¿Qué podemos hacer? | 30 NOV 18
El estado de confianza de las vacunas
Los críticos de las vacunas comparten historias emocionales y testimonios personales utilizando YouTube y Facebook como plataformas
Autor: Heidi J Larson Fuente: The Lancet Published:November 24, 2018DOI:https://doi.org/10.1016/S0140-6736(18)32608-4 The state of vaccine confidence
INDICE:  1. Página 1 | 2. Referencias bibliográficas
Página 1

El 17 de octubre de 2018, la OMS notificó 52.958 casos de sarampión en la región europea desde principios de 2018, lo que equivale a más del doble de los 23 757 casos notificados para África en el mismo período.1

Los EE. UU. Informaron sobre 80.000 muertes por influenza y un récord de más de 950.000 ingresos hospitalarios relacionados con la influenza durante el invierno de 2017–18.2.

En general, la cobertura de vacunación contra la influenza de temporada en los EE. UU. en adultos fue solo de 37,1%, 6,2% más baja que en la temporada 2016-17.

En Europa, 29 464 de los casos de sarampión fueron en Ucrania4 donde una combinación de ansiedades por la seguridad de la vacuna, la desconfianza histórica en el gobierno y un sistema de salud que necesita reformas5 convergieron para crear un terreno fértil para el brote.

También en Inglaterra, a fines de octubre de 2018, hubo 913 casos de sarampión6 en gran parte entre los adolescentes y adultos jóvenes que se perdieron la vacunación contra el sarampión, las paperas y la rubéola de su infancia debido a la ansiedad de los padres hace más de una década.

El brote europeo de sarampión en 2018 no debería ser una sorpresa. En 2016, un estudio global sobre la confianza de las vacunas encontró que el escepticismo ante las vacunas era el más alto en Europa.

En el primer semestre de 2018, se notificaron más de 37 muertes relacionadas con el sarampión en países de toda Europa, con el mayor número de muertes en Serbia.8

Las ansiedades por las vacunas no son nuevas, pero la propagación viral de las preocupaciones, reforzada por un atolladero de información errónea en línea, está cada vez más conectada y es global

Los determinantes complejos de la vacunación, como las creencias, políticas, historias, confianza, relaciones y emociones de salud alternativas, contribuyen al estancamiento general de la adopción de vacunas en la niñez y en los adultos a nivel mundial. Las ansiedades por las vacunas no son nuevas, pero la propagación viral de las preocupaciones, reforzada por un atolladero de información errónea en línea, está cada vez más conectada y es global.

Aunque los Estados Unidos informaron solo 143 casos de sarampión a principios de octubre, 2018,9 hay un número creciente de redes contra vacunas y rechazos de vacunas y un número creciente de exenciones de vacunas no médicas10.

En 2015, después de un brote en California, el sarampión se propagó por varios estados de EE. UU., causando 188 casos en gran parte entre los que no estaban vacunados.9 Este brote se convirtió en un punto de inflexión para los padres a favor de la vacuna que organizaron un movimiento para anular la exención de creencias personales en California. El atractivo emocional de un niño llamado Rhett con leucemia, dependiente de otros para vacunarse, prestó una poderosa voz al movimiento y la Asamblea Estatal aprobó el proyecto de ley del Senado.

Los críticos de la vacuna comparten historias emocionales y testimonios personales utilizando YouTube y Facebook como plataformas. En este caso, la historia de Rhett fue una forma poderosa de cambiar las mentes para apoyar la vacunación.

En Italia, los docentes preocupados se movilizaron de manera similar para instar al gobierno a mantener intacta la vacunación obligatoria porque no querían que los niños no vacunados estuvieran en el aula. Iniciativas como estas deben ser defendidas como ejemplos para motivar a otros.

¿Qué más se puede hacer?

La comunidad internacional de salud pública y los programas nacionales de inmunización han reconocido cada vez más la gravedad de la creciente vacilación ante las vacunas.

En noviembre de 2011, el Grupo de Expertos de Asesoría Estratégica de la OMS (SAGE) en Inmunización expresó su preocupación por la creciente renuencia a las vacunas y el Grupo de Trabajo sobre Vacunas Vacunas se creó en marzo de 2012.12

En febrero de 2013, el Comité Asesor Nacional de Vacunas de los EE. UU. Estableció el Grupo de Trabajo de Confianza en Vacunas.13

Estos grupos han producido análisis sobre los impulsores de la vacilación de la vacuna y las estrategias para cambiar la marea de la renuencia. En Europa, la Comisión Europea está apoyando una acción conjunta que involucra a 23 países para fortalecer los esfuerzos de vacunación, con un enfoque clave en la vacilación de la vacuna, 14 y el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades produjo un Catálogo de Intervenciones para el Tratamiento de Vacunas Vacunas, 15 entre otros informes investigando el tema.

Estas iniciativas han cambiado el panorama de las políticas y han creado una apertura para los cambios políticos y programáticos. Pero las inversiones y otras acciones son necesarias para llevar los análisis a la acción.

El poder de escuchar y dialogar nunca debe ser subestimado

Primero: se necesita inversión a nivel local para monitorear los sentimientos públicos y financiar los recursos para responder. Aunque existen algunas preocupaciones y ansiedades comunes con respecto a las vacunas a nivel mundial, los problemas locales específicos serán diferentes. Se necesitan recursos para que los programas de inmunización emprendan investigaciones locales para comprender mejor los problemas específicos e identificar a los influyentes clave y los problemas emergentes antes de que se conviertan en crisis.

Segundo: se necesita inversión para realizar pruebas piloto e implementar estrategias para descubrir qué funciona mejor. Hay una gran cantidad de nuevas investigaciones y soluciones propuestas para abordar la vacilación de la vacuna y generar confianza. Muchas de estas intervenciones sugeridas, tales como entrevistas motivacionales, usos innovadores de las redes sociales, mapeo y redes de confianza atractivas, deben probarse en diferentes contextos para comprender qué funciona y luego adaptarse para ser escaladas.

Tercero: el diálogo, incluso a través de las redes sociales, es importante. Los funcionarios de salud pública a menudo se alejan de las redes sociales, pero ellos y otras partes interesadas relevantes deben ir donde están ocurriendo las discusiones y donde se está aprovechando la influencia. El compromiso con las redes sociales puede ayudar.

Cuarto: se deben crear más oportunidades, por ejemplo, en clínicas y escuelas, para que los padres y otras partes interesadas discutan sus preguntas e inquietudes. El poder de escuchar y dialogar nunca debe ser subestimado. Tener a alguien disponible para responder preguntas en las salas de espera de la clínica o en entornos comunitarios puede ayudar a mitigar la ansiedad y permitir que los padres indecisos sientan que sus preocupaciones están siendo escuchadas.

Finalmente, se necesita más apoyo para los que están en la primera línea de las preguntas. Si existen buenos mecanismos para escuchar, ya sea discusiones cara a cara en clínicas u otros entornos o mediante el monitoreo de los medios, anticipar preguntas y preparar respuestas por adelantado puede ayudar a los trabajadores de la salud y funcionarios que enfrentan preguntas difíciles.18

La difusión de información errónea se está moviendo de manera rápida y audaz, apelando a las emociones y aumentando las ansiedades

Aunque hay algunas iniciativas positivas para abordar la vacilación ante las vacunas, la difusión de información errónea se está moviendo de manera rápida y audaz, apelando a las emociones y aumentando las ansiedades.

Crear confianza en la vacuna va más allá de cambiar la mente de un individuo. Las voces disidentes se han convertido en redes altamente conectadas, lo que socava una de las herramientas de prevención de enfermedades más eficaces.

Necesitamos voces e intervenciones positivas conectadas global y localmente que estén atentas, que escuchen y que tengan los recursos y la capacidad para responder.

Soy director de The Vaccine Confidence Project y mi grupo de investigación cuenta con fondos de la Iniciativa de Medicina Innovadora de la UE (IMI), el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades, el Instituto Nacional de Investigación en Salud, GlaxoSmithKline, la Comisión Europea y el Rey Baudouin. Fundación.

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí

 
Contenidos relacionados
Los editores le recomiendan continuar con las siguientes lecturas: