Estudio aleatorizado, a doble ciego, controlado con placebo | 21 ABR 17

Efectos de los suplementos con nutrientes múltiples sobre la conducta en adolescentes del Reino Unido

Los suplementos con nutrientes múltiples consistentes en vitaminas, minerales y ácidos grasos poliinsaturados omega 3 pueden tener un efecto protector contra la conducta antisocial cuando se utilizan métodos validados y estandarizados como la escala de Conners para maestros.
Autor/a: Tamman J, Steinsaltz D, Stein J y colaboradores British Journal of Nutrition 115(2): 361-373, Ene 2016

Introducción

La relación entre la dieta y la conducta es compleja; pero la deficiencia de micronutrientes y ácidos grasos poliinsaturados (AGPI) omega 3 (n-3) se asoció con alteraciones conductuales como conducta antisocial, agresión y desatención. Los AGPI n-3, ácido eicosapentaenoico (EPA) y ácido docosahexaenoico (DHA), son importantes para la salud cerebral, ya que el primero se convierte en eicosanoides que intervienen en vías de señalización y el segundo es un componente principal de las membranas celulares gliales y neuronales. El desarrollo cerebral inicial es vulnerable a la deficiencia de estos AGPI en la dieta. Además, una relación elevada omega 6 (n-6)/n-3 puede llevar a la sobreproducción de eicosanoides n-6 que puede afectar en forma adversa la neurotransmisión. Sin embargo, la mayoría de los estudios de intervención utilizaron un nutriente único, un enfoque que tiene limitaciones metodológicas y de generalización de los resultados. En un una reseña reciente, se señaló que el enfoque que incluye nutrientes múltiples puede disminuir la conducta antisocial o una amplia gama de síntomas psiquiátricos.

Las vitaminas y minerales actúan como cofactores para la acción enzimática en los procesos metabólicos que intervienen en la producción de neurotransmisores. Por ende, es posible que las intervenciones que incorporen nutrientes apropiados como vitaminas, minerales y ácidos grasos esenciales (AGE) podrían mejorar los aspectos conductuales y cognitivos. Hay hallazgos que señalan el papel de los nutrientes sobre la salud cognitiva y que el incremento en la ingesta de AGPI n-3 y micronutrientes podría constituir una manera eficaz de mejorar la función cerebral y la conducta. En contraste con los beneficios observados en las transgresiones disciplinarias en niños en edad escolar en la clase y en delincuentes juveniles con los suplementos con nutrientes mútiples, hay menos información sobre la suplementación de nutrientes en adolescentes en desarrollo escolarizados. Los ensayos con niños de entre 8 y 10 años demostraron poca influencia de la suplementación con nutrientes múltiples en los resultados cognitivos, con un mínimo efecto sobre la conducta.

Los autores se propusieron evaluar los efectos conductuales de los suplementos con vitaminas, minerales, DHA y EPA contra placebo en una población de adolecentes escolarizados entre 13 y 16 años, con un desarrollo típico, residentes en zonas no privilegiadas de Inglaterra.

► Métodos

El diseño del estudio fue aleatorizado, a doble ciego, controlado con placebo, de grupos paralelos y de 12 semanas de duración. El objetivo fue evaluar el impacto de los suplementos con micronutrientes y AGE sobre la conducta en adolescentes escolarizados entre los 14 y 15 años. Se invitó a participar de la investigación a los adolescentes que cursaban el noveno y el décimo año, con una edad predominante entre 14 y 15 años y una minoría entre 13 y 16 años. Participaron 196 adolescentes que fueron aleatorizados para recibir el tratamiento activo o placebo durante aproximadamente tres meses. Los criterios de exclusión fueron trastornos médicos tales como trastorno por déficit de atención e hiperactividad, tratamiento con drogas psicoactivas, consumo actual de suplementos de aceite de pescado o multivitamínicos, alergia al pescado y consumo de pescado mayor de dos veces por semana. El tratamiento activo consistió en un comprimido con multivitamínicos y minerales y dos cápsulas que contenían AGPI n-3 (EPA, 165 mg, y DHA, 116 mg). Los participantes completaron un registro alimentario de siete días. Se obtuvieron muestras de sangre venosa de 53 adolescentes que aceptaron la extracción para el análisis de micronutrientes y AGE eritrocitarios. Los cambios conductuales se evaluaron mediante la escala de Conners para maestros (Conners Clinical Index Teacher Rating Scale)y los registros de disciplina escolares.

► Resultados

No se registraron diferencias significativas entre los grupos de intervención y placebo en cuanto a la edad, sexo, grupo de año o cohorte. Las tasas de infracciones disciplinarias basales fueron 2.5 veces más altas en el grupo placebo. La media del número de días de permanencia en el estudio fue de 77.1 en el grupo de intervención, y de 76.1 en el grupo placebo; sin diferencias significativas. Tampoco se detectaron diferencias significativas para las tasas de adhesión terapéutica, con cifras respectivas de 88.4% y 88.5%.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2023