Evaluación del riesgo de anomalías congénitas | 23 JUN 19

Exposición de Metformina en el primer trimestre del embarazo

No se encontraron pruebas para un mayor riesgo de todas las anomalías congénitas no genéticas combinadas después de la exposición a la metformina durante el primer trimestre
5
6
Autor: oanne E Given, research associate, Maria Loane, reader in public health, Ester Garne, consultant paediatrician, Marie-Claude Addor, clinical geneticist, et al Fuente: BMJ 2018; 361 doi: https://doi.org/10.1136/bmj.k2477 (Published 25 June 2018) Metformin exposure in first trimester of pregnancy and risk of all or specific congenital anomalies: exploratory case-control study

Introducción

La metformina es un fármaco hipoglucemiante oral que se usa en el tratamiento de la diabetes tipo 2 desde la década de 1950. A pesar de las reservas sobre su uso en el embarazo, la metformina se recomienda en el Reino Unido desde 2008 en mujeres con diabetes gestacional y en la diabetes tipo 2 cuando los beneficios probables superan el potencial de daño.

La aparición de la diabetes tipo 2 en niños y mujeres más jóvenes en edad fértil ha impulsado un fuerte aumento en la prevalencia de la diabetes tipo 2 en el embarazo, que, junto con estas recomendaciones es probable que aumente aún más el número de mujeres expuestas a la metformina en el embarazo.

La metformina también se prescribe en el síndrome de ovario poliquístico, en el que mejora la sensibilidad a la insulina, ayuda a la reducción de peso y ayuda a normalizar el ciclo menstrual (aumentando la tasa de ovulación espontánea). La exposición a metformina al inicio del embarazo entre mujeres sometidas a tratamiento des síndrome del ovario poliquístico puede por lo tanto ocurrir.

El uso de metformina para prevenir la diabetes en poblaciones pre-diabéticas, como un tratamiento contra el cáncer, 78 y como un medicamento para perder peso para la obesidad no diabética también es de interés.910 La expansión de las indicaciones para el uso de metformina aumentará el riesgo de exposiciones involuntarias durante el embarazo.

El uso de metformina en el embarazo sigue siendo controvertido. La metformina afecta la función de las células madre y se ha demostrado que atraviesa la placenta humana a término, exponiendo al feto a concentraciones cercanas a las de la circulación materna.

Los estudios en animales no han demostrado un mayor riesgo de anomalía congénita a dosis terapéuticas, pero estas son limitadas en términos de predicción de riesgo en humanos.

Se han realizado tres metanálisis para explorar el riesgo de anomalía congénita después de la exposición a metformina en humanos y han concluido que no existe evidencia que sugiera un aumento significativo riesgo de todas las anomalías congénitas mayores en comparación con los grupos control emparejados con la enfermedad materna.

Sin embargo, estos metanálisis se basaron en pequeñas muestras heterogéneas de estudios que no fueron diseñados específicamente para evaluar la tasa de anomalías congénitas

Un estudio de cohortes publicado recientemente basado sobre 392 mujeres expuestas a metformina que contactaron servicios de información de teratógenos. Un aumento en el riesgo de defectos congénitos mayores entre las mujeres que toman metformina para la diabetes pero no para otras indicaciones.

Los autores concluyeron que el mayor riesgo se debía a la diabetes subyacente, pero no tenían un grupo de comparación diabética. Cualquier investigación sobre el riesgo de anomalía congénita asociada a la metformina se complica por el hecho de que la diabetes pregestacional aumenta el riesgo de enfermedad congénita anomalía de dos a tres.

La metformina, si se usa para la diabetes o prediabetes, puede conducir a una disminución del riesgo de anomalía congénita como resultado de lograr un mejor control glucémico a un mayor riesgo de anomalía congénita debido a una acción teratogénica independiente, o ambos.


Resumen

Objetivo

Investigar si la exposición a la metformina durante el primer trimestre del embarazo, para la diabetes u otras indicaciones, aumenta el riesgo de todas o de anomalías congénitas específicas.

Diseño

Estudio exploratorio de casos y controles basado en la población utilizando controles mal formados. Se compararon los casos de 29 subgrupos específicos de anomalías no genéticas y todas las anomalías no genéticas combinadas con los controles (todas las demás anomalías no genéticas o síndromes genéticos).

Establecimiento de 11 registros europeos de anomalías congénitas de EUROmediCAT que registraron 1 892 482 nacimientos en Europa entre 2006 y 2013.

Participantes

50 167 bebés afectados por anomalía congénita (41 242 no genéticos y 8925 genéticos), incluidos los nacidos vivos, las muertes fetales a partir de las 20 semanas de gestación y las interrupciones del embarazo por anomalía fetal.

Medida de resultado principal

Odds ratios ajustados por edad materna, registro, nacimiento múltiple y estado de diabetes materna.

Resultados

No se encontraron pruebas para un mayor riesgo de todas las anomalías congénitas

168 bebés afectados por anomalía congénita (141 no genéticos y 27 genéticos) estuvieron expuestos a la metformina, 3,3 por cada 1000 nacimientos.

No se encontraron pruebas de una mayor proporción de exposición a la metformina durante el primer trimestre entre los bebés con todas las anomalías no genéticas combinadas en comparación con los controles genéticos (odds ratio ajustado 0,84; intervalo de confianza del 95%: 0,55 a 1,30).

El único resultado significativo fue para la atresia de la válvula pulmonar (odds ratio ajustado 3,54, 1,05 a 12,00, en comparación con los controles no genéticos, 2,86, 0,79 a 10,30, en comparación con los controles genéticos).


Lo que este estudio agrega

  •      En una gran base de datos internacional poblacional, no se encontraron pruebas de un aumento general del riesgo de anomalías congénitas después de la exposición al metformina en el primer trimestre:
     
  •      Un riesgo elevado de un defecto cardíaco específico puede ser un hallazgo casual.
     
  •      Se necesita más vigilancia para aumentar el tamaño de la muestra y hacer un seguimiento de la señal cardíaca, pero estos resultados son tranquilizadores dado el uso creciente de metformina en el embarazo.

Conclusiones:

No se encontraron pruebas para un mayor riesgo de todas las anomalías congénitas no genéticas combinadas después de la exposición a la metformina durante el primer trimestre, y la única asociación significativa no fue más de lo que cabría esperar por casualidad.

Se necesita más vigilancia para aumentar el tamaño de la muestra y hacer un seguimiento de la señal cardíaca, pero estos hallazgos son tranquilizadores dado el uso creciente de metformina en el embarazo.

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí