Revisión | 29 JUL 18
Pitiriasis rosada
Se manifiesta como lesiones eritemato-escamosas en tronco y miembros, con mínimos síntomas constitucionales.
10
2
Autor: Samantha Eisman Fuente: BMJ 2015;351:h5233 Pitiriasis rosada

La pitiriasis rosada es un exantema agudo que le puede causar a los pacientes gran ansiedad y es autolimitado resolviéndose en 1 a 3 meses. Se manifiesta como lesiones eritemato-escamosas en tronco y miembros, con mínimos síntomas constitucionales.

¿Cuál es la causa?

Es desconocida pero las características epidemiológicas (variación estacional) y clínicas sugieren un agente infectante. Los hallazgos de microscopía electrónica sugieren infección por el herpes virus 6 y 7. Estos antígenos virales se han detectado en las lesiones de piel por inmunohistoquímica y el ADN se aisló de piel no lesional, células mononucleares de sangre periférica, suero y muestra de saliva. El HHV-6 y 7 pueden interactuar uno con otro, explicando las recurrencias y presentaciones atípicas.

Drogas y pitiriasis rosada

Las erupciones símil pitiriasis rosada se han atribuido a varias drogas (box 1), la mayoría publicadas en reportes de casos.

En la forma inducida por drogas no existe la placa heráldica, las lesiones son rojo-violáceas, el prurito es más severo, y puede estar presente la eosinofilia. Se ha especulado que las drogas pueden gatillar al HHV 6 o 7.
Si el rash se prolonga más de dos meses considerar que la medicación puede ser la responsable (box 1). Si se sospecha que es provocada por una droga considerar la suspensión de la misma.

¿Quiénes pueden presentar pitiriasis rosada?

La pitiriasis rosada afecta principalmente a adolescentes y adultos jóvenes entre 10-35 años. Un meta-análisis mostró una incidencia de 0.68/100 pacientes dermatológicos y se estimó una prevalencia del 1.3 en la comunidad.

¿Cómo se presenta la pitiriasis rosada?

La pitiriasis rosada comienza en el 40-76% de los pacientes como una lesión heráldica, asintomática escamosa en el tronco (fig 1), también pueden aparecer múltiples lesiones. La lesión es generalmente bien delimitada, de 2 a 4 cm de diámetro, eritematosa, color salmón o hiperpigmentada. Presenta un collarete periférico escamoso.

En días hasta 3 semanas comienza la segunda fase, la aparición de lesiones numerosas más pequeñas, similares en configuración en tronco lo que se denomina en árbol de navidad. (Figs 2 y 3).
El rash típicamente dura 5 semanas; se resuelve a las 8 semanas en el 80% de los pacientes pero puede durar hasta 5 meses.

No todos presentan la morfología y distribución típica; el 20% presenta enfermedad atípica, en la que la morfología, tamaño, distribución, número, sitio, severidad y curso de la enfermedad son inusuales. Las variantes atípicas más comunes son unilateral, inversa, liquenoide, vesicular, papular, purpúrica, símil eritema multiforme y urticariana (Fig 4).

Los síntomas constitucionales están generalmente ausentes pero en series de casos de 52 pacientes se encontraron síntomas prodrómicos (fiebre, dolor de cabeza, artralgia, tos, vómitos y linfadenopatía) en el 59.6% de los pacientes.

El prurito es variable en intensidad y frecuencia y afecta al 50% de los pacientes. Se ha reportado que los tratamientos tópicos exacerban el prurito.

Se han reportado porcentajes de recaída en el 1.8-3.7%. Las recurrencias múltiples son poco comunes.

¿Cómo diagnosticar la pitiriasis rosada?

La pitiriasis rosada puede ser difícil de diagnosticar, especialmente al inicio de los síntomas. Los diagnósticos diferenciales son amplios (tabla). No existen tests no invasivos que confirmen el diagnóstico. El diagnóstico es clínico, se han propuesto criterios diagnósticos típicos y atípicos para pitiriasis rosada.

La biopsia de piel en su histopatología muestra cambios no específicos similares en la placa heráldica y en lesiones secundarias.

Pitiriasis rosada en niños y embarazo

Los reportes sugieren que el 6-10.5% de los pacientes con pitiriasis rosada tienen menos de 10 años de edad. Los niños pueden manifestar lesiones papulares (33%), y aquellos con pieles mas oscuras, hiperpigmentación residual (48%) persistente. Los estados de inmunosupresión pueden favorecer la reactivación de HHV-6 o HHV-7. Debido a la alteración de la respuesta inmune durante el embarazo, existe un riesgo de reactivación viral.

¿Cómo podemos tratarla?

Explicar a los pacientes que la pitiriasis rosada es autolimitada, no contagiosa y generalmente resuelve en uno a tres meses. El tratamiento es generalmente sintomático y no hay evidencia de un tratamiento específico. Los diferentes estudios no encontraron evidencias a favor o en contra de la efectividad de la eritromicina, corticoides sistémicos, o antihistamínicos. Se han intentado múltiples modalidades terapéuticas incluyendo luz natural, fototerapia, antihistamínicos, dapsona y macrólidos.

La pitiriasis rosada puede manejarse generalmente en los cuidados de salud primaria. Si el diagnóstico es incierto, es necesario la derivación a un dermatólogo.

Medicaciones reportadas como implicadas en las erupciones símil pitiriasis rosada

  • Antibióticos/antifúngicos: metronidazol, pristinamicina y terbinafina.
  • Antidepresivos/ansiolíticos: nortriptilina, barbitúricos, bupropión.
  • Antiepilépticos: lamotrigina.
  • Antihipertensivos: inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (captopril), clonidina, hidroclorotiazida, atenolol.
  • Antipsicóticos: asenapine, clozapina.
  • Agentes biológicos: adalimumab, rituximab.
  • Metales: arsénico, bismuto, oro.
  • Vacunas: hepatitis B, influenza H1N1, fiebre amarilla, BCG, difteria, neumococo, papilomavirus humano.
  • Otras: isotretinoina, antiinflamatorios no esteroideos, omeprazol.

Criterios diagnósticos propuestos para pitiriasis rosada

A un paciente se le diagnostica pitiriasis rosada si:

Si al menos tuvo las características clínicas esenciales y al menos una de las siguientes características clínicas opcionales.

Que no tenga ninguna de las características que la excluyen.

Las características clínicas esenciales son:

  • Lesiones circulares u ovales discretas.
  • Escamas en la mayoría de las lesiones y
  • Collarete periférico de escamas con aclaramiento central en al menos dos lesiones.

Las características clínicas opcionales son:

  • Distribución en tronco y parte proximal de miembros, con menos del 10% de lesiones distales de miembros superiores y parte media del muslo.
  • Orientación de la mayoría de las lesiones siguiendo las líneas de clivaje, y
  • Una placa heráldica (no necesariamente la mayor) que aparece al menos dos días antes de la erupción de otras lesiones, observada clínicamente o antecedentes del paciente.

Las características de exclusión son:

  • Pequeñas vesículas múltiples en el centro de dos o más lesiones.
  • Dos o más lesiones en las superficies palmares o plantares y
  • Evidencia clínica o serológica de sífilis secundaria.

Propuesto por Chuh y Zawar

Tabla de diagnósticos diferenciales


Fotos


Fig 1. Placa heráldica bien delimitada, escamas finas, placa color salmón con resolución central en parte posterior de muslo.


Fig 2. Pápulas y placas escamosas generalizadas en abdomen en líneas de clivaje


Fig 3. Placas en líneas de clivaje en parte lateral del cuello; collarete de escamas en varias placas. Escama periférica


Fig 4. Pitiriasis rosada tipo urticariana en líneas de clivaje de la espalda


¿Qué aporta este artículo a la práctica dermatológica?

La pitiriasis rosada generalmente se inicia con una placa heráldica seguida de pequeñas lesiones en las líneas de clivaje en 3 semanas (patrón en árbol de navidad). El rash es autolimitado y se resuelve en uno a tres meses, sin cicatrices, no es contagioso y generalmente el tratamiento es sintomático. La biopsia de piel no es necesaria para el diagnóstico de la enfermedad.

Comentario y resúmen objetivo: Dra. Geraldina Rodríguez Rivello

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí