Itto. Nacional del Cáncer (USA) | 28 NOV 08

Consumo de grasas saturadas y cáncer intestinal

Un estudio del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos asocia una dieta elevada en carnes rojas y procesadas al desarrollo de tumores carcinoides gastrointestinales.

Un estudio del National Cancer Institute (Estados Unidos) revela que las dietas ricas en grasa saturada incrementan el riesgo de desarrollar cáncer de intestino delgado, según publica “Cancer Reearch”.

"Identificar los factores de riesgo de cáncer de intestino delgado es importante porque su incidencia está aumentando y porque nos permitirá conocer mejor otros males gastrointestinales", declara la autora principal del estudio, la Dra. Amanda J. Cross.

Varios estudios previos han asociado el consumo de carnes rojas y procesadas al cáncer de colon, pero esa relación con los tumores en el intestino delgado no ha recibido la misma atención ni se ha analizado mediante un estudio prospectivo.

Con datos del Estudio sobre Dieta y Salud, el equipo analizó la asociación entre los alimentos y el cáncer de intestino delgado en 500.000 hombres y mujeres.

Los autores usaron cuestionarios sobre frecuencia alimentaria para medir el consumo de carnes y grasa y controlaron a los pacientes durante ocho años para detectar la aparición del cáncer. En ese período, 60 personas desarrollaron adenocarcinomas y 80 tumores carcinoides gastrointestinales, un tipo raro de cáncer.

El equipo no identificó una asociación estadísticamente significativa entre el consumo de carnes rojas o procesadas y los tumores de intestino delgado. En cambio, el consumo de grasa saturada estuvo asociado a la aparición de tumores carcinoides. Comparadas con las personas que menos grasa saturada consumían, las que más grasa saturada ingerían tenían 3,18 veces más riesgo de desarrollar tumores carcinoides. 


Grasas trans y adenomas colorrectales

Un elevado consumo de este tipo de grasas puede incrementar el riesgo de desarrollar cáncer de colon, según un estudio firmado por investigadores estadounidenses. 

El alto consumo de grasas trans puede elevar el riesgo de cáncer de colon, según un estudio publicado en el "American Journal of Epidemiology". Las personas con una dieta muy rica en ácidos grasos trans son más propensas, que las que ingieren poca cantidad de esas grasas, a desarrollar crecimientos o pólipos precancerosos en el colon, según demostró el equipo dirigido por la Dra. Lisa C. Vinikoor, de la Universidad de North Carolina (Estados Unidos).

"Estos resultados aportan más apoyo a las recomendaciones de limitar el consumo de ácidos grasos trans", concluyeron los autores.

Las grasas trans se forman durante el procesamiento de los aceites vegetales para aumentar su vida útil y están presentes en una gran cantidad de alimentos cocidos, como galletas, golosinas y otros alimentos envasados. Su consumo eleva los niveles de colesterol LDL  y, por lo tanto, aumenta el riesgo cardíaco.

La industria alimentaria en Estados Unidos está obligada a incluir en las etiquetas la cantidad de grasas trans que contienen sus productos y las autoridades sanitarias le recomiendan a la población que evite consumirlas.

Si bien existen pocos estudios sobre si esas grasas aumentan el riesgo de cáncer colorrectal, hay varias vías posibles a través de las cuales podrían hacerlo, como, por ejemplo, al modificar el equilibrio normal de los ácidos grasos o biliares en el colon, explicó el equipo.

Para investigar una posible asociación, los autores estudiaron a 622 personas aque se habían sometido a colonoscopias en los hospitales de Universidad de North Carolina en el 2001 y el 2002.

Los participantes aportaron información sobre la alimentación, la actividad física y otros temas de salud durante las 12 semanas previas a la realización del estudio de control diagnóstico.

Según el nivel de consumo de grasas trans, el equipo halló que el grupo en el cuarto superior de la lista (ingesta media de 6,54 gramos diarios) tuvo 86% más probabilidades de presentar adenomas colorrectales que la cohorte en el cuarto inferior de la lista de consumo (ingesta media de 3,63 gramos diarios).

Los autores sospechan que existe un efecto umbral, ya que no se registró un mayor riesgo en las personas agrupadas en los tres cuartos inferiores de la lista de consumo de ácidos grasos.

El consumo promedio de grasas trans identificado en los participantes con adenomas (el 38,5% de los pacientes) era de 4,97 gramos, mientras que la mayoría ingería unos 4,12 gramos.

La ingesta promedio entre los que no tenían pólipos fue de 4,42 gramos, mientras que la mayoría ingería unos 3,61 gramos.

Estos resultados sugieren que el consumo de grandes cantidades de ácidos grasos trans puede aumentar el riesgo de desarrollar pólipos colorrectales, concluyó el equipo, a la vez que respaldan las recomendaciones de limitar el consumo de grasas trans. 

American Journal of Epidemiology 2008;189:389-297

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí

Contenidos relacionados
Los editores le recomiendan continuar con las siguientes lecturas: