Somos menos curiosos y abiertos de lo que suponemos | 08 MAR 19

Usamos menos información de la que creemos para decidir

Las personas no aprecian la inmediatez del juicio, sino que suponen que considerarán más información antes de formar conclusiones
6
Autor: Nadav Klein and Ed O’Brien Fuente: PNAS published ahead of print December 10, 2018 https://doi.org/10.1073/pnas.1805327115  People use less information than they think to make up their minds
INDICE:  1. Página 1 | 2. Referencias bibliográficas
Página 1
Significado

Las personas clasifican fácilmente las cosas como buenas o malas, una adaptación bienvenida que permite la acción y reduce la sobrecarga de información. La presente investigación revela una consecuencia imprevista: las personas no aprecian plenamente esta inmediatez del juicio, sino que suponen que ellos y otros considerarán más información antes de formar conclusiones de lo que ellos y otros realmente lo hacen.
 
Esta discrepancia en el uso de información percibida versus real revela un sesgo psicológico general que tiene una relevancia particular en la era de la información actual. Presumiblemente, uno espera que el fácil acceso a abundante información fomente opiniones y perspectivas uniformemente más informadas. La presente investigación sugiere que el mero acceso no es suficiente: incluso después de pagar los costos para adquirir y compartir cada vez más información, la gente se queda corta y no la incorpora a sus juicios.

Resumen

Las personas emplean mucha menos información de la esperada antes de considerar a las cosas como buenas o malas
Un mundo donde la información es abundante promete oportunidades sin precedentes para el intercambio de datos. Siete estudios sugieren que estas oportunidades funcionan mejor en teoría que en la práctica: la gente no anticipa qué tan rápido cambian las mentes, creyendo que ellos y otros evaluarán más evidencia antes de tomar una decisión de lo que ellos y otros realmente hacen.
 
Desde la evaluación de pares, las perspectivas de matrimonio y los candidatos políticos hasta la evaluación de nuevos alimentos, bienes y servicios, las personas consumen mucha menos información de la esperada antes de considerar las cosas buenas o malas.
 
En consecuencia, las personas adquieren y comparten demasiada información en contextos de formación de impresiones: las personas sobrevalúan las pruebas a largo plazo, pagan de más las ayudas a la decisión y trabajan en exceso para impresionar a otros, descuidando la velocidad a la que se formarán las conclusiones.
 
En la era de la información de hoy, las personas pueden creer intuitivamente que intercambiar cada vez más información fomentará opiniones y perspectivas mejor informadas, pero gran parte de esta información puede perderse en mentes evolucionadas hace mucho tiempo.
 

Sistemas de pensamiento rápido (1) y lento (2) Daniel Kahneman

  1. Sistema 1 o implícito. Esta vía de pensamiento es rápida, automática, frecuente, emocional, estereotipada y subconsciente.
     
  2. Sistema 2 o explícito. Es lento, perezoso, poco frecuente, lógico, calculador y va acompañado por la consciencia de estar solucionando un problema.

Estos dos sistemas de naturaleza antagónica se encuentran en el día a día de todas las decisiones de nuestra vida.

Ganar y proporcionar acceso a la información no es tan valioso como la gente piensa

Se realizaron 7 protocolos experimentales controlados para poner a prueba cómo las personas toman decisiones y formulan juicios. Los estudios 1 a 4 documentan la discrepancia a través de muchos juicios, desde la velocidad (imprevista) en que las personas forman preferencias hasta la velocidad (imprevista) en que las personas juzgan a otros. Los estudios 5 a 7 resaltan sus consecuencias problemáticas: ganar y proporcionar acceso a la información no es tan valioso como la gente piensa.


Las opiniones vienen fácil

"Las preferencias no necesitan inferencias"
Con casi ninguna información a su disposición, las personas, sin embargo, forman impresiones duraderas acerca de extraños, se sienten conectadas o desconectadas con nuevos doctores, maestros y vendedores, y les gusta o no les gusta su consumo de bienes y experiencias. Las "preferencias", como se dijo, "no necesitan inferencias".
 
Las personas rara vez permanecen neutrales, incluso cuando se enfrentan a situaciones completamente nuevas, debido a un conjunto de respuestas afectivas del sistema 1 diseñadas para proporcionar una respuesta rápida en línea sobre el entorno actual.

Esta inmediatez de juicio permite la acción y simplifica la abrumadora cantidad de información que las personas tendrían que procesar en cada paso. Sin embargo, esta inmediatez también puede generar una importante desventaja: la gente puede no anticipar la velocidad a la que se formarán las opiniones. De hecho, las personas generalmente no son conscientes de sus propios procesos mentales y tienden a ver la mente como un árbitro del sistema racional 2.
 
Como resultado, las personas pueden creer que ellos y otros evaluarían pacientemente más evidencia antes de formar conclusiones de lo que ellos y otros realmente lo hacen, insensibles al hecho de que una vez que las personas comienzan a experimentar evidencia en tiempo real, al mismo tiempo reaccionarán, tomando una postura desde la primera pieza.
 
Entender mal lo rápido que cambian las mentes es especialmente costoso en la era de la información de hoy, con más acceso a más información que nunca. Con tal cantidad de información disponible, las personas podrían verse obligadas a asumir que es más útil obtener y compartir más información de manera uniforme, trabajando en vano para cambiar las mentes que se inventarán durante mucho tiempo.

Imagen relacionada
Experimentadores y predictores
Ganar y proporcionar acceso a la información no es tan valioso como la gente piensa
Siete estudios prueban esta hipótesis, incluidos más de 2,000 participantes de estudios de diversos orígenes. En un estudio típico, comparamos las estimaciones de los "experimentadores" que experimentan un estímulo pieza por pieza y se detienen cuando se han decidido al respecto, con los de los "predictores" que primero experimentan una muestra del estímulo (por lo tanto, saben exactamente qué imaginar) y luego predicen cuántas piezas necesitarían ver antes de decidirse al respecto.
 
Este enfoque se adapta a partir de la investigación sobre cómo las personas juzgan los puntos de inflexión del cambio, en el que los participantes evalúan las líneas de información pieza por pieza y se les pide que paren cada vez que sientan que han visto lo suficiente como para diagnosticar un patrón.La investigación actual explora la pieza crítica de los puntos de inflexión predichos frente a los reales.
 
Críticamente, enfatizamos que casi todos los estudios siguen un paradigma de "preexperiencia", de modo que todos los participantes, incluidos los predictores, experimentan el estímulo por primera vez una vez que están completos antes de calificarlo (más allá de solo leer una descripción). Por lo tanto, los pronosticadores están completamente informados acerca de "qué" imaginar, con cualquier predicción errónea posterior que refleje "cuánto" pensaron que necesitarían experimentar antes de decidirse.
 
Los estudios 1 a 4 documentan esta discrepancia a través de muchos juicios, desde la velocidad (imprevista) en que las personas forman preferencias hasta la velocidad (imprevista) en que las personas juzgan a otros. Los estudios 5 a 7 resaltan sus consecuencias problemáticas: ganar y proporcionar acceso a la información no es tan valioso como la gente piensa.
 
Fig. 1.
Necesidad pronosticada versus real de muestrear información día a día, dentro de los sujetos (estudio 5). Las barras de error representan SE. El día 1 no incluyó los juicios predichos para permitir a los participantes preexperimentar el servicio de video antes de hacer predicciones (para mayor facilidad visual, la línea de puntos conecta las experiencias del día 1 con las predicciones del día 2).

Discusión

Las mentes actúan antes de lo que la gente piensa. Lejos de sopesar cuidadosamente toda la evidencia posible, las cosas buenas nos parecen buenas y las cosas malas nos golpean mucho más rápido de lo que esperamos sacar estas conclusiones.

Esta falta de información sobre la velocidad a la que cambian las mentes pone de relieve una dificultad para distinguir los contextos en los que más información o experiencia informará el juicio de los contextos en los que no lo hará.

Las mentes son menos curiosas y menos abiertas a la información de lo que suponemos

De hecho, a lo largo de nuestros estudios, tratamos de calibrar las expectativas de la mejor manera posible siguiendo un paradigma de pre-experiencia, otorgando a los predictores un conocimiento completo de la experiencia que los experimentadores experimentaron de primera mano.

Esta característica crítica descarta la posibilidad de que la predicción errónea simplemente refleje una percepción errónea acerca de lo que uno experimentará y, en cambio, revela una percepción errónea acerca de cuánto se necesita experimentar para crear una impresión.

En la vida cotidiana, las personas a menudo no pueden preexperimentar un estímulo antes de tomar decisiones al respecto, como determinar qué productos comprar o qué ciudades visitar, lo que sugiere que la predicción errónea puede estar aún más mal calibrada de lo que observamos.

Esta discrepancia sugiere errores de dos tipos.

  1. Desde la perspectiva del predictor, esta discrepancia sugiere errores en la cantidad de tiempo, dinero o preocupación que las personas puedan invertir en el muestreo de productos siempre novedosos o en la construcción de una reputación inicial.
     
  2. Desde la perspectiva del experimentador, esta discrepancia sugiere que las personas pueden subutilizar la información a pesar de que está disponible y, de hecho, quizás sea útil para el aprendizaje a largo plazo y el intercambio de información.

En una era de disponibilidad de información sin precedentes al alcance de nuestra mano, los buscadores de información (como cuando iniciamos sesión en línea para investigar un tema nuevo o para participar en un debate) pueden buscar solo una porción de lo que está disponible antes de formarse una opinión de todos modos, mientras que los proveedores de información pueden suponer que los buscadores han aprovechado al máximo y escuchado en voz alta y clara.

La promesa de la era de la información de hoy puede necesitar ser administrada cuidadosamente, requiriendo más que simplemente otorgar acceso a la información.

Otra investigación sugiere que el acceso a la información socava la memoria, por lo que las personas dejan de codificar información nueva cuando saben que pueden recuperarla en otro lugar [por ejemplo, repositorios en línea.

Nuestra investigación sugiere en términos más generales que las mentes son menos curiosas y menos abiertas a la información de lo que suponemos que serán, lo que genera malos entendidos costosos para el intercambio de información en tiempo real.

Estos hallazgos plantean tres direcciones fructíferas para la investigación.

Primero, los estudios futuros deben manipular la varianza. Dimos cuenta de la variación en nuestros estudios pero, en la vida cotidiana, los predictores pueden asumir un rango de evidencia más amplio que el que los experimentadores enfrentan de primera mano. Esto podría atenuar el efecto, pero también podría ser más una característica que un error (por ejemplo, incluso cuando la posible variación futura es a sabiendas alta, sospechamos que la gente estará menos obligada a consumirla cuando se le dé la oportunidad).

Nuestra discrepancia sugiere un error de evaluar muy poca información al juzgar entidades complejas que requieren mucha evidencia para juzgar con precisión.

En última instancia, la cantidad de evidencia que las personas recopilan intuitivamente debe depender de la suposición de que la acción racional en un contexto actual es buscar más información en lugar de menos, pero nuestros hallazgos revelan que las personas pueden no estar bien calibradas para distinguirlas.

Segundo, los estudios futuros deberían manipular la inversión. Cuando las apuestas son extremadamente altas, como la evaluación de evidencias poco sistemáticas para sentenciar un crimen o para invertir en la jubilación, los experimentadores probablemente recopilarán más información de la que recolectan en apuestas bajas.

De interés crítico es la medida en que los pronosticadores ajustan sus expectativas cuando son plenamente conscientes de lo que está en juego, quizás obteniendo incluso más información de la que sería más útil.

Las opiniones vienen fácil, pero comprender con qué facilidad lo hacen es mucho más difícil.

Tercero, los estudios futuros deben evaluar cómo calibrar las creencias. Tal vez aprender sobre el sistema 1 puede alentar a las personas a considerar posibles discrepancias cuando se les encomiende la tarea de establecer umbrales probatorios con anticipación, como suele hacer la gente, desde personas laicas que deben elegir la duración de las pruebas de productos y administrar el tiempo dedicado a las minucias del currículum vitae a los responsables políticos que debe establecer puntos de referencia para las recompensas y los castigos antes de que los constituyentes reaccionen de manera aislada.

Sin embargo, los esfuerzos anteriores para convencer a las personas de que los efectos psicológicos generales se aplican a las propias circunstancias producen resultados mixtos. Una ruta prometedora podría ser mapear los procesos de pensamiento consciente en cada etapa del juicio: al predecir umbrales, las personas pueden considerar promedios ("¿cuántos comportamientos son lo suficientemente malos?").

Por supuesto, acelerar las predicciones de las personas a veces puede dejarlas sin ser más sabias. Algunas tareas se benefician de más información y más tiempo para juzgar, y en estos casos, una tendencia a tomar una decisión demasiado pronto puede ser especialmente costosa.

El problema que se revela aquí es que las personas generalmente pueden sobreestimar la cantidad de evidencia que evaluarán pacientemente antes de decidirse, pagando los costos para adquirir información que no se usará (independientemente de si esa información adicional sería o no informativa).

Por lo tanto, nuestros hallazgos pueden explicar muchas fallas en la autoevaluación, desde por qué las personas no anticipan los efectos de anclaje hasta porque las personas subestiman el poder de los incumplimientos y las emociones en juicios futuros.

Muchos sesgos cognitivos pueden deberse a un malentendido más amplio acerca de qué tan rápido cambian las mentes, y las personas asumen que pueden y usarán más información cuando toman decisiones de lo que realmente terminan usando. Las opiniones vienen fácil, pero comprender con qué facilidad lo hacen es mucho más difícil.


Información accesoria

  • Los datos problemáticos que eventualmente requerirán un cambio de visión científica a menudo existen a la vista durante décadas o incluso siglos antes de que ocurra el cambio de visión. El problema no es que no se hayan hecho las observaciones críticas. El problema es que la comunidad no sabe dónde ubicarlas en sus modelos mentales, por lo que o bien los ignora o los tergiversa como algo diferente de lo que realmente son.
     
  • Los conceptos erróneos confortan y simplifican, después de todo, el interior de los prejuicios de uno es un lugar fácil para vivir, pero al final no son muy útiles.
     
  • Las personas anhelan la sombra epistémica proporcionada por una microcomunidad con un paradigma identificable: un sistema reconfortante de suposiciones, textos sagrados y compañeros de adoración

 

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí

 
Contenidos relacionados
Los editores le recomiendan continuar con las siguientes lecturas: