Alimentación consciente | 01 ABR 13

Influencia de la atención y la memoria en la ingesta de alimentos

Una intervención de alimentación consciente puede ayudar a las personas a limitar el consumo de alimentos sin tener que restringir la ingesta.
Autor/a: Dres. Eric Robinson, Paul Aveyard, Amanda Daley, Kate Jolly, Amanda Lewis, Deborah Lycett, and Suzanne Higgs Am J Clin Nutr 2013 97 : 728 - 742

Introducción 

Existen varios programas conductuales eficaces para ayudar a perder peso pero con su aplicación la pérdida de peso promedio tarda algunos meses, debido probablemente a que la adherencia a la restricción gradual de la dieta se desvanece, siendo la norma la recuperación posterior del peso. Esto puede deberse en parte a que muchos programas de descenso de peso se basan en mantener el control estricto de la ingesta de alimentos y en la vigilancia de los procesos objetivos.

Para ayudar a las personas que tratan de adelgazar o mantener la pérdida de peso lograda es posible desarrollar estrategias simples que no dependen en la estricta vigilancia de la ingesta calórica. Se ha acumulado evidencia que indica que los procesos cognitivos, tales como prestar atención a los alimentos y su codificación y recuperar los recuerdos de los alimentos ingeridos recientemente, tienen un papel importante en el apetito, por su influencia sobre la cantidad de comida y el intervalo  entre las comidas. Esto plantea la posibilidad de que las intervenciones para la “alimentación consciente” dirigidas a esos procesos cognitivos podrían ser eficaces para ayudar al adelgazamiento, sin necesidad de un monitoreo estricto de las calorías.

Por ejemplo, evitar la distracción y prestar más atención al alimento que se está comiendo, junto con la simple memorización de los alimentos consumidos en la comida anterior, podrían disminuir el consumo de alimentos en la próxima comida. Una teoría es que estos procesos sirven para mejorar la recuperación de los recuerdos de los alimentos consumidos, información que es utilizada luego al decidir cuánto comer.

Ya existen estrategias cognitivas para la pérdida de peso:

• Entrenamiento mental
• Comer con lentitud
• Promocionar la habituación a los alimentos

Pero los autores creen que esto puede ser en parte eficaz porque se incorporan aspectos de la "alimentación consciente”.

El entrenamiento de la atención plena se centra en las técnicas y ejercicios que modifican el deseo de experimentar pensamientos, sentimientos y sensaciones difíciles en lugar de tratar de evitarlos o controlarlos.  Por lo tanto, la adopción de un enfoque más consciente para comer podría reducir la distracción proveniente de emociones negativas y dejar de lado las conductas que normalmente evitan la alimentación consciente.

Del mismo modo, comer lentamente y aplicar las estrategias que reducen la ingesta calórica y que ayudan a la pérdida de peso puede aumentar la atención que se presta a los alimentos y mejorar la codificación del recuerdo de los alimentos, aumentando la exposición a los estímulos alimentarios.

Sin embargo, estos enfoques pueden tener efectos adicionales como el aumento de la autoestima en el caso de las terapias de atención plena, el aumento del control externo de la alimentación en el caso de las intervenciones para una alimentación lenta y las estrategias habitacionales. 

Objetivo

El objetivo de este estudio fue examinar si el proceso cognitivo influye en la cantidad de alimentos ingeridos en la comida inmediata o en las posteriores.

Diseño

Revisión sistemática de estudios que examinaron experimentalmente el efecto que la manipulación de la memoria, la distracción, la consciencia o la atención tiene sobre la ingesta alimentaria.

Resultados

Se revisaron 24 estudios. La evidencia indicó que la distracción al comer produjo un aumento moderado de la ingesta inmediata pero dicho aumento fue mayor en las comidas posteriores. El efecto de la distracción sobre la ingesta inmediata pareció ser independiente de la restricción alimentaria. El mejoramiento del recuerdo de los alimentos consumidos redujo la ingesta posterior pero su efecto puede depender del grado en que los participantes tienden a comer en forma desinhibida. La eliminación de la información visual sobre la cantidad de alimento ingerido durante una comida aumentó la ingesta inmediata. Es posible que la mejora de la atención prestada al alimento que se está ingiriendo no afecte la ingesta inmediata.

Comentarios

Resumen de las principales conclusiones
A partir de los 24 estudios analizados, la evidencia de alta calidad recogida indica que la alimentación consciente  influye en la ingesta de los alimentos. Los resultados indican que la reducción de la atención -derivada de la distracción durante las comidas- puede aumentar el consumo inmediato, aunque la magnitud de tal efecto es menor que el efecto que la distracción produce en el consumo alimentario posterior.

El mejoramiento de la memoria de los alimentos consumidos disminuye moderadamente la ingesta posterior.

La menor atención prestada a los alimentos consumidos aumenta en gran medida la ingesta  inmediata.

No se observó ningún efecto sobre el consumo inmediato derivado del aumento de la atención sobre los alimentos consumidos, aunque esto puede deberse a los métodos utilizados.

Los autores expresan que hay que tener en cuenta que las conclusiones provienen de estudios variables y en algunos casos pequeños, aunque sus resultados coinciden con los de todos los tipos de estudios.

Variables moderadoras

Como resultado de la aplicación de estímulos de distracción, tanto los comensales con dieta restringida como los que seguían una dieta no restringida aumentaron la ingesta en la comida inmediata. Esto indica que la distracción puede aumentar el consumo, independientemente de los intentos conscientes de restricción. Cierta evidencia indica que, como resultado del mejoramiento de la memoria, los comensales muy desinhibidos tenían menos probabilidad de disminuir el consumo de alimentos que los participantes con un grado bajo de desinhibición. Se ha sugerido que esto puede deberse a que esos individuos prestan menos atención a la comida o recuperan menos recuerdos de los alimentos.

Comida y memoria episódica

Los estudios revisados apoyan la hipótesis de que el recuerdo de los alimentos consumidos puede ser la base de la influencia ejercida por la alimentación consciente.

Los resultados combinados de los estudios sobre la memoria mostraron que el mejoramiento de la memoria de los alimentos consumidos disminuye la ingesta posterior. 

Dentro de estos de datos agrupados, los estudios individuales mostraron que la ingesta de alimentos se redujo reforzando la memoria a través de la estimulación de los participantes para que recuperen el recuerdo de las comidas pasadas.

Un estudio anterior mostró que la manipulación para mejorar la representación de la memoria mejoró los recuerdos y redujo la ingesta de alimentos.

El hallazgo de que la distracción y la disminución de la atención aumentaron el consumo de la comida inmediata también puede ser explicado teniendo en cuenta la representación de la memoria. Ambos escenarios desvían la atención de los alimentos, lo que puede llegar a reducir el recuerdo de cuánto se ha comido en esa comida y provocar el consumo en exceso posterior. Por ejemplo, en un estudio, el aumento de la ingesta fue el resultado de la reducción de la atención asociada a una estimación menos exacta de la cantidad de alimento ingerido.

Los autores también comprobaron que la distracción ejerce una influencia mayor sobre la ingesta posterior que en la ingesta inmediata. Esto podría significar que el mayor efecto en la ingesta proviene de la distracción ya que el recuerdo de aquella comida se desvanece. Esto coincide con el hallazgo de que el recuerdo de la comida solo disminuyó la ingesta unas pocas horas después de la comida, cuando la memoria de esa ingesta pudo haberse desvanecido.  Los autores sugieren que la memoria episódica alterada de una comida explica porqué más tarde la ingesta aumenta como resultado de la distracción, pero también deben tenerse en consideración otros procesos.

La distracción puede interrumpir la habituación a las cualidades de recompensa de un alimento en particular, posiblemente a través de las alteraciones del recuerdo asociado a los alimentos. Sin embargo, esta explicación parece poco probable para explicar los efectos de la distracción en la ingesta posterior, ya que durante la distracción y más tarde se consumieron alimentos diferentes.

Los autores hallaron también que la medida en la cual los individuos restringen su consumo para evitar el aumento de peso no modera la influencia que tiene la distracción sobre la ingesta alimentaria inmediata. Esto sugiere que la influencia principal de la distracción no se hace a través de los procesos que alteran la autorregulación.

En conjunto, esto indica que los efectos de los estímulos de distracción como la televisión, que aumentan la ingesta calórica total, están probablemente más relacionados con los efectos posteriores que con los efectos durante una comida, como es ampliamente considerado.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022