Educación para la salud | 08 SEP 04

Cambios de hábitos

La realidad es que las principales causas de morbi-mortalidad en nuestros tiempos son, cada vez más, enfermedades agudas y crónicas relacionadas al comportamiento del individuo.
Autor: Dra. Ana E. Trigub* 
Desarrollo

Definición

Educar es un proceso que busca "dirigir, entrenar o desarrollar conocimientos, habilidades o temperamentos" en determinada persona. Evidentemente, la definición es muy amplia. El área de la educación que atrañe a los médicos es la educación para la salud, definida como aquella rama de la educación que intenta transmitir conocimientos sobre la salud y la enfermedad y desarrollar habilidades en en cuidado de la salud y cambios conductuales hacia estilos de vida más saludables. La educación para la salud involucra dar apoyo, proveer información, realizar consejería, ayudar a ver los temas de salud claramente, corregir creencias que interfieren con el cuidado del paciente, aliviar temores,  y ayudar al paciente a encontrar su rol en cuanto a su propio cuidado y su responsabilidad acerca del mismo. Incluye aspectos físicos y psiquicos de la enfermedad.

El consejo médico o consejería se define como un elemento de la educación sanitaria orientado a la adopción de cambios voluntarios en la conducta con un impacto positivo en la salud (Green, 1980). Esta definición ha sido criticada por poner énfasis en la responsabilidad individual, por culpabilizar a quien tiene una conducta de riesgo, desconociendo los determinantes sociales y culturales de las conductas humanas individuales. Sin embargo, es un punto de partida,  si se tiene en cuenta que el paciente debe involucrarse activamente, sin desmedro de la responsabilidad médica frente al mismo. Actualmente se consideran a las recomendaciones preventivas y consejos una estrategia fundamental para mejorar la salud de la comunidad.

¿Cuál es la importancia de que el médico haga educación?

Cabe preguntarse por qué es necesario que el médico haga educación con sus pacientes, si realmente es una tarea relacionada a la salud de los mismos, si merece la dedicación del profesional.  Clásicamente, el médico ha sido formado para diagnosticar y tratar la enfermedad, por lo cual el aspecto educativo puede resultar extraño o no pertinente a muchos profesionales.

La realidad es que las principales causas de morbi-mortalidad en nuestros tiempos son, cada vez más, enfermedades agudas y crónicas relacionadas al comportamiento del individuo. La enfermedad coronaria, el cáncer, las enfermedades de transmisión sexual y los accidentes se relacionan a la conducta de los pacientes: uso de tabaco y otras sustancias tóxicas, realización de actividad física, consumo de una dieta adecuada, uso de preservativo, uso de casco o de cinturón de seguridad, protección solar. Por asociarse a conductas, todas estas enfermedades resultan, en cierto grado prevenibles, por medio del cambio de estilo de vida y hábitos. El cambio conductual permite, además una prevención más temprana, antes de que la enfermedad aparezca, cuando sólo esta presente algún factor de riesgo. Una vez que la enfermedad se ha desarrollado continúa teniendo importancia dado que disminuye el riesgo de progresión.

Si se desea hacer prevención es indispensable el rol del médico como educador, favoreciendo que sus pacientes se orienten al cambio de hábitos. Es también fundamental la participación activa del paciente hacia el cambio de hábitos. Es decir que el rol del médico necesita cambiar de "diagnóstico-tratamiento" a "diagnóstico-tratamiento-educación" y el del paciente, de "pasividad-cumplimiento de indicaciones" a "actividad-generación del propio cambio".

Este cambio en el médico y en el equipo de salud enfrenta distintas dificultades sanitarias y culturales. El médico, por su formación, espera éxitos terapéuticos a corto o mediano plazo en la mayor parte de los pacientes y no tiene mayor información sobre cómo manejar problemas del estilo de vida. El paciente espera del médico un tratamiento más que un consejo y, muchas veces, tiene poca predisposición a asumir la responsabilidad sobre su propia salud.

Cuanto más eficaz se sienta el médico en su capacidad de hacer consejería, más probabilidad de que realice esta actividad preventiva, con el consiguiente beneficio para sus pacientes. Este material pretende otorgar herramientas que permitan el manejo de problemas en el estilo de vida y favorezcan la sensación de autoeficacia del médico.

* Especialista en Medicina Familiar

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí