SIDA e infecciones esofágicas | 07 AGO 02

Esofagitis relacionada con SIDA

Al menos un tercio de los pacientes con SIDA experimenta síntomas esofágicos en algún momento durante el transcurso de su enfermedad.
Autor/a: Dr. Klaus E. Mönkemüller Fuente: AIGE - Año IV, N°3, octubre 2001, pág. 12. AIGE
INDICE:  1. Introducción | 2. Diagnóstico | 3. Tablas | 4. Bibliografía
Introducción

A lo largo de la última década, la mayor experiencia en lo que respecta a desórdenes gastrointestinales en estos pacientes ha resultado en una mejor apreciación del espectro de etiologías potenciales, así como del enfoque de evaluación y terapia, y de indicación por profilaxis (2).

Si bien nuestro armamentario terapéutico para tratar estos problemas ha ido en expansión, aún no existe una terapia verdaderamente efectiva para algunas infecciones oportunistas. Afortunadamente, desde la introducción de los inhibidores de proteasa y de las terapias antiretrovirales (HAART) altamente activas a mediados de los 90, ha habido una constante disminución de desórdenes oportunistas gastrointestinales en casos de SIDA (3).

Etiología

La causa infecciosa más común de la esofagitis en pacientes infectados con VIH es la Candida. Aunque la Candida albicans es, ampliamente, la causa más común de candidiasis, varias otras especies no albicans, incluyendo C. dublinesis, C. krusei, C. tropicalis, C. parapsilosis, y C. glabrata, han sido asociadas con candidasis oral y esofágica en individuos infectados con VIH (4). Hasta el momento, la determinación de las especies etiológicas ha sido innecesaria ya que la terapia es la misma.

Sin embargo, el problema emergente de la resistencia al asol en casos de falla clínica puede necesitar un proceso de evolución. El mayor riesgo asociado con el desarrollo de resistencia fue el uso diario profiláctico o intermitente de fluconasol dentro de los últimos 6 meses (8). El citomegalovirus (CMV) es uno de las infecciones oportunistas más comunes en casos de pacientes con SIDA y es típica en casos de inmunodeficiencia severa (Linfocitos CD4 <100/mm3). En dichos pacientes, la incidencia de la enfermedad puede alcanzar el 21% a los dos años (9).

En contraste con otros pacientes inmunocomprometidos, el virus del herpes simplex (HSV) es un  agente patógeno gastrointestinal menos común en pacientes infectados con VIH. En un estudio de amplia perspectiva en el cual se estudió a 100 pacientes infectados con VIH que sufrían de esofagitis ulcerativa, sólo se identificó esofagitis por virus de herpes simplex en un 5% de los casos mientras que la prevalencia de la enfermedad por citomegalovirus fue de aproximadamente un 50% (11).

Así como el CMV, la incidencia de la enfermedad por virus de herpes simplex aumenta a medida que la inmunodeficiencia empeora, con una frecuencia máxima que tiene lugar cuando el número de CD4 es <100/mm3 (12). La úlcera idiopática esofágica (IEU) asociada al VIH es una e

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022