Urgencia quirúrgica | 11 ABR 16

Infarto mesentérico

Resultados clínicos después de la restauración de la continuidad intestinal.
4
4
Autor/a: Adaba F, Rajendran A, Patel A, Cheung YK, Grant K, Vaizey CJ, Gabe SM, Warusavitarne J, Nightingale J  Ann Surg 2015; 262(6): 1059-1064
INDICE:  1. Página 1 | 2. Bibliografía
Página 1

Introducción

El infarto agudo de mesenterio es una urgencia quirúrgica que resulta de un flujo arterial o venoso mesentérico insuficiente [1-3]. El diagnóstico puede ser difícil y a menudo es tardío [4]. La mortalidad permanece alta a pesar de los avances diagnósticos y terapéuticos {1,4-6]. El diagnóstico temprano y la resección del intestino infartado brindan la mejor sobrevida [4,5,7].

Los pacientes que sobreviven al evento agudo inicial y a la operación primaria tienen frecuentemente un intestino delgado o grueso corto (< 200 cm). Los pacientes con un intestino delgado corto (< 100 cm) y sin colon es probable que necesiten nutrición parenteral (NP) y fluidos a largo plazo [8,9]. Si más de la mitad del intestino delgado es puesto en continuidad, es probable que la NP sea necesaria sólo si queda menos de 50 cm de yeyuno. Con el tiempo, el colon aumenta la absorción intestinal total de sal, agua, energía y nitrógeno [10].

Hay  muchos factores etiológicos para el infarto del intestino delgado. Se dividen en patología primaria intravascular y patología secundaria extravascular. La patología primaria intravascular puede ser debida a una oclusión de la arteria mesentérica superior (por un embolismo, trombosis de una placa ateromatosa, o estenosis), trombosis de la vena mesentérica superior, o bajo flujo mesentérico (infarto mesentérico no oclusivo) [11,12]. La patología secundaria extravascular causa obstrucción del flujo sanguíneo al intestino (por ej., vólvulo del intestino y/o del mesenterio, hernia estrangulada de la pared abdominal, trauma vascular incluyendo la electrocución) [12].

Este estudio tuvo dos objetivos primarios. Primero, evaluar los factores etiológicos intravasculares que contribuyen al infarto mesentérico y, segundo, evaluar los requerimientos nutricionales y de fluidos después de restaurar la continuidad del intestino delgado y grueso. Los objetivos secundarios fueron: evaluar la frecuencia de las deposiciones; la proporción de pacientes tratados a largo plazo con anticoagulación después de haberse restaurado la continuidad del  intestino delgado y grueso; y la mortalidad global. Con esos datos se puede proponer una guía para el manejo de los pacientes después de un infarto mesentérico.

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2021