La adicción a los dispositivos móviles | 26 JUL 11

La irresistible tentación de ver la pantalla de los celulares

Con una amplia oferta de funciones, que van desde visualizar mapas, sacar fotos y navegar en la Web, la adopción creciente de los teléfonos inteligentes genera inquietudes entre psicólogos y especialistas sobre su uso indebido.

Foto: AP

Mientras que a los usuarios de teléfonos inteligentes les preocupa las fallas de seguridad, privacidad y otras amenazas similares, psicólogos y otros especialistas están preocupados por otro problema creciente: la adicción de muchas personas a sus dispositivos móviles.

A veces, parecería que están mucho más dispuestos a interactuar con sus teléfonos que con otros seres humanos.

"Al ver a personas que obtienen su primer teléfono inteligente, hay una progresión muy rápida de tener un modelo básico sobre el cual uno no dice gran cosa, a gente que ama su iPhone, le pone nombre a su teléfono y le suma diferentes fundas para protegerlo", dijo Lisa Merlo, directora de entrenamiento en psicoterapia en la Universidad de la Florida.

La creciente dependencia se produce en momentos en que más personas abandonan sus reproductores de MP3, cámaras digitales, mapas y agendas por la enorme variedad de funciones que ofrecen los celulares. En estos momentos existen programas para casi todo, desde medir el pulso hasta guiarlo a uno por las calles de la ciudad.

Merlo, psicóloga clínica, dijo que ha observado una serie de comportamientos entre usuarios de teléfonos multiusos que ella considera "problemáticos". Entre ellos, algunos pacientes fingen estar hablando por teléfono o utilizando los programas de sus celulares para evitar contactos con otras personas en fiestas y bares. Otros están tan ensimismados con sus teléfonos que ignoran a todo el mundo a su alrededor.

Algunos pacientes fingen estar hablando por teléfono o utilizando las funciones de sus celulares para evitar contactos con otras personas en fiestas y bares, señala Lisa Merlo, especialista en psicoterapia en la Universidad de la Florida

"Entre más campanitas y silbidos tenga un teléfono es más probable que se apeguen demasiado al dispositivo", agregó la especialista.

Michelle Hackman, una recién graduada de secundaria en Nueva York, se ganó un premio de ciencia de 75.000 dólares con un estudio sobre el apego de los adolescentes a sus teléfonos. En el estudio demostró que aquellos estudiantes que se encuentran separados de sus celulares estaban subestimulados -un pulso lento era un indicador- y carecían de la capacidad de entretenerse.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022