Minimizar riesgos | 07 DIC 10

Baja incidencia de infección luego del aborto temprano

Estudio multicéntrico realizado en siete clínicas de embarazo temprano del Reino Unido.

Objetivo

Comprobar si existen diferencias significativas en la incidencia de infección ginecológica al comparar la conducta expectante (E) con el tratamiento médico (M) y el quirúrgico (Q) en el manejo del aborto del primer trimestre. 

Diseño

Ensayo clínico aleatorizado y controlado.

Lugar

Estudio multicéntrico realizado en siete clínicas de embarazo temprano del Reino Unido. 

Pacientes

Mujeres con embarazo menor a 13 semanas y diagnóstico de aborto incompleto o muerte fetal o embrionaria temprana (huevo/feto muerto y retenido). 

Medición de resultados

El punto final primario fue la documentación de infección a las dos semanas de producido el aborto; y los secundarios infección a las ocho semanas, número de ingresos hospitalarios y legrados no planeados.

Intervención

1200 mujeres aleatorizadas en tres grupos (E: 399; M: 398 y Q: 403). El grupo E no recibió una intervención específica; el M recibió una dosis vaginal de misoprostol (las mujeres con muerte fetal temprana recibieron 24 a 48h antes una dosis oral de mifepristone) y al grupo Q se le realizó legrado.  

Resultados principales

No se encontraron diferencias en la incidencia de infecciones a los 14 días ni a las ocho semanas del aborto. Ver tabla 1. 

Tabla 1: diferencias en los resultados entre las diferentes conductas para el manejo del aborto del primer trimestre.

. Expectante Quirúrgica Médica
Incidencia de infección a los 14 días y reducción del riesgo absoluto (IC95%) 3% 2.8% 2%    

Quirúrgico vs. expectante

0,2 (-2,2% a 2,7%)
 

Quirúrgico vs. médico

0,8% (-1,6% a 3,1%)

Comparado con los resultados obtenidos en el grupo Q, el número de internaciones no planeadas fue 41% (IC95%: 36 a 47) mayor en el grupo E y un 10% mayor (IC95%: 6 a 15) en el M. Lo mismo ocurrió al comparar con el grupo Q el número de mujeres que tuvieron un legrado no planeado, que fue un 39% (IC95%: 44 a 34) mayor en el E y un 7,6% (IC95%: 3,6 a 11,7) en el M.

Conclusiones

Las infecciones ginecológicas tienen baja incidencia luego de cualquier tipo de manejo del aborto del primer trimestre, sin diferencias significativas entre las tres estrategias evaluadas. Sin embargo, la estrategia quirúrgica parece asociarse a menor incidencia de internaciones y legrados no planeados.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022