Enfermedad crónica basada en la adiposidad | 29 ENE 17

Obesidad: proponen nueva denominación

La Asociación de Endocrinología Clínica y el Colegio Americano de Endocrinología toman posición respecto de un cambio conceptual y de nombre para la "obesidad"
INDICE:  1. Página 1 | 2. Referencias bibliográficas
Página 1

Dos asociaciones de endocrinólogos de los Estados Unidos toman posición respecto de la denominación de "obesidad" y proponen una nueva: "enfermedad crónica basada en la adiposidad". No se trata solo de un cambio de palabras sino una reconceptualización profunda de sus implicancias clínicas y sociales. Pensar en el tejido adiposo como fuente de enfermedades crónicas (y no solo de aumento del peso corporal) implica una estrategia de abordaje más centrada en sus complicaciones médicas. Destacan la necesidad de re-orientar la investigación hacia la conformación de nuevas métricas que permitan el estudio y la categorización de los profundos cambios moleculares y de otros parámetros que permitan categorizar el trastorno (disfunción adipocitaria). Refuerzan la idea de una "medicina del estilo de vida" como estrategia primaria de abordaje. Contemplan las influencias del ambiente, tanto en sus aspectos físicos como aquellos creados por el hombre (cultura). El cambio propuesto aspira a transformar radicalmente la forma en que el razonamiento clínico enfrente esta verdadera epidemia contemporánea.


Introducción

La Asociación Americana de Endocrinólogos Clínicos (AACE) y el Colegio Americano de Endocrinología (ACE) han creado un modelo de atención crónica, un marco de diagnóstico avanzado, las pautas de atención y el algoritmo de la práctica clínica para la asistencia racional de la obesidad. Este esfuerzo coordinado no se basa únicamente en el índice de masa corporal como en los modelos anteriores sino que enfatiza un enfoque centrado en las complicaciones que determina principalmente las decisiones terapéuticas y los resultados deseados.

La enfermedad crónica basada en la adiposidad (ABCD) es un nuevo término diagnóstico para la obesidad que identifica explícitamente una enfermedad crónica, alude a una base fisiopatológica precisa, y evita los estigmas y la confusión relacionados con el uso diferencial y los múltiples significados del término "obesidad".

Los elementos clave para fomentar el cuidado de los pacientes que utilizan este nuevo término ABCD son:

  1. Posicionamiento de la medicina del estilo de vida en la promoción de la salud en general, no sólo como el primer algoritmo sino como la acción central y omnipresente.
  1. Estandarizar protocolos que aborden integralmente y de forma duradera la pérdida de peso y el tratamiento de las complicaciones basadas en la adiposidad.
  1. Cuidado del paciente a través de la contextualización (por ejemplo, la prevención primordial para disminuir la obesidad y sus factores de riesgo ambientales y la transculturalización para adaptar las recomendaciones basadas en diferentes etnias, culturas y socioeconomía).
  1. El desarrollo de estrategias para el éxito de la implementación, monitoreo y optimización de la atención al paciente a través del tiempo.

Este proyecto AACE / ACE extiende el trabajo actual y aspira a mejorar la salud individual y de la población presentando una nueva denominación con fines de diagnóstico médico, una estrategia de manejo y de estadificación centrada en las complicaciones, y una referencia precisa a la enfermedad crónica de la obesidad, despojada de los estigmas contraproducentes y de ambigüedades a la esfera pública en general.


El problema de la obesidad

Estados Unidos está en medio de una epidemia de obesidad. Este problema es complicado, prevalente y no está debidamente abordado por las intervenciones actuales (1-3). Pragmáticamente, el manejo de la obesidad, tanto para los individuos como para la población en general, puede ser abordando de acuerdo a tres características principales:

1. Impacto en la salud: debido a la importancia clínica y progresiva de la adiposidad basada en complicaciones en muchos pero no en todos los pacientes.

2. Sostenibilidad: relacionada con la atención sanitaria costosa, orientada a la enfermedad, fragmentada y con variadas infraestructuras y  con la alta prevalencia de la obesidad.

3. Nihilismo Terapéutico: tanto por parte de los profesionales de la salud como por el público en general, basándose en la creencia de que los pacientes con obesidad tendrán malas respuestas a los esfuerzos actuales debido a que la obesidad es únicamente una opción de estilo de vida en lugar de una enfermedad crónica con importantes componentes conductuales.

En este documento de posición la Asociación Americana de Endocrinólogos Clínicos (AACE) y el American College of Endocrinology (ACE) siguen desarrollando su plan para mejorar el cuidado de la obesidad presentando un nuevo término diagnóstico y otro marco conceptual.

A. Obesidad como una enfermedad crónica basada en la adiposidad (ABCD)

Lo que se ha denominado generalmente obesidad puede ahora ser reconsiderado como una enfermedad crónica basada en la adiposidad

 La designación de "obesidad" es actualmente aplicada por la mayoría de los profesionales, reguladores y terceros pagadores a cualquier persona con un índice de masa corporal (IMC) de 30 kg / m2  o mayor. En su mayor parte, el público, y de hecho la mayoría de los médicos, están confundidos acerca de esta definición y las consecuencias de la obesidad, ya que el diagnóstico se basa únicamente en una medición antropométrica.

De hecho, en la Conferencia de Consenso sobre la Obesidad de la AACE / ACE de 2014, los pilares de las partes interesadas (biomedicina, gobierno / regulación, industria y economía de la salud y organizaciones profesionales, de educación e investigación) no pudieron aceptar el término "obesidad" porque la relación del término con la salud de los individuos era oscura (4). Además, el término obesidad conlleva una gran estigmatización en el dominio público que tiene implicaciones negativas relativas al carácter personal de los pacientes con la enfermedad, incluso después de que la obesidad fuera reconocida como un estado patológico en 2012 (5).

Los pacientes con exceso de adiposidad a menudo sienten culpa por tener sobrepeso u obesidad (6). De hecho, el sentimiento predominante asociado con el término obesidad en las redes sociales es despectivo y a menudo disimulado con humor, invariablemente apuntando al sesgo de peso (7). Aunque el diagnóstico de obesidad suele ser interpretado como "malo" para la salud, pocos reconocen la fisiología integradora de gran alcance centrándose en la grasa corporal y afectando la calidad de vida y la longevidad. La palabra "obesidad" misma transmite poco sobre las condiciones asociadas con el exceso de adiposidad.

Científicamente, el IMC puede utilizarse como herramienta de cribado para estimar la adiposidad, pero es una medida antropométrica y tiene un desempeño pobre como predictor de salud y guía única para la toma de decisiones clínicas (8-10).

Las objeciones al uso exclusivo del IMC como herramienta de diagnóstico o diagnóstico incluyen, pero no se reducen a límites variables en diferentes grupos étnicos, efecto de aumento o disminución de la masa de músculo y a que es independiente de los riesgos cardiovasculares asociados con la circunferencia de la cintura (WC).

AACE / ACE ha promovido un enfoque de "centrado en las complicaciones" para el diagnóstico y la gestión de los pacientes con obesidad (3,8,11). Sin embargo, se justifica una nueva nomenclatura que conceptualice a la obesidad como un estado de enfermedad crónica que conduce a complicaciones características basadas en la adiposidad, y que abarque un término de diagnóstico médico específico que refleje la fisiopatología basada en el proceso de adiposidad.

El término "adiposidad" se refiere directamente a los adipocitos y al tejido adiposo, que en el contexto de la enfermedad crónica basada en la adiposidad (ABCD), incorpora el impacto en la salud que puede relacionarse con la cantidad, distribución y / o función del tejido adiposo. La cantidad de masa grasa corporal puede correlacionarse con ciertos puntos finales o complicaciones basadas en la adiposidad, pero no se refleja adecuadamente en el IMC (8-10).

Los estudios de imagen avanzados del cuerpo promete un mejor medio para evaluar la adiposidad, y los estudios de investigación ya están en marcha (10,12). La distribución de la grasa corporal también se correlaciona con una fisiopatología relevante en fenómenos tales como la resistencia a la insulina e inflamación. Por ejemplo, la acumulación relativa de grasa en el depósito intraabdominal y la acumulación de lípidos dentro de los hepatocitos (es decir, la enfermedad de hígado graso no alcohólico) y en las células musculares, está relacionada con la resistencia a la insulina, el desarrollo de la diabetes tipo 2 y con la enfermedad cardiovascular. Por otro lado, la acumulación de grasa glúteo-femoral está independientemente asociada con un efecto protector sobre el riesgo cardiometabólico relacionado con la glucosa y los lípidos (13-15).

Los atributos funcionales de la grasa son gobernados por la secreción de los adipocitos, así como por otros factores citoquínicos, hormonales y humorales, y serán delineados por tecnologías emergentes en los análisis genéticos / genómicos (16). La secreción desregulada de estos factores puede afectar múltiples órganos que se correlacionan con las complicaciones basadas en la adiposidad. En resumen, el término “adiposidad” ofrece ventajas en los mensajes de salud y en la investigación científica.

 El estado de enfermedad resulta cuando la gravedad de la adiposidad anormal se traduce en un proceso fisiológico y en una carga de síntomas a través de mecanismos definibles. La enfermedad crónica ocurre cuando el estado de enfermedad persiste por más de tres meses (definido por el Centro Nacional Para las Estadísticas de Salud [17]), y se caracteriza por procesos adaptativos y maladaptativos, interactuando y evolucionando hacia un estado estacionario, que puede no ser alcanzado y que puede oscurecer la etiología primaria (18).

Por ejemplo, cambios sutiles en la distribución de la adiposidad pueden conducir al síndrome metabólico, aumento del peso corporal, inflamación vascular, enfermedades del corazón y cambios cognitivos, eventualmente creando un estado médico complejo que oculta los problemas iniciales de los depósitos de grasa. Por lo tanto, lo que se ha denominado generalmente obesidad puede ahora ser reconsiderado como una enfermedad crónica basada en la adiposidad (ABCD) basado en una preponderancia de evidencias científicas al respecto (3, 4, 8).

* La adiposidad se describe por la grasa corporal total (índice de masa corporal, pletismografía e imagenología), distribución de la grasa (circunferencia de la cintura, imagenología) y función secretora (bioquímica, molecular). Este fenotipo, resultante de anomalías en la masa adiposa, distribución y función es contextualizado por lo físico ("construido" o humano) y por lo no físico (por ejemplo, la cultura, creencias, costumbres y entorno socio-político-económico). El resultado es la enfermedad crónica basada en la adiposidad con complicaciones clínicamente relevantes. Estas complicaciones basadas en la adiposidad se revisan en las referencias 3 y 6, determinan la enfermedad y se gestionan mediante intervenciones de estilo de vida estructuradas, farmacoterapia y / o procedimientos bariátricos (quirúrgicos y no quirúrgicos) basados en la gravedad del caso.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022