Por Dr. Alejandro Risso Vázquez | 19 FEB 15

Soy médico, no quiero violencia en salud

El reclamo de un médico ante la creciente ola de violencia contra el personal sanitario.
Autor/a: Dr. Alejandro Risso Vázquez 

"El personal de salud tiene derecho a trabajar en un entorno seguro, sin la amenaza permanente de la violencia"

En los últimos años la violencia contra el personal de salud fue en ascenso en concordancia con la violencia que se refleja en una sociedad en la cual se han perdido todos los límites.

El personal de salud en su conjunto está a merced de la violencia cuando ejerce su trabajo que es el de curar a los enfermos. Médicos de guardia, de Emergencias y en unidades de Terapia Intensiva, además del gran stress que sufren por el ejercicio de su profesión, tienen que lidiar con la amenaza constante de ser agredidos por terceros que reclaman atención en un sistema de salud de la Argentina claramente en crisis.

Es moneda corriente que los médicos se vean involucrados en hechos de violencia cuando una ambulancia ingresa a asentamientos respondiendo a un llamado de auxilio por algún enfermo que lo requiere y no son cuidados por los agentes de la ley. En otros casos, como sucedió con los médicos del SAME hace pocos dìas, se encontraron en medio de un tiroteo en el que la ambulancia recibió impactos de armas de fuego. Y esto no quedo ahí sino que los delincuentes -para llamarlos de alguna forma- se hicieron presentes en la guardia del Hospital Piñero y atacaron a los médicos que estaban haciendo su trabajo.

Me pregunto: ¿hasta cuándo seguiremos los médicos sufriendo agresiones en nuestro lugar de trabajo, no solo físicas si no también verbales en muchos casos? ¿será el día que maten a un personal de salud cuando tomaremos conciencia de que así ya no podemos trabajar más?

La agresión que sufrimos los médicos no es privativa del ámbito público sino que también ocurre en el privado. Vemos día a día que la violencia contra el personal de salud se encuentra determinada por el ámbito en el cual nos encontramos.

El personal de salud tiene derecho a trabajar en un entorno seguro, sin la amenaza permanente de la violencia. La violencia física  o psicológica influye directamente en la atención de los eferentes del sistema. Dado que el abuso no físico, como la amenaza o el acoso, puede tener graves consecuencias psicológicas, es conveniente utilizar una definición general de violencia en el lugar de trabajo.

La definición más utilizada es la aportada por la OMS:

Violencia en el lugar de trabajo: "El uso deliberado del poder, en grado de amenaza o efectivo, contra otra persona o un grupo en el lugar del trabajo, que cause o tenga muchas probabilidades de causar lesiones, muerte, daños psicológicos, trastorno del desarrollo o privaciones"
 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022