Mecánicas de cierre | 24 MAY 11

Diastemas

El propósito del estudio fue describir las mecanicas de cierre, el tipo de retención y la estabilidad del diastema de linea media en pacientes del Centro de Estudios Superiores de Ortodoncia.
Autor/a: Dra. MarisabelManzanero*, Dra. Beatriz Gurrola**, Dr. Héctor López***, Dr. Adán Casas**** Revista Nacional de Odontología MéxicoAño 2/Vol. IV/ 2010
INDICE:  1. Desarrollo | 2. Bibliografía
Desarrollo

Resumen

El propósito del estudio fue describir las mecánicas de cierre, el tipo de retención y la estabilidad del diastema de línea media en pacientes del Centro de Estudios Superiores de Ortodoncia, así como la prevalencia según sexo, etiología, tipo de dentición, el retenedor indicado y la recidiva.

Se realizó en 48 pacientes que presentaban diastema de línea media; los resultados del estudio indican que el 52.1% se localizó en varones y en dentición mixta, 62.5%. Además, se identificó que la principal causa es el proceso de erupción y que la mecánica más utilizada es con cadenas elastoméricas; asimismo, se encontró que la recidiva casi no se presenta y tiene que ver en gran parte con la mecánica de cierre utilizada, así como con la indicación y uso del retenedor.

Palabras clave: retención, estabilidad, diastema, línea media

Introducción

La presencia de diastema es uno de los motivos de consulta de nuestros pacientes y de allí que cualquier técnica ortodóncica incluya mecánicas encaminadas a solucionar este problema. La separación entre los dientes se denomina diastema. El más común es el que se localiza entre los incisivos centrales superiores, aunque la falta de piezas dentales provoca que se corran los dientes restantes, produciendo separaciones entre estos. El diastema medio interincisal es una característica normal en la dentición decidua y mixta, la cual tiende a desaparecer posteriormente con la erupción de los caninos y segundos molares superiores permanentes. Entre los factores etiológicos están los defectos dentales por anormalidad en el tamaño, forma o número de dientes, enfermedad periodontal, frenillo hipertrófico, muscular: en el tamaño de la lengua; neuromuscular: hábito de empuje lingual, deglución atípica, etc.

Se presentan diversos tratamientos: cuando hay dientes supernumerarios mesiodens, correspondería la extracción seguida de ortodoncia; para la ausencia congénita de lateral se utiliza el tratamiento ortodóncico para cerrar el espacio o para abrirlo y colocar prótesis. Cuando los incisivos tienen una anatomía más angosta en incisal que en gingival se utiliza el bondeado de coronas o reconstrucción. Y en presencia de frenillo fibroso se requiere de la remoción quirúrgica luego del tratamiento ortodóncico.

Una vez realizado el tratamiento lo más importante es la etapa de retención, ya que si no se elimina la causa (hábitos) es difícil mantener el espacio cerrado. Así, en pacientes jóvenes se deben usar recordatorios para la actividad lingual. En adultos es más difícil y deben colocarse retenedores inmediatos al tratamiento, de uso permanente, tal como un retenedor fijo que abarque de canino a canino uniendo los seis dientes anteriores.

Yves Attia1 menciona que la incidencia familiar es uno de los tres factores significativos asociados al predominio del rasgo. La evidencia científica irrefutable y cada vez mayor apoya el papel de la genética en fenotipos dentales. Bergström confirma la hipótesis de que el diastema maxilar de la línea media va disminuyendo a medida que aumenta la edad del individuo, tendencia que indica que el diastema se va cerrando paulatinamente durante el desarrollo normal de la persona.2

Etiología. Los diastemas pueden ser congénitos o adquiridos y en su etiología intervienen factores muy variados, tales como: frenillo labial con inserción baja, ancho excesivo del arco dentario, ausencia clínica de diente, coronas mal adaptadas, dientes pequeños o asimétricos, traumas, enfermedad periodontal con movilidad dentaria, lengua grande, hábitos de succión perniciosos, agenesias, y como componente de un síndrome más grave, la combinación de una o varias (Imágenes 1 a 6).

Imagen 1. Diastema de línea media con presencia
de coronas metálicas. Fuente propia CESO

Imagen 2. Diastema interdental

Imagen 3. Discrepencia entre el tamaño dentario
y la arcada. Fuente propia CESO

Imagen 4. Múltiples agenesias. Fuente propia CESO

 

Imagen 5, 6. Presencia de diastema  interinicial
por agenesia de los dientes 12 y 22. Fuente propia
CESO

El abanicamiento, el empuje lingual, hábito de lengua, la masticación habitual de chicle, los movimientos mandibulares repetitivos y muy especialmente el bruxismo (Imagen 7), así como las agenesias dentarias, hacen que los dientes presentes se distribuyan espaciadamente, lo que se puede resolver aceptablemente mediante la ayuda del movimiento ortodóncico de segundo orden o movimientos mesiodistales (Imagen 8).

Imagen 7. Dientes anteriores con abanicamiento.
Fuente propia CESO

Imagen 8. Agenesias debido a la presencia de un
síndrome. Fuente propia CESO

Clasificación de los diastemas

Según Graber3 se presentan los diastemas del desarrollo o patológicos. Barrancos4 los clasifica por tamaño: pequeños cuando la separación es igual o menor a 2 mm; medianos cuando la separación está entre 2 y 6 mm; y grandes cuando la separación excede los 6 mm. Por su localización, uno o dos diastemas en toda la arcada o generalizados. Ésto se confirma midiendo el tamaño de los dientes sobre modelos de estudio: anteriores, posteriores. Por su simetría, pueden ser simétricos: que poseen espacios iguales por mesial o distal; o asimétricos: los que por tener dientes de diferentes tamaños, movilidad, trauma u otras causas,tienen espacios de separación desiguales.5.6.7

Cuanto mayor sea el espaciamiento, menos probabilidades habrá de que un diastema central se cierre totalmente por sí sólo –como regla general, un diastema central superior a 2 mm–.7 En algunos casos puede existir una inserción fibrosa (frenillo labial) que no cede, la cual posee una baja inserción en el proceso alveolar.8 Cortar esta inserción puede permitir la migración normal mesial de los incisivos hasta entrar en contacto proximal correcto.

Frente a un niño con diastema central maxilar, deberá realizarse una cuidadosa historia médicoodontológica a fin de investigar si las características de este espacio son normales para su edad y su crecimiento y desarrollo físico y dental. Son también importantes la raza, los antecedentes congénitos y familiares, y si hay alteraciones sistémicas que condicionen la existencia de dicho espacio, como por ejemplo, desequilibrios hormonales o alteraciones neuromusculares.9

El examen clínico deberá evaluar: inserción anómala del frenillo labial, presencia de hábitos, alteración del equilibrio de la musculatura peribucal, problemas ortodónticos, erupción dentaria y sus alteraciones, trastornos en la forma, tamaño y número de las piezas dentarias, secuelas de traumatismos, caries dental y pérdida ósea por problemas periodontales o sistémicos. Los exámenes radiográficos son imprescindibles para el diagnóstico, también las radiografías panorámicas y periapicales del sector anterosuperior a fin de evaluar: edad dental del paciente, impedimentos físicos, agenesias, morfología sutural, anquílosis, problemas de erupción y alineamiento. Es necesario obtener registros ortodónticos completos, como modelos de estudio, fotografías clínicas y análisis de Bolton, si el caso así lo amerita. Para un examen minucioso del diastema interincisal, se pueden seguir los siguientes pasos: 1.- Precisar si sólo existe el espacio de la línea media maxilar, o si existen espacios generalizados. 2.-Comparar el tamaño de los dientes entre sí y/o con una tabla de
medidas promedio. 3.- Una buena radiografía de este sector con el rayo central perpendicular al septo interincisal.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022