Prevalencia, detección y manejo clínico | 23 OCT 17

Hipertensión arterial en atletas

Sólo 3% de los atletas competitivos presentan hipertensión, y ésta se asocia con el sobrepeso y con los antecedentes familiares
Autor/a: Caselli S, Vaquer Sequi A, Pelliccia A y colaboradores  American Journal of Cardiology 119(10):1616-1622, May 2017

Introducción y objetivos

Los atletas realizan actividad física en forma regular y llevan un estilo de vida saludable, y por ello se asume que la prevalencia de hipertensión (HTA) sería menor que en la población general. La información proveniente de estudios previos demuestra una aparente paradoja existente entre la prevalencia esperada y la observada en los atletas. El objetivo de este estudio fue evaluar la prevalencia actual de la hipertensión en atletas, analizar sus determinantes y el abordaje terapéutico utilizado en ellos, al ser evaluados en contexto de chequeos precompetitivos.


► Sujetos y métodos

Se evaluaron 2040 atletas en forma consecutiva entre 2010 y 2015 en un único centro en Roma. Todos los sujetos participaban en competencias nacionales o internacionales en forma profesional y fueron sometidos a chequeos clínicos y cardiológicos.

Se clasificó a los sujetos evaluados en 4 grupos:

 Grupo 1, deportes de “habilidad”: golf, tenis de mesa, equitación, tiro, karate, arquería y navegación.

 Grupo 2, deportes de “poder”, predominantemente fuerza isométrica: levantamiento de pesas, tiro al blanco, lanzamiento de martillo, gimnasia lucha, y carrera de 100 metros o 200 metros.

 Grupo 3, deportes “mixtos”: que incluía fútbol, básquet, vóleibol, hándbol, waterpolo, tenis y pulseadas.

• Grupo 4: deportes de “resistencia”, remo, canotaje, natación, carreras de larga distancias y maratones, bicicleta, triatlón y pentatlón.

Las evaluaciones clínicas y cardiológicas se realizaron en un día de descanso, y ningún sujeto tomaba medicinas cardiovasculares al momento de la evaluación. Se analizó el antecedente familiar de HTA, y la toma de presión se llevó a cabo en un consultorio, en reposo.

Se definió la presión arterial óptima con valores de presión sistólica <120 y diastólica <80 mm Hg, normal (sistólica entre 120 y 129 y diastólica entre 80 y 84 mm Hg), normal alta (sistólica entre 130 y 139 y diastólica entre 85 y 90 mm Hg), HTA grado 1 (140 a 159, y 90 a 99 mm Hg), y grado 2 (más de 160 de sistólica y/o diastólica mayor a 100 mm Hg). Se efectuaron estudios de bioimpedancia para evaluar la composición corporal, oftalmológicos, análisis de laboratorio y ergometría en bicicleta.

Las evaluaciones de presión arterial se realizaron cada 6 meses, hasta 3 años de seguimiento. También se llevaron a cabo ecocardiogramas y se analizaron diferentes criterios de función ventricular sistólica, diastólica, y criterios de hipertrofia.

El análisis estadístico fue el convencional para estadística descriptiva y comparativa. Se realizó un análisis de regresión logística multivariable para evaluar factores predictivos independientes de HTA. Se consideró significativo un valor de p < 0.05.


► Resultados

La edad promedio de toda la cohorte fue de 25 años, con predominio de sexo masculino. La presión arterial promedio fue de 114/73 mm Hg, y los valores fueron más elevados en hombres. Un cuarto de los sujetos presentaban antecedentes familiares de HTA. Se identificaron 960 deportistas con presión óptima, normal en 765, normal alta en 252, y se diagnosticó HTA en 65 casos (3.2%), uno de los cuales presentaba HTA de grado 2.

La mayoría de los hipertensos eran hombres (87%), sin diferencias entre los tipos de deportes que realizaban. En los sujetos deportistas con hipertensión se halló asociación con los antecedentes familiares, con el índice de masa corporal (IMC) y 22% eran obesos (por ejemplo un caso de levantador de pesas con IMC de 41). El porcentaje de grasa corporal fue de 29% en los obesos con HTA, frente a 17% en aquellos sin obesidad.

No se observaron diferencias en glucemia, pero sí un mayor nivel de colesterol asociado a lipoproteínas de baja densidad y un menor nivel de colesterol asociado a lipoproteínas de alta densidad en los hipertensos. La creatinina también fue mayor. Las evaluaciones oftalmológicas fueron normales. En las ergometrías los hipertensos alcanzaron cifras de presión más elevadas ante el esfuerzo con peor rendimiento.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022