan el mismo conjunto de adjetivos para informar sus experiencias, pero las usan para representar solo unos pocos estados de sentimientos generales. Por ejemplo, pueden usar palabras como enojado, triste y con miedo para comunicar una experiencia desagradable y palabras como emocionado, feliz y tranquilo para describir una experiencia placentera.

En este artículo, enfocamos nuestra revisión en los hallazgos de estudios que han utilizado medidas de rendimiento para evaluar la diferenciación emocional como una habilidad.

No obstante, debemos dejar claro que el muestreo de experiencias no es la única estrategia de medición o la óptima; los investigadores han recopilado calificaciones de experiencias sentidas tras la exposición a imágenes de provocación emocional estandarizadas (Suvak et al., 2011) y situaciones sociales (Boden, Thompson, Dizén, Berenbaum, y Baker, 2013).

Un problema con todos estos enfoques es que para capturar verdaderamente el rendimiento de diferenciación de emoción espontánea de un individuo, los investigadores deben evaluar lo que se siente sin utilizar indicaciones con una lista cerrada de etiquetas de palabras de emoción.

Esta línea de investigación se beneficiaría de los enfoques de pensamiento en voz alta en la vida real y en situaciones simuladas, en las que los individuos verbalizan lo que sienten al participar en una situación (Davison, Navarre, & Vogel, 1995).

Evidencia de los beneficios de la diferenciación de emociones negativas

La diferenciación de emociones es beneficiosa y trasciende cualquier problema psicológico único, y sirve como una habilidad que facilita el bienestar psicológico y social.

El primer estudio que investigó este enlace mostró que cuando se les pedía a las personas que informaran sobre experiencias negativas intensas y sus esfuerzos de regulación como ocurrían en la vida diaria utilizando un método diario, aquellos que eran adeptos a distinguir emociones negativas informaron que utilizaban casi un 30% más de estrategias para reducir las emociones negativas y el aumento de las emociones positivas en el transcurso de 2 semanas en comparación con las personas con baja diferenciación emocional (Barrett, Gross, Christensen y Benvenuto, 2001).

Estos hallazgos demostraron por primera vez que un afecto negativo intenso, si se diferenciaba como experiencia emocional, podría ser funcional en su relación con estrategias saludables de regulación de la emoción y potencialmente incluso con la salud psicológica.

Este hallazgo contrasta con una gran cantidad de trabajo que muestra que el afecto negativo intenso es inherentemente problemático. La diferencia importante es la especificidad con la que se experimentan los sentimientos.

El afecto (agradable o desagradable), en sí mismo, no tiene objeto ni dirección.

Cuando el afecto se conceptualiza y se etiqueta con el conocimiento emocional, se asocia con un objeto en una situación específica, brindándole al experimentador información sobre la mejor manera de actuar en ese contexto específico.

Así, la diferenciación emocional mejora las habilidades de regulación emocional. La experiencia y el etiquetado del afecto negativo son más importantes que la intensidad del efecto negativo para la funcionalidad subsiguiente.

Durante la última década, ha habido muchos ejemplos de estudios que relacionan la diferenciación emocional con diferentes índices de funcionamiento psicológico saludable.

  • Las personas que experimentan emociones negativas más diferenciadas tienen menos probabilidades de beber en exceso cuando están estresadas inmediatamente antes de un próximo episodio de consumo de alcohol, ya que consumen aproximadamente un 40% menos de alcohol que las personas con una diferenciación emocional menor.
     
  • Las personas que son mejores para diferenciar sus sentimientos negativos también son entre un 20% y un 50% menos propensas a tomar represalias agresivas (es decir, agredir verbal o físicamente) contra alguien que las ha lastimado.

Las personas que eran adeptas a describir y diferenciar sus sentimientos también mostraron menos actividad en la ínsula y la corteza cingulada anterior cuando fueron rechazados por un extraño durante un juego de lanzamiento de pelota simulado por computadora. Estas regiones cerebrales son parte de la red de "atención" que representa y regula las señales interoceptivas y homeostáticas durante una amplia variedad de fenómenos psicológicos, que incluyen (entre otros) la emoción, el afecto y el dolor.

Si bien puede haber muchas maneras de interpretar estos hallazgos cerebrales, son consistentes con la opinión de que la diferenciación de las emociones está asociada con la actividad de regulación negativa en las regiones del cerebro que forman parte de los sustratos neurales para el sentimiento negativo. En cierto sentido, las personas con mayores habilidades de diferenciación de emociones parecen mostrar una mayor ecuanimidad cuando se enfrentan con el dolor del rechazo.

La diferenciación de emociones también es útil para distinguir cómo las personas diagnosticadas con trastornos mentales entienden, responden y se relacionan con sus emociones. Los hallazgos de dos estudios apoyan esta premisa.

Primero, las personas a las que se les diagnosticó un trastorno depresivo mayor no solo experimentaron una angustia más intensa en su vida diaria, sino que, como consecuencia de esto, también mostraron un menor nivel de diferenciación de emociones negativas que los adultos sanos.

En segundo lugar, las personas diagnosticadas con trastorno de ansiedad social podrían distinguirse de los adultos sanos por su tendencia a describir y etiquetar sus emociones negativas de una manera menos específica e indiferenciada durante el curso de las interacciones sociales y los estímulos aleatorios en la vida cotidiana.

Otros estudios han demostrado que la baja diferenciación de las emociones es relevante para los trastornos del espectro autista (que podrían estar relacionados con la incapacidad de entender y usar las palabras de la emoción, los trastornos de la alimentación y el trastorno límite de la personalidad.

Estos estudios, en conjunto, ofrecen nuevos conocimientos sobre la fenomenología de los trastornos psicológicos y el papel potencial que desempeña la diferenciación emocional en la desregulación emocional.

Intervenciones dirigidas a la diferenciación de emociones
 
Hay evidencia preliminar de la eficacia de las intervenciones que capacitan a los individuos para ampliar su vocabulario de emociones y enseñarles a implementar este vocabulario de una manera flexible y contextualizada.
 
Las personas temerosas de las arañas entrenadas para diferenciar sus emociones cuando observan a una araña (por ejemplo, "Frente a mí hay una araña fea y es asquerosa, estresante e intrigante”) experimentaron menos ansiedad y mostraron una mayor disposición para acercarse a las arañas (es decir, reducción de la evitación conductual) en comparación con las personas que recibieron otras estrategias, como la reevaluación cognitiva ("Sentarse frente a mí es una pequeña araña y es segura") o distracción (por ejemplo, "Decidir cuál es el mejor momento para usar hilo dental y hacer de esto un hábito”.
 
Además, en una evaluación de seguimiento una semana más tarde, los individuos temerosos de las arañas entrenados para diferenciar sus emociones experimentaron una menor excitación simpática cuando se enfrentaron a las arañas en comparación con los individuos en las condiciones de reevaluación cognitiva y de exposición solamente.
 
El entrenamiento en la diferenciación emocional también mejora la capacidad de una persona para resistir los efectos de sesgo de la emoción en los juicios. Las personas entrenadas para ser más detalladas al describir sus sentimientos produjeron juicios morales que fueron menos influenciados por sentimientos incidentales e intensos de disgusto.Estos hallazgos sugieren que la diferenciación emocional puede tener su mayor impacto durante situaciones emocionalmente reactivas, cuando la necesidad de regulación es mayor.
 
Quizás lo más impresionante es la evidencia de que enseñar a los niños en edad escolar a ampliar su conocimiento y uso de las palabras de emoción (20–30 minutos por semana) mejora su comportamiento social y el rendimiento académico en la escuela. La breve intervención también afectó a los maestros: las aulas que emplean este modelo educativo estaban mejor organizadas y fueron calificadas por observadores ciegos por tener un mejor apoyo educativo para los estudiantes.
 
Los mecanismos de diferenciación emocional

Hasta ahora, sabemos que la diferenciación de las emociones está vinculada a una mejor regulación de la emoción y una variedad de mejores resultados, y que un uso más específico de las palabras de la emoción desempeña un papel en la mejora de la diferenciación de las emociones como una habilidad.
 
La siguiente etapa de la investigación es explorar los mecanismos por los cuales surgen las emociones, el papel que desempeñan las palabras de la emoción, los mecanismos que subyacen a los efectos beneficiosos de la diferenciación mejorada y los límites de la diferenciación de las emociones.
Proponemos que la diferenciación emocional depende del desarrollo de los conceptos emocionales
Más específicamente, proponemos que las palabras de vocabulario de emoción estén vinculadas a los conceptos de emoción que las personas utilizan para conceptualizar sus experiencias afectivas y transformarlas en más refinadas experiencias emocionales granulares .
 
  • Proponemos que la experiencia momentánea se crea cuando las personas clasifican las sensaciones entrantes del mundo y del cuerpo. Este proceso de categorización crea una conceptualización de las sensaciones que se vincula con el contexto o la situación específica, proporcionando predicciones específicas para la acción contextualizada (y supuestamente el afrontamiento adaptativo).
     
  • Debido a que el conocimiento conceptual está incorporado, también puede servir para modificar las sensaciones internas del cuerpo y reducir el aecto negativo intenso, lo que efectivamente resulta en una mejor regulación de la emoción.
     
  • Cuando una persona solo tiene un conocimiento rudimentario de las emociones (porque su vocabulario de emociones está restringido y subdesarrollado) o no tiene la capacidad de memoria operativa para desplegar su conocimiento de la categoría, las entradas sensoriales serán conceptualizadas de manera relativamente indiferenciada, privando a esa persona del conocimiento contextualizado que se requiere para lidiar con la situación en cuestión.
     
  • Cuando una persona ha desarrollado un conocimiento de la emoción y se le ha enseñado a usar lo que sabe, entonces las entradas sensoriales se conceptualizarán de manera relativamente específica para cada situación, y esa persona tendrá el conocimiento contextualizado que se requiere para tratar efectivamente el problema. situación a la mano.
 
 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí

 
Contenidos relacionados
Los editores le recomiendan continuar con las siguientes lecturas: