Revisión Clínica | 26 DIC 17

Los pacientes con fibromialgia pueden recibir un tratamiento eficaz

La fibromialgia es una enfermedad que incluye una constelación sintomática caracterizada por la amplificación central del dolor y acompañada por fatiga y trastornos mnésicos, del sueño y del estado de ánimo.

Caso clínico

La paciente, de 64 años, se presentó a la consulta con dolor muscular difuso y fatiga. El dolor se agravaba ante el tacto o la presión, disminuía con el reposo y el calor local y limitaba la capacidad para realizar ejercicio físico. La paciente recibió el diagnóstico de fibromialgia y luego fue tratada con diferentes drogas que, en general, le provocaron efectos adversos. En la actualidad recibe tratamiento con acupuntura y pregabalina, hidrocodona, paracetamol y ciclobenzaprina. Durante los últimos años, la paciente presentó pérdida de energía, aumento ponderal, cefaleas, insomnio y depresión, acompañados por una disfunción física aun mayor. La paciente presentaba además hipertensión y enfermedad de Graves y recibía amlodipina, ciclobenzaprina, hidroxiclorotiazida, hidrocodona y paracetamol, levotiroxina, pregabalina y aspirina, entre otras drogas. Sus limitaciones físicas le impidieron continuar su actividad laboral como enfermera. Al examen físico, la paciente se presentó afebril y con signos vitales normales. La palpación reveló diferentes áreas de sensibilidad. El resto del examen físico fue normal, al igual que los resultados de los análisis de laboratorio.

Según refiere la paciente, la mayoría de la gente no comprende la fibromialgia debido a que no existen manifestaciones visibles de la enfermedad. El dolor es profundo y generalizado. Dado que no es posible predecir el estado físico de cada día, es necesario adaptar la actividad al dolor y aplicar alguna estrategia terapéutica acorde. Además, la medicación afecta el desempeño cotidiano. En el caso de la paciente, la acupuntura fue de ayuda para aliviar el dolor y permitió disminuir el consumo de otras medicaciones. Lo más difícil fue recibir el diagnóstico y, con posterioridad, el tratamiento adecuado para lograr un desempeño normal.


Métodos

Se efectuó una búsqueda de estudios sobre fibromialgia en las bases de datos Medline y Cochrane Central Registry of Controlled Trials. En general, las recomendaciones terapéuticas incluidas en la presente revisión fueron elaboradas por la Canadian Pain Society.


 Epidemiologia y fisiopatología de la fibromialgia

La fibromialgia es la enfermedad reumática más frecuente luego de la artrosis. La mayoría de los pacientes con fibromialgia son mujeres. Como ya se describió, se caracteriza por la presencia de dolor crónico y generalizado en diferentes puntos sensibles. No obstante, en la actualidad la fibromialgia no se diagnostica mediante el recuento de puntos sensibles, sino que se tienen en cuenta los síntomas principales de la enfermedad. Esto disminuyó la diferencia de prevalencia entre hombres y mujeres, y resultó en una proporción 1:2, similar a la encontrada en presencia de otros trastornos por dolor crónico.

La fibromialgia puede observarse en personas de todas las edades, culturas, grupos étnicos y niveles socioeconómicos. Con frecuencia se observa el antecedente de dolor en alguna región corporal, en concordancia con un fenotipo de predisposición para padecer dolor. Además, los familiares de los pacientes con fibromialgia pueden presentar antecedentes de dolor crónico, lo cual se asociaría con una predisposición genética.

En cuanto a los factores que pueden desencadenar la fibromialgia se destacan situaciones estresantes como el dolor agudo, las infecciones, los traumatismos y el estrés. Se estima que hasta el 30% de los pacientes con enfermedades reumáticas como la artritis reumatoidea, la artrosis y el lupus reúnen los criterios para el diagnóstico de fibromialgia.

La realización de estudios mediante neuroimágenes permitió observar que los pacientes con fibromialgia presentan una activación de las vías de procesamiento del dolor ante el tacto, la presión leve o el calor aplicado en zonas sensibles. Los factores psicológicos, conductuales y sociales contribuyen a la fisiopatología de la enfermedad, lo cual dificulta el tratamiento.

Esto podría deberse a la existencia de factores desencadenantes y neurológicos en común entre la fibromialgia y trastornos psiquiátricos como la depresión o la ansiedad. Entre los factores de riesgo de fibromialgia potencialmente modificables se incluyen la falta de sueño, la obesidad, el sedentarismo y la insatisfacción laboral o general. La terapia cognitivo conductual es una herramienta que puede servir para manejar el componente psicológico de la fibromialgia, aunque su aplicación en la práctica clínica es infrecuente.


► Diagnóstico del paciente con fibromialgia

Los criterios diagnósticos de fibromialgia elaborados en 1990 por el American College of Rheumatology fueron creados principalmente para su aplicación en el campo de la investigación. En la actualidad se sabe que muchos pacientes con fibromialgia no presentan al menos 11 puntos sensibles como enunciaban dichos criterios.

En 2001 se propusieron criterios alternativos que incluyen la evaluación de la ubicación del dolor, la presencia y la gravedad de la fatiga, los trastornos del sueño, las dificultades mnésicas, las cefaleas, el intestino irritable y los trastornos del estado de ánimo. Esta valoración no requiere el análisis de la cantidad de puntos sensibles. Una ventaja de los nuevos criterios para el diagnóstico de fibromialgia es la conceptualización de los síntomas principales de dolor en un continuo.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022