Los ancianos tienen menor capacidad de mantener la homeostasis | 31 JUL 18

El frío puede elevar la mortalidad por ACV

Un estudio realizado en São Paulo, Brasil, detectó la relación entre el descenso de la temperatura y el aumento de la cantidad de muertes por ACV, fundamentalmente entre mujeres y ancianos
Autor/a: Priscilla V. IkefutiLigia V. BarrozoEmail author Fuente: International Journal of Biometeorology, August 2018, Volume 62, Issue 8 Mean air temperature as a risk factor for stroke mortality in São Paulo, Brazil

Introducción

En 2015, más de 56 millones de personas murieron en todo el mundo; las enfermedades más fatales fueron el infarto de miocardio y el accidente cerebrovascular, que sumaron un total de más de 15 millones de muertes, el mayor número se produjo en países periféricos. La principal característica de las ECV es la presencia de aterosclerosis, que es la acumulación de placa de grasa en las arterias a lo largo de los años que impide el paso de la sangre.

Un componente del entorno físico (ambiente) que potencialmente influye en las enfermedades del sistema circulatorio son las variables meteorológicas locales. Esta influencia es directa e indirecta y puede actuar de manera positiva o negativa.

Las altas temperaturas causan una sudoración excesiva que reduce el volumen de plasma y la caída de la presión arterial. El aumento repentino de la temperatura también causa un aumento en la viscosidad de la concentración sanguínea de colesterol y la cantidad de eritrocitos y plaquetas.

El efecto de las variables meteorológicas en las ECV se ha observado en las localidades de clima templado.  Debido a que la variación anual de la temperatura del aire en el contexto tropical es mucho menor que en los entornos de latitudes altas, pocos estudios han abordado esta cuestión en los trópicos.

Sin embargo, la alta variación de la temperatura del aire diario puede tener un impacto en la fisiología principalmente en el grupo más vulnerable de personas mayores. Por lo tanto, el objetivo de este estudio fue verificar las posibles asociaciones entre cada subtipo de accidente cerebrovascular y la temperatura media del aire usando datos de mortalidad registrados y datos de estaciones meteorológicas de 2002 a 2011 en la ciudad de São Paulo, que tiene el clima subtropical y es la ciudad más grande de Brasil.

Resumen

En Brasil, las enfermedades crónicas representan el mayor porcentaje de todas las muertes entre hombres y mujeres. Entre las enfermedades cardiovasculares, el accidente cerebrovascular es la principal causa de muerte, y representa el 10% de todas las muertes.

Evaluamos las asociaciones entre accidente cerebrovascular y temperatura media del aire utilizando datos de mortalidad registrados y datos de estaciones meteorológicas de 2002 a 2011. Se aplicó un análisis de series de tiempo a 55,633 casos de mortalidad. Los accidentes cerebrovasculares isquémicos y hemorrágicos (IS y HS, respectivamente) se dividieron para evaluar el impacto diferente en cada subgrupo.

Se utilizó la regresión de Poisson con modelo no lineal de latencia distribuida y se ajustó para la estacionalidad, los contaminantes, la humedad y los días de la semana.

La mortalidad de HS se asoció con temperaturas medias bajas para el riesgo relativo de hombres (RR) = 2.43 (IC 95%, 1.12-5.28) y RR de mujeres = 1.39 (IC 95%, 1.03-1.86). La mortalidad de RR de IS no fue significativa usando una ventana de retraso de 21 días.

Al analizar la respuesta de latencia por separado, observamos que el efecto de la temperatura es agudo en la mortalidad por accidente cerebrovascular (mayor riesgo entre los rezagos 0-5).

Sin embargo, para IS, las temperaturas medias más altas fueron significativas para este subtipo con más de 15 días de retraso.

Nuestros resultados mostraron que la temperatura media del aire se asocia con la mortalidad por accidente cerebrovascular en la ciudad de São Paulo para hombres y mujeres y que IS y HS pueden tener diferentes desencadenantes. Se necesitan más estudios para evaluar las diferencias fisiológicas entre estos dos subtipos de accidente cerebrovascular.


Comentarios

Con la llegada del frío a las regiones sur y sudeste de Brasil, el descenso de la temperatura puede traer apareado un aumento de la cantidad de muertes por accidentes cerebrovasculares (ACVs), fundamentalmente en el seno de la población de más de 65 años.

Esta asociación entre la caída de la temperatura y el aumento de la incidencia de los ACVs quedó demostrada en el marco de un estudio con datos sobre mortalidad y otros provenientes de las estaciones meteorológicas de la ciudad de São Paulo, en el sudeste brasileño, entre los años 2002 y 2011. Los autores de la investigación verificaron también que entre los ancianos la incidencia de los ACVs asociados al descenso de la temperatura media es mayor entre las mujeres.

Los resultados de este trabajo aparecen en un artículo publicado en International Journal of Biometeorology por científicos vinculados a dos instituciones brasileñas: la Universidad de São Paulo (USP) y la Universidad Católica de Santos (Unisantos). Y la investigación cuenta con el apoyo de la FAPESP.

En Brasil, las enfermedades crónicas -tales como las afecciones cardiovasculares, la diabetes y el cáncer- son responsables de la mayor parte de las muertes tanto de varones como de mujeres. Entre las enfermedades cardiovasculares, el ACV constituye la principal causa de las muertes, y es responsable del 10% de las mismas.

"En Estados Unidos, un país de clima templado en donde los inviernos son helados, se estableció una relación entre el incremento de la mortalidad por ACVs y las máximas y mínimas de temperatura. En el caso de Brasil, incluso entre las poblaciones de las regiones sur y sudeste, de clima subtropical, aún no se había llevado a cabo un estudio análogo", dijo el médico Alfésio Luís Ferreira Braga, docente de la Unisantos y coautor de la investigación.

Para escrutar la existencia de una posible relación entre la variación térmica y los ACVs en la ciudad de São Paulo, la geógrafa Priscilla Venâncio Ikefuti utilizó datos recabados por el Programa de Perfeccionamiento de la Información sobre Mortalidad en el Municipio de São Paulo (PRO-AIM, por sus siglas en portugués). Esta investigación contó con la coordinación de Ligia Vizeu Barrozo, docente de la Facultad de Filosofía, Letras y Ciencias Humanas de la USP.

El análisis de las series temporales de datos reveló la existencia de 55.633 casos de mortalidad por ACVs en la ciudad de São Paulo entre 2002 y 2011. Las temperaturas medias diarias del aire y la humedad relativa del ambiente se obtuvieron con base en datos recabados por la Estación Meteorológica del Instituto de Astronomía, Geofísica y Ciencias Atmosféricas de la USP.

En este estudio se utilizó la temperatura media en lugar de la mínima y la máxima por constituir un promedio de diversas observaciones realizadas el mismo día y porque sirve como una buena estimación de la exposición al calor o al frío, según los investigadores. La temperatura media mensual del aire en la ciudad de São Paulo entre 2002 y 2011 fue de 21 °C, variando de 15 °C a 25 °C según la estación del año.

Con el objetivo de ajustar los efectos de la polución atmosférica sobre la mortalidad, se reunieron las mediciones diarias de materia en partículas, de ozono, de dióxido de azufre y de dióxido de nitrógeno en las 14 estaciones de medición de contaminantes de la Compañía Ambiental del Estado de São Paulo (Cetesb) distribuidas por la ciudad.

Con toda esta información en manos, Ikefuti inició el modelado estadístico de los datos. Se construyeron modelos de regresión de datos (con base en el llamado modelo de quasi-Poisson) para estimar los efectos de la temperatura media sobre la mortalidad por ACVs y sus subtipos en la población total y también entre las personas de más de 65 años.

El estudio demostró que la temperatura media diaria estaba asociada a la mortalidad por ACVs y que el riesgo relativo varió de acuerdo con la edad y con el sexo. A las temperaturas más bajas (inferiores a los 15 °C) se las consideró estadísticamente más significativas para la mortalidad por ACVs que a las temperaturas más altas (superiores a los 22 °C).

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022