Obsesión monomaníaca por la "alimentación saludable" | 07 DIC 18
Ortorexia nerviosa: preocupa su incremento
Las preocupaciones por la “alimentación saludable” a veces pueden exagerarse, lo que lleva a una nutrición desordenada y una salud deteriorada
Autor: María-Laura Parra-Fernández, Teresa Rodríguez-Cano, María-Dolores Onieva-Zafra Fuente: BMC Psychiatry201818:364 https://doi.org/10.1186/s12888-018-1943-0 Prevalence of orthorexia nervosa in university students and its relationship with psychopathological aspects of eating behaviour disorders

Antecedentes

El término "trastornos de la alimentación" (TA) abarca una variedad de trastornos caracterizados por conductas alimentarias anormales asociadas con dificultades emocionales.

Los TA descritos en la quinta edición del manual de diagnóstico y estadístico de trastornos mentales (DSM-5) pueden no ser totalmente aplicables a poblaciones específicas debido a la gran variabilidad en la frecuencia, el período de tiempo y las características de cada uno. Individual, limitando la aplicación de criterios diagnósticos disponibles.

La ortorexia nerviosa (ON) se describe como una obsesión por los alimentos saludables. Este término fue utilizado por primera vez por Bratman en 1997.

Las personas que padecen esta fijación de alimentos se someten a una monomanía para obtener alimentos saludables sin aditivos artificiales y están más preocupados por la calidad de los alimentos que por la cantidad. Esta preocupación extrema por los alimentos puede llevar a un trastorno con diferentes niveles de severidad.

Estos pacientes tienen importantes restricciones dietéticas, que están relacionadas con trastornos médicos que son potencialmente mortales asociados con la desnutrición, la inestabilidad afectiva y el aislamiento social.

Genera inquietudes clínicas cuando la celosa preocupación del paciente por evitar impurezas, alimentos procesados, aditivos y contaminantes imaginarios produce deficiencias de micronutrientes y macronutrientes, desnutrición, la pérdida involuntaria de peso a veces y el deterioro social en general.

Aunque se han propuesto criterios de diagnóstico, el trastorno no está actualmente reconocido en el DSM-5 o en la Clasificación Internacional de Enfermedades. Investigando la prevalencia de ON entre los jóvenes, los investigadores examinaron a 454 estudiantes universitarios españoles (295 mujeres; edad media, 20; índice de masa corporal promedio [IMC], 22) con un cuestionario validado utilizado internacionalmente.

Alrededor del 17% de los estudiantes estaban en riesgo de ON. Aunque no se observaron diferencias entre los grupos de riesgo y los de otros grupos con respecto a la edad, el sexo o el IMC, el riesgo se correlacionó con varios puntajes de detección de trastornos alimentarios (deseo de adelgazar, bulimia, insatisfacción corporal, perfeccionismo, conciencia interoceptiva, ascetismo, impulso). controlar).

La ON puede distinguirse conceptual y clínicamente de otros trastornos de la alimentación, aunque estos hallazgos, en consonancia con otros, sugieren una posible superposición, en particular con el nuevo diagnóstico DSM-5 de trastorno evitativo de la ingesta de alimentos.

Las estimaciones de la prevalencia de la población oscilan entre el 1% en la población general de EE. UU. Y porcentajes mucho más altos, especialmente entre los estudiantes universitarios de todo el mundo. En contraste con estos hallazgos, otros estudios han informado la preponderancia femenina de ON.

Las tasas de coexistencia real de ON con anorexia nerviosa, bulimia nerviosa y trastorno obsesivo-compulsivo aún no se han determinado.

Además de estar solo, ON en algunos casos puede preceder u ocurrir durante las fases de recuperación de estos trastornos. Los médicos deben estar atentos a la posibilidad de que las alianzas excesivamente celosas a los patrones de alimentación superficialmente "saludables" a veces tienen consecuencias no deseadas no intencionales.


Conclusiones

Afirman los autores: Nuestros resultados resaltan el largo camino por recorrer para la comunidad científica, a fin de reconocer que la ON se puede incluir como otro diagnóstico dentro de los trastornos alimentarios.

Se necesitan estudios adicionales para describir el comportamiento de las personas con ortorexia (es decir, su etiología, diagnóstico, tratamiento y la prevención de la misma).

Por otro lado, los estudios sobre estos temas brindan al profesional de la salud la información necesaria para poder identificar a las personas con comportamiento ortoréxico y, por lo tanto, proporcionar el tratamiento adecuado para derivar al paciente hacia el recurso más apropiado.

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí