Para condicionar lesión a cualquier nivel gastroduodenal, es indispensable la presencia de ácido clorhídrico. | 30 JUN 04

Gastropatía por Aine’s

Se denomina gastropatía a las lesiones gástricas secundarias a la ingesta o aplicación de medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE’s).
Autor: Dr. Adalberto Corral Medina, Dra. Erika Corral Fuente: Revista Dolor Clínica y Terapia Dol Clin Ter 2002;I(6) : 11-14
INDICE:  1. Introducción | 2. Diagnóstico y Tratamiento | 3. Conclusiones y Bibliografía
Diagnóstico y Tratamiento

Diagnóstico
La endoscopía es el principal método diagnóstico para esta entidad y resulta superior a los estudios radiológicos con medio de contraste . Durante el procedimiento se valora la forma, coloración, movilidad y distensibilidad, factores que se alteran según el grado de inflamación de la mucosa.

Lo primero que se nota es el cambio en la coloración, misma que se torna hiperémica leve a rojo intenso, con edema, congestión y erosiones superficiales o profundas. No es raro que las erosiones se observen lineales, de predominio en cuerpo y antro y puntilleo hemorrágico generalizado; este último es más severo en el fondo.

Si hay lesiones ulceradas de superficiales a profundas, éstas son múltiples y de tamaño variable, frecuentemente se localizan en antro y condicionan hemorragia que, en ocasiones, conducen a la muerte del paciente (en 10 por ciento de los casos).(1,2,4,5,10,11,12)

Tratamiento
No hay un solo producto totalmente eficaz para tratar a estos pacientes; existen diversos fármacos que, en teoría, serían idóneos, sin embargo, sus efectos secundarios deben hacer reflexionar sobre su uso, especialmente por las numerosas variantes que pueden coexistir en un mismo paciente.

Sería lógico pensar que si la barrera mucosa está alterada y se emplea sucralfato (sal básica del aluminio del octasulfato de sacarosa que protege la mucosa, cuyo mecanismo de acción no se conoce exactamente pero que se cree estimula la producción de prostaglandinas) se resolvería por completo el problema, ya que esta sal es útil en el manejo de úlceras gástricas y duodenales.
No obstante, administrada de manera crónica en úlceras por AINE’s no ha demostrado gran eficacia. La dosis recomendada es de un gramo una hora antes de cada alimento y un gramo más al acostarse.

Las prostaglandinas estimulan las propiedades de defensa de la mucosa gástrica a cualquier dosis, pero sólo a dosis altas disminuyen la secreción de ácido; se recomienda utilizar 200 nanogramos de misoprostol cada seis horas, aunque deben considerarse los efectos secundarios de cada caso en particular, ya que pueden ocasionar náuseas, flatulencia, diarreas y aumento de la contractilidad
uterina (abortos).

Los antagonistas H2 de la histamina se deben usar por periodos largos; éstos actúan inhibiendo la secreción ácida (ranitidina 150 mg cada 12 horas, o bien famotidina 40mg al día).

Respecto a los inhibidores de bomba de protones, la frase lapidaria de Schwarz: “Si no hay ácido no hay úlcera” se aplica a las úlceras pépticas, a las secundarias a helicobacter pylori y también a las inducidas por AINE’s. El omeprazol 2x1 se administra 20 a 40 mg al día, mientras que el lanzoprazol 15 a 30 mg al día, ambos son los productos que mayor eficacia han mostrado a través del tiempo para manejar estos casos.

Es importante separar a los pacientes asintomáticos, cuyo manejo consiste en cambiar el tipo de AINE y, en ciertos casos, se les puede dar algún tipo de protección a la mucosa como un inhibidor de bomba de protones, sobre todo si poseen factores de riesgo.

Los sintomáticos, cuando tienen lesiones l e ves corroboradas por endoscopía, se manejan con cualquier tipo de medicamentos antes señalados. A quien presenta lesiones moderadas y graves se le debe suspender el AINE, brindarle un inhibidor de bomba de protones de preferencia, y si
muestra hemorragia se hospitaliza y es transfundido. En la mayoría de los casos este tipo de paciente se canaliza a la unidad de cuidados intensivos y se le practica endoscopía diagnóstica-terapéutica, con coagulación y aplicación de sustancias vasoconstrictoras, esclerosantes,  etcétera.

Los pacientes que no responden a este manejo, así como los perforados, se tratan con cirugía.(1, 2, 4, 5, 6, 10, 12)

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí

Contenidos relacionados
Los editores le recomiendan continuar con las siguientes lecturas: