En pacientes diabéticos | 01 ABR 14

Aplicación alerta a médicos sobre control de la glucosa

La aplicación mejora significativamente los valores de glucosa en los pacientes que la utilizaban con poca frecuencia, lo que activa señales de alarma para sus médicos, que intervienen de inmediato.
Fuente: Reuters 

Por Ronnie Cohen

NUEVA YORK (Reuters Health) - El doctor Guillaume Charpentier está convencido de que una aplicación móvil que está probando con personas diabéticas de Francia funciona mejor cuando alerta a los médicos de que algún paciente necesita ayuda para controlar su enfermedad.

El programa Diabeo para smartphones recomienda las dosis de insulina y en un estudio a seis meses ayudó a personas con diabetes tipo 1 a reducir los niveles de glucosa en sangre.

Ahora, un nuevo análisis de esos resultados demuestra que la aplicación mejora significativamente los valores de glucosa en los pacientes que la utilizaban con poca frecuencia, lo que activa señales de alarma para sus médicos, que intervienen de inmediato.

"Lo que el sistema electrónico no puede hacer es la magia del médico: motivar al paciente, alentarlo a hacer lo que no quiere", opinó Charpentier.

"Este sistema es una herramienta muy buena para mejorar el contacto entre el paciente y su médico cuando el paciente realmente lo necesita. El sistema alerta al médico en el momento indicado", agregó.

Charpentier, del hospital CHSF de Corbeil-Essonnes, Francia, codirigió una análisis reciente publicado en Diabetes & Metabolism de los resultados de un estudio previo que había realizado sobre el sistema Diabeo, que funciona en un smartphone conectado con un sitio online.

El primer estudio, realizado en el 2009, incluyó 180 pacientes de 17 hospitales franceses con diabetes tipo 1 mal controlada.

La aplicación, que utilizaron dos tercios de los pacientes, analiza los niveles de glucosa en sangre, de carbohidratos, la actividad física planeada y otras variables personales para calcular las dosis de insulina recomendadas.

La mitad de los usuarios conversó por teléfono con sus médicos sobre el control de la enfermedad. Sus médicos también vigilaron online la información que proporcionaba la aplicación.

Los que utilizaron la aplicación conservaron valores de glucosa significativamente más bajos que los que registraban la información en un papel.

Pero el equipo indagó cuánto influía el sistema y las consultas telefónicas en esa mejoría. Para eso, volvió a revisar los resultados y organizó a los pacientes en dos grupos, los que habían utilizado la aplicación con frecuencia y los que lo habían hecho esporádicamente.

Los usuarios frecuentes consultaban la aplicación para conocer las dosis de insulina necesaria en el 90 por ciento de sus comidas, mientras que el otro grupo lo hacía en menos de un tercio de las comidas.

La aplicación ayudó más a los usuarios que no la utilizaban con tanta frecuencia y consultaban a sus médicos por teléfono: en ellos, redujo los niveles de glucosa más del 1 por ciento el 42 por ciento de las veces, mientras que en los usuarios frecuentes tuvo el mismo efecto, pero en apenas el 16 por ciento de las veces.

Aun así, la disminución de la glucosa en sangre no varió significativamente entre ambos grupos.

En el nuevo estudio, los médicos se comunicaron con los pacientes que tenían consultas telefónicas siempre que parecían tener algún problema, lo que ocurrió, en promedio, cada 20 días.

Los pacientes "cumplidores" tendieron a sacar ventaja del sistema para monitorear mejor sus requerimientos de insulina, lo que no ocurrió con los pacientes "no cumplidores".

Pero los médicos pudieron conversar con sus pacientes sobre la adherencia al tratamiento cuando vigilaban su evolución online, detectaban que no estaban utilizando el sistema y los contactaban, según aclaró Charpentier.

"Esto habla de la personalización de la medicina", opinó la doctora Latha Palaniappan, de la Facultad de Medicina de Stanford University, California.

"Esto podría ayudarnos a detectar quién necesitará la consulta telefónica. Sirve para individualizar el tratamiento para la población adecuada de pacientes", agregó Palaniappan, quien investiga sobre diabetes y enfermedad cardiovascular, pero no participó del nuevo estudio.

Charpentier está convencido de que el sistema Diabeo, que se está probando en 700 pacientes de Francia, demostrará ser tan útil que el sistema de Seguro Nacional Francés cubrirá su entrega a las 200.000 personas del país con diabetes tipo 1. El sistema aún no está disponible en Estados Unidos.

Sanofi-Aventis y CERITD, una organización para la investigación de la diabetes de Francia, financiaron el estudio. Charpentier declaró que ni él ni sus coautores tienen intereses económicos en el sistema Diabeo.

FUENTE: Diabetes & Metabolism

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2021