“Lado B”, por Celina Abud | 25 OCT 21

No maten al mensajero: un análisis de los ataques a quienes comunican la pandemia

Científicos que se hicieron conocidos frente al público general fueron hostigados, principalmente en las redes. También periodistas y funcionarios. ¿Qué pesa más a la hora de agredir: el qué, el quién o la mera incertidumbre?
Autor/a: Celina Abud Fuente: IntraMed 

Nadie estaba preparado para la irrupción del coronavirus y  los cambios de la noche a la mañana del mundo tal cual lo conocíamos. A medida que llegaban las noticias, tratábamos de encontrar la manera de mantenernos a salvo, siempre con la incertidumbre que lo teñía todo porque no se veía (y aún no se ve), cuando será el fin de la pandemia. Mientras esperábamos la llegada de una vacuna, recibíamos las noticias de la comunidad científica que trabajó contrarreloj para encontrar respuestas. De a poco, el trabajo de los investigadores se fue convirtiendo en un tema de dominio público y muchos se familiarizaron con las palabras “ensayos clínicos” o “fase III”. Todo mientras cambiaban las recomendaciones sobre el uso de mascarillas. Las respuestas, tan demandadas, “mutaban” a medida que se conocía más sobre el SARS-Cov-2. Y no siempre lo que los investigadores o las autoridades sanitarias tenían para decir gustaba, más cuando había un confinamiento de por medio. Este fenómeno, con la angustia del no saber, desató agresiones a los encargados de transmitir las novedades del virus. Hablando mal y pronto, no faltó quienes se tomaron su tiempo para “matar al mensajero”.

Un reciente artículo publicado en la revista Nature llamado “’I hope you die’: how the COVID pandemic unleashed atack on scientists” (‘Espero que mueras: como la pandemia de COVID desató ataques a científicos) recopiló testimonios de docenas de investigadores que habían recibido tanto de manera online, como telefónica y en algunos casos presencial, amenazas de muerte, de violencia física y de hasta abuso sexual”. Esto ocurría cuando elevaban el perfil y cuando comunicaban de forma masiva la propagación de la enfermedad generada por el virus SARS-COV-2.

Según una encuesta realizada por esa misma publicación sobre más de 300 científicos que dieron entrevistas a los medios sobre COVID-19 –o bien hablaban sobre la pandemia en las redes sociales– sufrieron algún tipo de hostigamiento, por lo general online. En el extremo, el 15% recibió amenazas de muerte, pero también ataques a su credibilidad (cerca del 60%) y amenazas de violencia física y sexual (22%).  Incluso seis científicos declararon haber recibido ataques físicos concretos.

Personas con un alto perfil tuvieron que tomar medidas frente a las amenazas. Es el caso del doctor Anthony Fauci, director de los NIH de EE. UU., al que le fueron asignados guardaespaldas luego de que su familia recibiera amenazas de muerte. Otros expertos, como la médica Krutika Kuppalli tuvo que cambiar de trabajo (y de país) tras comunicar sobre la pandemia: dejó Estados Unidos para trabajar en  la Organización Mundial de la Salud, con sede en Ginebra, Suiza. Otro de los que recibió hostigamiento por mail con mensajes fuertes como “Espero que te mueras” o “Si te tuviera cerca te dispararía” fue el epidemiólogo australiano Gideon Meyerowitz Katz, tras escribir públicamente sobre vacunas.

El ataque de trolls o las amenazas a investigadores por redes sociales no es algo nuevo: tópicos como el cambio climático y la eficacia de las vacunas solían despertar la ira de determinados grupos. Pero incluso los científicos que siempre tuvieron un alto perfil reconocieron a Nature que el hostigamiento ligado a la COVID-19 fue inédito.

“Comunicar la incertidumbre, decir lo que se sabe, pero también admitir lo que no se sabe”

Muchos de los ataques tienen que ver con lo que se dice y sus cambios porque el conocimiento sobre este virus varía de forma tan dinámica que sorprende hasta a los mismos científicos. Pero también porque no hubo (de forma universal) quién explique en palabras claras al ciudadano promedio que así es como funciona la ciencia, que los debates y los desacuerdos (como el cambio de posición sobre el uso de mascarillas o de la forma más predominante de la transmisión del virus, por ejemplo), siempre se dieron en conferencias cerradas y hoy se dan ante el gran público. Entonces se produce la falsa impresión de que la ciencia es arbitraria o que simplemente los investigadores “inventan”. Según planteó en diferentes conferencias la periodista científica Nora Bär, tanto ellas como sus colegas se vieron en el desafío de tener que “comunicar la incertidumbre, decir lo que se sabe, pero también admitir lo que no se sabe” y que incluso, con la pandemia, la práctica en sí misma tuvo múltiples desafíos y cambios, ya que “se incrementó el volumen de información, con un ritmo de vértigo”.

“Antes para tomar una noticia, los periodistas especializados solo le dábamos entidad a los estudios publicados en revistas científicas con revisión de pares, pero con la urgencia de información y la explosión de repositorios de preprints, los medios comenzaron a tomar estos trabajos como fuente, y hasta incluso los comunicados de empresas que hablan de los avances para hacerle frente a la pandemia”, siguió Bär. En la misma línea, la periodista Apoorva Mandavillo reconoció en un artículo en The New York Times que los investigadores, los funcionarios de salud pública y los periodistas acostumbrados a la naturaleza mutable de la ciencia se vieron sorprendidos con el fenómeno pandémico. Los cambios llevan a la actualización constante y al chequeo continuo. De hecho, por la llamada “infodemia” en la que proliferan las llamadas “fake news”, cada vez aparecen más grupos multidisciplinarios que hacen fast-cheking.

Sin embargo, muchos de los ataques de trolls no son hacia lo que se dice sino hacia quiénes lo dicen. La historiadora Heidi Tworek, de la Universidad de British Columbia en Vancouver, Canadá, indicó a Nature que “si sos una mujer, una persona de color o pertenecés a un grupo marginado, el ataque probablemente incluya una de tus características personales”. Además, no faltó durante la pandemia quienes asociaron la evidencia científica (o la falta de ella) a postulados políticos. Es lo que pasó con la microbióloga brasileña devenida en comunicadora de la ciencia Natalia Pasternak, quien recibió ataques tras negar la eficacia de la hidroxicloroquina, medicamento que demostró carecer de beneficios pero que fue defendido desde siempre por el gobierno del presidente Jair Bolsonaro. O bien al australiano Meyerowitz Katz, quien además de amenazas de muerte tras hablar de vacunas, recibió mensajes con apasionadas defensas hacia la ivermectina.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022